Mi pecado

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 28 Nathalia Barone

Nathalia Barone.

- Esa camioneta, me parece conocida… - me Dice Alyssa mientras entramos al edificio con Jacob acompañándonos.

- Es de Zaid … - les digo y Jacob detiene su andar ..

- ¿ estabas con él? – me pregunta algo molesto.

- Si – le digo entrando al elevador.

- ¿Por qué? – me pregunta 

- Porque lo ama… y cuál es el problema – le responde Alyssa de mala gana.

- El problema es que le ha hecho daño! – Dice señalándome molesto. 

- Pues ya las cosas no serán así… - le dice Alyssa desafiándolo.

- Aún sigue casado! – farfulla molesto.

- Jacob créeme que lo se… ya basta Ya! Déjenme hacer mi vida! – le digo llegando a nuestro piso saliendo molesta.

Camino por el pasillo a nuestras oficina, molesta, y maldiciendo bajito.. Todo está bien hasta que Jacob me recordó la realidad!

Entro a mi oficina lanzando mi abrigo, y recostándome en mi silla, enciendo mi computador para empezar a trabajar.

- Lo siento… - me dice Jacob entrando a mi oficina.

- Estoy cansada de oír esa palabra de todo el mundo! – le digo colocándome mis lentes para trabajar.

- De verdad lo siento, quiero que seas Feliz! – me Dice sentándose al otro lado de mi escritorio.

- Y tú crees que yo no quiero? Lo anhelo… quiero tener algo tan fuerte y bonito como lo tuyo con Alyssa… quiero mi vida en orden, pero Amo  a Zaid, y su vida es complicada… - le digo suspirando tristemente, tratando de contener las lágrimas que amenazan con salir de mis ojos.

Lo veo frotar su rostro con ambas manos, dándose por vencido, en eso la puerta se abre y es Alyssa haciendo malabares con 3 tazas de café…

- No lo traje muy caliente, para que no te duele cuando Nath te lo lance encima. – le dice a Jacob entregándole su taza.

- Que graciosa! – le dice Jacob sacándole la lengua.

- Deberías lanzárselo tu por mi… - le digo recibiendo mi taza – se puede saber porque estas acá sentado? Y no en tu trabajo?

- Porque mi prometida, me pidió que hoy la acompañara a completar las cosas de mi sentencia… - me Dice guiñándome un ojo. 

- Oye! Es nuestro matrimonio no una sentencia estúpido! – le dice Alyssa molesta. 

Pasamos la mañana adelantando trabajo, mientras Jacob ve colores y deciden el menú final de la cena…. 

- Necesito una cerveza, estoy a 2 colores más de volverme gay! – Dice Jacob envuelto de telas…

En cuanto lo escuchamos decir eso empezamos a reír a carcajadas, sujetando nuestros abdómenes… 

- Por eso te amo… - le dice Aly entre risas. 

Un sonido de mi laptop me saca de mis risa es un correo de Samir Aram.

- Samir Aram:

Buenos días Srta. Barone, gracias a sus estadísticas la compra fue todo un éxito, mañana tendremos una reunión a primera hora.

Samir Aram.

Este correo por alguna razón, me da intranquilidad, Zaid sabrá que Samir viene a New York, mi corazón sin razón alguna empieza a latir muy deprisa.

- Nath, que sucede? – me pregunta Aly.

- Samir, vendrá a new York mañana…

- Záid?? – me pregunta Aly mirando a Jacob.

- No lo sé… lo llamaré!

Tomo mi teléfono, y busco el número de Zaid cuando una llamada entra y interrumpe mi llamada a Zaid, el nombre de Zeit aparece en la pantalla desvío la llamada y marcó el número de quien me importa.

- Záid? – contesta al instante.

- Nath? Paso algo? Estas Bien?

- Si, si… es sólo que Samir acaba de enviarme un correo estará acá en New York y quiere una reunión conmigo mañana.

- Lo se nena, llegará esta noche!

- ¿Pero tu estas acá? Y ¿Si?

- Tranquila Nath, no pasará nada… te amo gracias por preocuparte, eres increíble nena… de verdad!

- Estas seguro que no tendrás problemas?

- El único que tendrá problemas será el… - me Dice Zaid muy tranquilamente.

- ¿De que hablas? 

- Luego amor, te contaré todo Si? Almorzamos juntos? 

En eso a mi mente se le cruza una muy terrible idea…

- Si claro, te enviaré la dirección del lugar, nos vemos allí.

- Perfecto, besos amor – y sin más tranco el teléfono. 

Alyssa me mira extrañada, y me entrecierra los ojos, yo miro disimuladamente a Jacob y sonrió viendo a Aly, capta inmediatamente, lo que pienso y sin pensarlo dos veces asiente.

- Amor, irías por nuestros almuerzos? Así subes nuevamente tu nivel de testosterona… - le dice Aly sonriéndole.

- Si, necesito dejar de ver telas… y me tomare una cerveza en ese lugar… - Dice Jacob levantándose.

- Si hazlo te hará falta… - me Dice Aly palmeando su hombro.

Recoge las llaves de su auto, y sale de la oficina…

- Te enviaré la dirección amor… - le grita Aly.

- Ok! – grita entrando al ascensor.

Alyssa cierra la puerta de mi oficina, se respalda en ella y empieza a reír con ganas… 



Marijo Marino de briceño

Editado: 30.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar