Mi Primer Amor 2

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 2: Sentimientos encontrados.

—¡¿Qué te pasa Anne?!¡¿A dónde vas?!—pregunta Emilia.

—¡A casa!—respondí con furor.

—¿Por qué?¿Qué pasó?—vuelve a indagar Emi.

—No me siento bien, lo siento—respondí.

—De acuerdo—dijo Emi e hizo señas a Melanie para irnos a casa.

—Luego voy con ustedes—dijo Melanie y nos fuimos.

__________

—¿Qué te pasó?¿Por qué quisiste que nos volvamos?— interpela Emilia mientras se sentaba a un costado de su cama.

—Se que voy a sonar como una idiota, solo que Elías me besó y me sentí tan rara, que comencé a pensar en Zack y volvieron los sentimientos hacia él, aunque nunca se fueron, pero.

—Espera, ¿Qué?—interrumpió Emilia.

—Qué me puse a pensar en Zack y volvieron los sentimientos hacia él y…

—No, esa parte no, el principio—dijo Emi.

—¿Que Elías me besó?—pregunte con duda.

—¡Wow, que genial!¡Al fin te pasa algo bueno!—exclamó Emi— y yo pase toda la noche como una idiota buscando un baño.

—Ya te pareces a mi amiga Sofi—respondí con una sonrisa.

—Oye tanto que me la nombras tengo que conocerla, y más si es tan buena como yo—dice Emi echándose a reír y yo rodee mis ojos— bueno, hablando de Elías ¿Que piensas hacer con él?

—Pues, nada, solo fue un error—dije.

—Claro que no, creo que ya es tiempo que te olvides del imbécil de Zack y busques a alguien mejor—dijo mi amiga.

—No lo se, vamos a dormir—dije dándome vuelta en la cama y mi amiga apaga la luz.

___________

—¿¡Adivinen quién consiguió entrada para el mejor boliche del pueblo!?—gritó Melanie prendiendo la luz de la habitación y abriendo las ventanas.

—¿¡Qué haces loca de mierda!?—respondió Emilia.

—Las levanto, ya son las once de la mañana—dijo Melanie.

—¿¡Qué?!—grité levantándome rápido, revise el celular y tenía cinco llamadas perdidas de papá— me tengo que ir chicas, me van a matar—dije, me cambié rápido y me dirigí hacía la puerta—¿Qué haces así vestida?—le pregunté a Melanie que seguía con la ropa de anoche.

—Ah, es que recién llego—dijo ella—espero que vayas a la fiesta—gritó mientras me alejaba de la habitación.

Por suerte cuando entré a casa no había nadie, me dirigí hacia la cocina y había una nota en la mesa.

´´Anne: nos iremos a la casa de la mamá de Mariana a almorzar, volveremos en la noche, te deje comida en el refri, te quiero. Papá.´´

Recogí la nota y la arrojé al cesto de basura, tomé un vaso de agua y me dirigí a mi habitación, busqué ropa y me fui hacia el baño, antes de entrar a la ducha me llega un mensaje al celular.

Matías:—Hola hermana, estoy en el pueblo con Alex, si no está papá podría pasarme un rato.

—Claro, papá no está así que puedes venir 🤗.—respondí el mensaje.

Luego de una hora salí de la ducha y me cambie, me puse un short de jeans y una remera blanca de tiras lisa, cepille mi cabello y me senté en el sofá a esperar a mi hermano, mientras èl venía prendí la televisión.

—Vaya, la verdad que la casa de tu papá está muy buena—oí una voz que provenía del jardín.

Me levanté del sofá y fui a ver que pasaba en el patio.

—¿Qué hacen?—le pregunté a Alex y a mi hermano estaban saltando la tapia—te dije que papá no estaba.

—Lo se, pero por si acaso hay que prevenir—respondió Matías mientras me colocaba una mano en la frente.

—Pasen idiotas—dije entrando a la casa.

—Que manera de recibir a las visitas—dijo Alex mientras se sentaba en el sofá y colocaba sus piernas en la mesita frente al televisor.

—¿Y, qué tal la vida por acá?—preguntó mi hermano.

—Bien, ahora papá me deja salir, asique me voy con unas amigas de fiesta, la bruja siempre bruja y papá el mismo de siempre.

—¿Y son lindas tus amigas?—preguntó Alex.

—¿Qué te parece si le hacemos una broma a la bruja?—preguntó mi hermano ignorando lo que dijo alex.

—¡Ni se te ocurra Matías! Desde que papá me dejó salir no quiero arruinar las cosas, asique no.—dije.

—Esta bien, esta bien, no haré nada, aunque se lo merece—manifestó mi hermano.

—¿Quieren algo de tomar?—pregunté.

—Sí, yo quiero un jugo o gaseosa—dijo Matías.

—Sí, yo también, quiero una coca cola con algún sandwich de jamon y queso y mayonesa—dijo Alex—¿Qué? preguntaste si queríamos algo de comer.

—Ash, solo te traeré gaseosa—dije con suspiro y me dirigí a la cocina.

Luego de unos minutos volví a la sala y vi a mi hermano bajar de las escaleras.

—Solo estaba recorriendo la casa, que por cierto tu cuarto es mucho más lindo el que tienes en casa que este—dijo Matías mientras yo colocaba la merienda en la mesa.



Nerondia M.

Editado: 05.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar