Mi Primer Amor 2

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 6: Encuentros.

Angie entró corriendo y abrazó a Lucas.

—Mi amor ¿Estás bien?¿Cómo te sientes?—preguntó Angie mientras agarraba de los cachetes a Lucas y le daba pequeños besos en los labios.

—Creo que olvidé decirte que no le cuentes—reprocho Lucas intententando alejarla—estoy bien corazón, no debes preocuparte.

—Sí que debo, eres mi novio y es mi deber—contestó angie sin soltarlo.

—Ay, son muy tiernos, por favos no se violen delante mío—dije sentandome en el sofá.

—Claro que no, lo haremos luego—dijo Angie y Lucas la miró sorprendido por aquella respuesta.

—¡¡Cariño, tu hermano llamó y dijo que se iba a casar! No lo puedo creer—dijo mi mamá secándose las lágrimas de alegría.

—¡¿Qué?!—respondimos con Lucas y Angie.—Que bien, todo el mundo feliz y yo aquí sola—dije suspirando.

—No te preocupes ya te encontraremos uno—murmuró Angie.

—Dijo que enviaría las invitaciones por correo, asique me ira fijar si ya están—contestó mi mamá muy emocionada.

—Mi mamá es muy ansiosa—les murmuré a mis amigos.

—Tu hermano se casa, es quiere decir—dijo Angie con una sonrisa macabra.

—¿Día de compras?—preguntó Lucas.

—Exacto—afirme—bien, pero lo haremos el fin de semana.

—De acuerdo—aseguró Angie saltando de emoción.

—No llegaron las invitaciones todavía—refutó mi madre un poco triste—tú también irás Lucas, ya que estas viviendo con nosotros no puedes faltar.

—Gracias má—respondió mi amigo.

————————

La semana pasó volando, ya fin de semana decidimos ir de compras con Lucas y Angie, ellos me estaban esperando a bajo mientras yo me cambiaba (un jeans con un cinturón de cuero marrón, una blusa blanca y zapatos bajos negros) una vez lista nos dirigimos hacia el shopping.

—Puedes dejar de ser tan empalagosos, plis—dije al ver que Lucas y Angie se besaban cada tanto.

—Ya, lo haría pero tu amiga no me da ni un respiro—respondió Lucas.

—Es que eran tan lindo, bello, hermoso, cosita mía—dijo Angie abrazándolo por detrás.

Como toda rutina de shopping, entramos en casi todas las tiendas, en ellas nos probamos más de diez vestidos y terminamos por eligiendo uno, Lucas también se compró ropa y luego fuimos por zapatos. Ya cansados de dar vueltas por el lugar decidimos volver a casa.

—¡Sofi!—Gritó Angie al ver que salía de una de las tiendas.

—Hola Angie—dijo Sofi a secas—veo que decidiste volver—ella nos mira por unos segundo y se aleja de nosotros.

—Descuida, recuerda que te dije que se molestó mucho cuando te fuiste—aseguró Angie y agache mi cabeza, Angie coloca su mando en mi hombro—no te preocupes, se que en algún momento se le va a pasar y más ahora que estás aquí—dijo Angie y sonreí de lado.

Llegamos a casa y mi madre nos recibió con mucho alegría.

—¡Cariño!¡Llegaron las invitaciones!—chilló mi madre entusiasmada—dice que se casarán la semana que viene.

—Veo que están apresurados en casarse—murmuré.

—Iré a pedir el turno a la peluquería, al masajista, al...—decía mi madre mientras se alejaba hacia la cocina.

—Lo siento, mi madre cuando se entusiasma es así—aseguré y mis amigos rieron.

—Anne—murmuró Lucas y asentí—¿Qué harás si lo ves en el casamiento?

Tragué saliva y agaché mi cabeza—No sé—susurré.

—No te preocupes, hace mucho que no lo ves, de seguro tus sentimientos por él ya están en el olvido—dijo Angie mientras se sentaba en el sofá de la sala.

—Ese es el problema, no lo he olvidado—afirme y le conté lo ocurrido en la discoteca del pueblo.

—Ya veo—dijo Angie—entonces estas en graves problemas—dijo y Lucas asintió dándole la razón.



Nerondia M.

Editado: 05.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar