Mi pecado

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 11 Zaid Habbak

ZAID HABBAK 

Me tranco? En serio lo hizo!!! Nathalia es tan insoportable a veces que si fuera por mi le daría unos cuantos azotes para que entre en razón y deje de ser tan obstinada!!!

La vuelvo a llamar pero no contesta, intento nuevamente pero sigue sin hacerlo… está mujer me desespera!

- Dame paciencia!!! – digo en voz alta, agarrando las llaves de mi auto, mi teléfono y saliendo de mi habitación…

En cuanto salgo a la sala me consigo con Irám, Samira y Amal..

- No puedes salir de esta habitación…

- Porque? – le digo molesto a Irám.

- Tu suegro a pasado, toda la mañana en la recepción sentado…

- Que??? – le digo mirando a Samira la cual baja la mirada.

- Esta vigilándolos… principalmente a ti! – me Dice Irám.

- Necesito ….. Necesito verla… - le digo mirando penosamente a Samira.

- Esta bien, ya te dieron un informe no? Bueno confórmate con eso.

- Fortachón, por favor….

- Quiero… Amal necesito… - Samira me interrumpe.

- Salgamos a cenar… todos.. Así podrás… verla! – Dice Samira tímidamente.

Irám y Amal voltean a verla … sorprendidos por lo que acaba de decir…

- Zaid te ayudaré en lo que sea, siempre y cuando tu me ayudes a mi, a no regresar a esa casa, no quiero volver a estar en manos de mi padre… por favor! – me Dice acercándose a mi tomando mis manos… 

Que infierno habrá vivido Samira en esa casa, que  está dispuesta a ayudarme con Nathalia para no volver con su padre…

- Es buena idea Samira! – le digo tocando su mejilla – y como te lo dije ayer te prometo que no volverás a esa casa… 

- Gracias, Amal me ayudas a arreglarme…

- Si, claro que Si! 

Las veo marcharse a la habitación de Samira, Irám se acerca a mi sorprendido.

- Sabe de Nathalia???

- La vio en la boda, vio que me acerque a ella e imagino que por la manera en que nos veíamos fue que supuso, ayer me lo pregunto y le dije…

- Estas loco!!!! – me Dice Irám molesto.

- Tranquilo Samira ha pasado por mucho, no quiere a su padre, así que hable claro con ella, pero prometí que no volvería a su casa, tenemos 3 meses para encontrarle un pretendiente, adinerado, que la respete y sobre todo que la deje ser una mujer Feliz! 

- Oh que tarea tan fácil… - me Dice irónico.

- Mi hermana te consiguió a ti, porque sería tan difícil…

- Yo amo a Amal, más que a mi vida… y eso lo sabes veré que puedo hacer!

- Ok! Para donde iremos hoy a cenar?

- No lo se, los muchachos están abajo del hotel esperando para seguirlos…

- Quiero ir a ese lugar…

- Me vas a matar Zaid en serio!!¡ tu hermana es un ángel a tu lado en serio!!!

 

Al cabo de unos minutos Samira sale junto a Amal  de la habitación ya vestidas para la ocasión sin duda alguna Samira es una mujer muy bella, lleva el hiyad, como lo hace Amal, sus prendas de oro y unos ojos perfectamente maquillados…. Que resaltan increíblemente de sus ojos.

- Nos vamos? – pregunta Amal.

- Si, vámonos… - les digo abriendo la puerta permitiendo que ellas salgan.

- Tenemos que fingir cierto? – me pregunta Samira en el Pasillo viendo como Amal e Irám interactúan.

- Si, es lo mejor…

- Ok! 

- Estas bellísima Samira y no estoy fingiendo.

- Gracias Zaid… - me Dice sonrojándose. 

Caminamos hasta el ascensor esperándolo, y allí decidimos que lo mejor es ignorar a mi suegro, hacer que estamos felices y que sólo somos unas parejas disfrutando de la noche de Dubái. 

Vamos caminando por el lobby alegremente, conversando de cualquier estupidez haciendo ver qué somos una pareja común y corriente... cuando somos interrumpidos por Samir Aram.

- Buenas noches … - nos Dice observándonos detalladamente, automáticamente al escucharle la voz Samira se oculta detrás de mi. 

- Samir… que haces acá? – le pregunto con ironía.

- Vine a ver si mi hija estaba bien… 

- Esta con su esposo claro que está bien. – le digo haciendo que Samira se coloque a mi lado, la veo respirar con fuerza y levantar la mirada.

- Baba! …. – le dice.

- Samira, te veo cambiada, Feliz! 

- Lo estoy! – se sujeta más fuerte de mi brazo.

- Que bueno! Bueno no los interrumpo mas… sigan su camino iré a descansar…

- Buenas noches Señor Aram.

- Por cierto… Amal… hoy vi a tu amiga muy bien acompañada de tu tío… - Amal inmediatamente sabe de quien habla.

- Si yo los presente, para que ella pudiera conocer bien la cuidad. – siento como una furia me carcome.

- Hasta luego…..  

Lo vemos marcharse, con esa sonrisa que espero en algún momento borrarle de su rostro.

- La está vigilando! – le digo a Irám.

- Era de suponerse, creo que lo mejor es que no estemos cerca de ella aquí…

- Necesito verla así sea de lejos!!! – le digo en un susurro.



Marijo Marino de briceño

Editado: 30.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar