Mi Piel DÁmara

Tamaño de fuente: - +

La reina del tablero

 

 

Bueno, llega el momento de meter un poco de intrigas políticas. Recordad que hay elementos que van a sonar extraños por no haberlos introducido antes, pero lo solucionaré cuando edite. Espero vuestros comentarios con dudas, teorías e impresiones. ¡Gracias por leer!

Una ronda de aplausos irrumpe en el teatro dando por zanjada nuestra conversación. Yadra camina entre los asistentes, que se van apartando para abrirle paso y permitir que llegue al escenario erigido en el centro del atrio.

Su look es de lo más dramático, con pantalones de cuero grisáceos y una falda de tul más corta por delante y un chaleco también de piel . Sus brazos están adornados por cadenitas de oro que caen como hondas desde el hombro hasta los codos; y lleva una especie de corona en la parte frontal de su cabeza, con pequeños cuernos que van en todas las direcciones. Un claro tributo al ciervo, símbolo de gentileza y feminidad.

Por la puerta opuesta, están llegando los miembros del parlamento vestidos con el tradicional traje marrón de cuadros que es la etiqueta de estos eventos. Parker Armstrong lleva una bufanda marrón peluda, anudada en el cuello, evocando el pelaje del oso. Es curioso que haya elegido honrar a este animal, símbolo de fuerza y poder, en un momento en el que debería destacar su pertenencia a un ente de poder compartido como es el parlamento.

Cecile Armstrong, la madre de Evans, lleva el pelo impolutamente planchado en una coleta alta, dejando a la vista pendientes y un collar de herradura

Cecile Armstrong, la madre de Evans, lleva el pelo impolutamente planchado en una coleta alta, dejando a la vista pendientes y un collar de herradura. Le rinde tributo al caballo, como símbolo de libertad, y me pregunto si elegir ese animal en concreto es su idea de rebelarse.

Bernardette Armstrong, la abuela de Evans, lleva maquillaje negro muy borrado alrededor de los ojos, como si se hubiera ido a dormir sin desmaquillarse. Lleva un jersey de pelo blanco con las mangas negras. Sin duda rinde tributo al panda, el restaurador del equilibrio y la paz... una falsa sin duda, pero una elección bastante más diplomática que la de su yerno.

Los miembros del parlamento van acompañados de sus dámaros de confianza. Al lado de Parker, reconozco al hombre calvo que me encerró en una caja el día de la paliza. Si fuera humano lo llamaría su guardaespaldas, pero como somos dámaros, Parker lo llama amigo.

En contraposición Yadra, se mantiene fiel a su costumbre de ir sin escolta, demostrando que es la élite por excelencia. Me es extraño no verla acompañada de Victor Dobrev, como en cada una de sus apariciones pública de la última década. Es como un gran vacío a su lado, y si lo noto yo... me pregunto cómo de roto tendrá el corazón.

Los ocho se reúnen en el escenario, dejando a sus escoltas a nuestro nivel; e intercambian el saludo oficial de los dámaros, palma de la mano abierta y alzada junto a la frente del otro.

Cecile inicia la sesión con las investigaciones de la masacre de Bólid y como están trabajando en encontrar al culpable. Ahora que los despojados están controlados y vigilados, el terrorista no puede usarlos ni para atacar otra ciudad humana, ni para soltarlos por Dámara.

Yadra espera pacientemente a qué termine sus explicaciones sin interrumpir ni una sola vez. Siempre me ha gustado eso de ella. Como mujer y dámara nacida hace siglos sabe la importancia de que todas las voces puedan ser escuchadas, aun cuando no respete los argumentos de esa voz. Aun cuando planee destrozarte con su respuesta.

—Es una pena que no estéis usando el mismo ímpetu en la investigación del asesinato de Victor Dobrev —comenta, cuando la madre de Evans hace una pausa. Mientras escucho el murmullo que recorre a los asistentes, me doy cuenta de que nadie esperaba que Yadra fuera a sacar eso a relucir en plena sesión pública. Menos aun que lo llamara asesinato cuando han cerrado el caso como un simple homicidio accidental en un robo.

Cecile parece haber olvidado sus siguientes palabras, y Parker aprieta los dientes con un brillo colérico en los ojos.

—¿Está segura de que quiere escarbar ahí, majestad? —espeta Parker, provocando un vocerío casi ensordecedor esta vez. Bernardette ha cerrado los ojos un instante como si no pudiera creer la majadería de su yerno.

Miro a Electric Blue de soslayo. Es el supuesto asesinato de su padre lo que están discutiendo, y porque Parker acaba de insinuar que Yadra tiene algo que ver. Pero no tiene sentido, Yadra parecía amarlo genuinamente y si de verdad está detrás de su muerte ¿Por qué insistir en investigarla?

Electric Blue mira tan fijamente a la reina que me pregunto si estará de acuerdo con la insinuación de Parker.

—Le demandaría por eso, Parker, pero estoy segura de que un médico puede excusarle fácilmente —responde Yadra con tono tranquilo.



Beca Aberdeen

Editado: 12.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar