Mi pecado

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 26 Nathalia Barone

Nathalia Barone 

En el apartamento de Zaid veo como todas, incluyendo Samira llenan de amor a Luna, sonrió al verla tan feliz tan llena de amor…

La vidas de Zaid es estar rodeado de mujeres por lo que veo en esta sala, me alejo un poco necesito respirar….

- Estas bien? – me preguntan detrás de mi.

- Si…

- ¿Abrumada? 

- Realmente si… - le respondo a Samira…

- Igual yo… no te imaginas si quiera cuanto le e suplicando a ala para que todo esto termine…. 

- No eres feliz ¿acá?

- Mi felicidad está al lado de otra persona… y lejos de mi padre… y tu felicidad Nathalia ¿donde está?

- Con Luna… - la miró en la distancia y sonrió, viendo a su lado a Zaid sonriendo…

- Y con Zaid también!. 

- Es complicado… - le digo volteando a verla a los ojos…

- Complicado es una palabra que inventamos para ponernos trabas en la vida para no ser feliz plenamente.

- En eso tienes razón.. 

- Ya falta poco…

- Realmente no creo que eso, solucione las cosas entre Zaid y yo..  para serte sincera y disculpa pero hablar esto contigo me resulta realmente incómodo.. 

- Soy su esposa de palabra sólo eso… 

- Aún así, debería irme ya, es muy tarde… la hora de dormir de Luna se paso…

 

Le digo alejándome de ella y caminando a la sala donde todos me observan al llegar ..

- Es hora de que esa princesa egipcia y yo, nos vayamos a casa… - les digo viendo a Luna bostezar en brazos de Jade.

- Puedo llevarlas por favor? – me pregunta Zaid.

- Traje mi auto… 

- Uno de los de seguridad lo llevará y ustedes vienen conmigo… por  favor…

- Esta bien! – no te ánimos de llevar la contraria y estoy realmente agotada.

- Gracias Nathalia… eres increíble… - me Dice Rania la madre de Zaid. – puedo verla nuevamente?

- Claro que si! Cuando guste…

Zaid toma a Luna en sus brazos, y deja que todas se despidan de ella…

Bajamos en silencia hacia en sótano, donde está mi auto y su camioneta… da las instrucciones a uno de sus hombres de que se lleve mi auto, y Yo le entregó las llaves… caminamos hacia su camioneta, la cual para mi sorpresa ya tiene un asiente de Niño en la parte de atrás.

Ve mi cara de asombro y sonríe, mientras coloca a Luna en su asiento y le coloca el cinturón…

- Tengo una hija, su seguridad es importante para mí…

- Gracias… 

- He pensando también en mudarme del apartamento y comprar una casa… para que Luna tenga más espacio para jugar y una habitación… al igual que tu! 

- No regresarás al Líbano?

- Puedo manejar todo desde aquí sin problemas, cuando me toque viajar, ustedes pueden ir conmigo… - me Dice mientras me abre la puerta para que entre a su camioneta y sonríe al veré mi rostro.

- Tengo trabajo… - le digo antes de que cierre la puerta.

Lo veo dar la vuelta a su camioneta, eso me permite tener un campo visual perfecto de El, está bellísimo, su andar es de un hombre seguro, lleva un traje impecablemente de 3 piezas gris que le combina a la perfección con esos maravillosos ojos grises que me roban el aliento…. Su piel blanca y sus perfectas facciones árabes, hacen que mi corazón quiero salir de mi cuerpo, y esa barba perfecta, hace que quiera tocarla, sentirla en mis manos… su voz me saca del sueño en el cual me encontraba.

- Ves algo que te guste? – me Dice sonriendo de oreja a oreja… presumido! Sabe que está Como me lo recomendó el doctor hace años!

- Estúpido!!! – le digo poniendo los ojos en blanco, ríe a carcajadas arrancando el auto y mirando a Luna por el retrovisor.

- Te amo con el alma! Con respecto al trabajo… te ofrecí está mañana empleo… si más no recuerdo.

- Yo te odio! Y te dije que no! – le digo molesta.

- Mientes fatal! Acepta nath, por favor… acéptame en tu vida, en tu corazón… - me Dice tomando mi mano y llevándola a sus labios, dejando en ella un pequeño beso que me hace estremecer…

He soñado con esos labios recorriendo mi cuerpo desde hace años, he soñado con sus manos acariciando cada parte de mi ser, he soñado con sus gemidos, con sus deseos hacia mi y el viene y me besa la mano! No me jodas…. Contrólate Nathalia, me digo a mi misma…

- Se que me amas, así como yo a ti, pero eres tan terca que no te permites dar el brazo a torcer…

- No seas tan creído! – le digo quitando mis mano de su agarre… y el ríe con ganas… 

El resto  de camino a casa lo hacemos en silencio, pero yo no pierdo ningún monito y todo el bendito camino a casa lo observo con cuidado, su increíbles perfil es maravilloso, es todo un Adonis sexy…

Vemos como mi auto es aparcado perfectamente en mi estacionamiento… y Zaid baja a abrirme la puerta y  baja a Luna…

- Puedo acostarla? – me pregunta besando su cabecita.

- Si claro vamos…



Marijo Marino de briceño

Editado: 30.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar