Mi Primer Amor-es

Tamaño de fuente: - +

BRAYAN

-Hola, ¿cómo te llamas?- le pregunté con el corazón agitado por los nervios.
-Brayan, ¿y tu?- me respondió levantando la cabeza pero sin sostener la mirada.
-Lesly…- pensé un momento en que era lo siguiente que tenía que decir-…¿qué fue lo que te dijeron mis amigas?- le pregunté finalmente.
-Ah, pues nada, yo sólo estaba sentado con mis amigos y llegaron y me dijeron, “Hey, dice mí amiga que si le das un beso” luego te ví y vine.
-Y…¿ya saliste?
-Ya, salimos a las 12:00pm
-Ya vámonos, bésala para irnos- nos interrumpió uno de sus amigos.
Él se puso de pie, yo me sentí agradecida de que se fuera a marchar sin más pero entonces estiró su mano para tomar la mía e invitarme a ponerme de pie. Estábamos frente a frente, soltó mis manos para ahora poner las suyas en mi cintura y yo lo seguí inconscientemente subiendo las mías a sus hombros. Era mas alto que yo, delgado y poco atractivo. No estaría en esa situación de no haber sido por mis amigas con las que unos minutos atrás estábamos frente a nuestro salón de clase hablando sobre las materias cuando vimos en el edificio de enfrente un pequeño grupo de amigos, entre ellos estaba el chico desconocido que ahora tenía sus manos en mi cintura. 
-Lesly, mira, ese chico que esta ahí es el mismo que te dije el otro día, el que te pregunté si te gustaba.
-Ah sí, ya lo ví- le respondí a Johana sin interés alguno.
-Entonces, ¿si te gusta?
-Johana, es la segunda vez que noto su existencia en la escuela… además, no lo he visto bien, no me llevaré por el físico.
-Vamos a decirle que quieres su facebook- dijo mirando a el resto de mis amigas.
-¡No! Por favor, no empiecen, no es como si me estuviera muriendo por tener un novio…
-Como no, siempre estás diciendo que quieres uno- dijo Marlen.
-Ay, ustedes saben como juego…
-Ay, sí Lesly…vamos a decirle- interrumpió Johana
-No lo hagan, en serio- les dije con un tono un poco más serio.
-Está bien, no lo haremos- Johana y Gabriela cruzaron sus brazos, esa era una señal para saber que mentían.
-Vamos allá atrás mejor- les dije para alejarlas de aquél lugar.
-Ok, vamos- asintieron las cuatro. Johana, Marlen, Gabriela y Lorena.
Marlen cruzó primero por debajo de las escaleras, después le seguí yo; me giré para ver a el resto de mis amigas cruzar pero solo pude ver a Lorena ya que Johana y Gabriela, cómo era de esperarse, se fueron corriendo en dirección hacia el chico en cuanto yo me dí la vuelta.
-Marlen, necesito ir al baño.
-No es cierto.
-Es en serio, y es urgente.
-Solo lo dices porque no quieres hablar con él.
-No, no es eso…mira, primero vamos y si quieren después hablo con el.
-Primero hablas con él y después te acompaño a donde quieras.
Lo vimos dar la vuelta en el otro extremo del edificio con mis dos amigas, una en cada orilla. Parecía un chico torpe y a simple vista feo y descuidado con su apariencia, tuve una impresión en ese momento al creer que al menos le parecí bonita como para que decidiera seguir a mis amigas y acercarse.
-Bueno, entonces voy yo sola, gracias- me dí la media vuelta para huir lo más pronto posible de allí antes de que él llegara, aunque ya se encontraba a unos metros de distancia.
-Lesly, no- me contestaron Marlen y Lorena al unísono. Marlen me frenó parándose frente a mí.
-Marlen, no quiero, por favor, es en serio.
-Si te vas, te vas a mirar mal, está bien, no estás obligada, solo, no te vayas y dile que fue idea de tus amigas, que tú no dijiste nada- Le respondí con un suspiro, esos que no necesitas agregar palabras porque por ley reflejan claramente un >>pues ya que<<.
Me encontraba frente a él cuando mis amigas se fueron corriendo y con su sonrisa mustia de triunfo.

No soy de las chicas que acostumbran a intercambiar besos con cualquier chico; un beso es algo especial. Al parecer, él tampoco era de esos chicos, pero, por alguna razón no lo dijimos y decidimos terminar ese contacto físico con un beso; eso fue todo, el inicio de una historia empieza con un beso inocente.

Nos separamos y sentí morir de vergüenza al ver que mis amigas nos observaban por la ventana del salón de clases; no dije nada y el tampoco así que solo me tomó de la mano lo cual me pareció absurdo, pero no lo solté, le dimos la vuelta a el edificio y había dos pequeños grupos, el primero estaba conformado por sus amigos y el segundo, por mis amigas, ambos nos observaban buscando una señal de que nos habíamos besado, ellos querían saber si su campeón había logrado besar a la chica y ellas emocionadas por saber cómo había sido aquel beso. Lo solté inmediatamente en el inicio de los escalones, me di media vuelta y pase de largo a mis amigas para meterme al salón de clases dejando atrás una bulla de sus amigos por no darnos un pequeño beso ni en el cachete.

-¡¿Cómo te fue?!- preguntaban mis amigas tan sonrientes como emocionadas.
-No volveré a hacer eso nunca, no me pongan en esa situación- les respondí mientras me ponía un poco más de labial con ayuda del espejo.
-¿Ya para que te pones si eso es antes?- preguntó Johana.
-Justo porque un desconocido me lo acaba de quitar.- le respondí casi molesta
-No pasa nada, es normal besar a desconocidos.- dijo Marlen
-No es lo que me gusta hacer a mí- guardé mí espejo- me siento rara.
-Ahora sí, te acompaño al baño- agregó Marlen con un tono de burla.
-Vamos- realmente ya no tenía la necesidad de ir, pero lo hice para que creyeran que en verdad quería ir desde un principio. Aún recuerdo ese viernes veintiocho de febrero del dos mil catorce. Ese mismo día por la tarde, recibí una solicitud de amistad y efectivamente era el mismo chico, solo que tenía un nombre ridículo en facebook “Ooh Brian Cx”; no estaba segura de si quería seguir con lo que fuera que estaba pasando, pero ya había aceptado la solicitud, tuvimos una plática muy corta y breve durante el fin de semana, nos hicimos preguntas básicas como el color preferido, música favorita, pasatiempos, la especialidad que llevábamos en la escuela, etc. Y por alguna razón, me estaba intrigando saber más sobre aquel chico de aspecto sombrío. El lunes al salir de clases Johana me pidió que esperara con ella un rato porque se quedaría a platicar con su novio Miguel, no tenía caso ya que ella y yo vivíamos en diferentes puntos y ni si quiera usábamos el mismo transporte público, pero como buena amiga, accedí; no era mas que una mentira, al salir me di cuenta que casualmente su novio Miguel le había pedido lo mismo a su amigo Brayan, había algo planeado y quería saber que era. Tal como lo planearon, nosotros estábamos aparte de ellos porque queríamos darles su espacio como novios, para concluir su plan, insistían en que platicáramos un poco entre nosotros.



LeslyG

Editado: 08.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar