Mi Primer y Último Amor

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 2: “Mucho gusto, mi nombre es Andrew”

Al poco tiempo que me acercaba, me puse a tararear en mi boca las palabras que iba a decir, fue tanto para nada porque al fin y a cabo, vi a un chico que se acerco mas rápido hacía Belén, no pude hacer nada y me retire, a veces es la mejor opción que podemos tomar cuando eres tu quien sobra en aquel lugar, intenté imaginar porque cada vez que intentaba acercarme hacia ella siempre había algo para impedirlo.

Seguí mi camino a casa mientras Tobby movía su cola ansiado por llegar a aquella, se que para muchos los perros son unas simples mascotas, pero para mi Tobby era mi mejor compañía y aunque parezca loco era el único que me escuchaba. Desde aquel momento en el que de regalo el día de mi cumpleaños adelantado mucho antes, mi padre entrego en mis brazos al pequeño cachorro labrador retriever un poco antes de haber fallecido por un tumor cerebral, a mi padre no le quedaba mucho tiempo y lo mantuvo en secreto, no quiso preocuparnos a mi madre y a mí, quisiera haber podido evitarlo pero era su destino, ya había hecho todo y hasta todo le salió bien, supo cubrir su compañía al bautizar a Tobby como mi mejor amigo, y sí que era cierto que el perro es el mejor amigo del hombre.

Llegué a casa, puse a calentar un poco de capuchino, mi favorito en las mañanas, mientras mamá Elizabeth estaba sentada en la mecedora con su voluptuosa silueta la cual apenas cabía en su asiento, al verme se dirijo a mí.

- Hoy habrá una fiesta en la plaza de la ciudad, ¿Quieres ir? –Dijo mientras me sentaba.

Le pregunté que quienes iban, y menciono que todos iban a estar allí pero no le respondí, tome un pocillo del lava platos sirviendo un poco de capuchino a mi madre y luego uno para mí, bebí un sorbo de aquel mientras mis pensamientos viajaban como siempre acostumbraban a hacer y al igual mis pies se fueron con aquellos caminando hasta mi cuarto, tal vez seria la mejor opción ir a la fiesta pues algo me decía que podría encontrar a Belén allí, ¿Será posible que esta fuera mi oportunidad? Después de tanto tiempo debía lanzarme al vacío del amor, aquel en el que luego de dejarte llevar sólo esperas volar, así como una oruga en un capullo esperando volver a vivir y con alas, como si hubiera otra persona al otro lado esperando a su alma gemela, todos tenemos lugar en el vacío al cual debemos saltar y buscar aquella persona que nos dará las alas para poder volar, aunque a veces pueda que te llegues a lastimar.

Ya después de haber hecho todas mis quehaceres fui a un pequeño almacén que quedaba a las afueras de la ciudad para comprar una buena pinta, es decir, la mejor vestimenta para combinar ese espíritu grisáceo en mi con el ambiente fiestero que quería volver a mí, así como aquellos recuerdos de las fiestas que mi padre organizaba para mí, hoy era el día en el que ese niño debería volver a nacer en el joven que ahora me había convertido, ya han pasado 10 años de su partida y no falta mucho para que este cumpla los 11 años, pero a pesar de eso lo recuerdo como si hubiera sido ayer, sin embargo, solo quería lucir bien frente a Belén, hoy iba a ser el día que le confesara desde un principio lo que había crecido en mí y lo mucho que deseaba conocernos más como amigos y convertirla en mi mujer. Era irónico pensar en esas cosas pero a veces quería creer que poco a poco el tiempo pondría las cosas en su lugar.

Ya había llegado la hora de la fiesta, estábamos listos, solo tomé a Tobby y lo amarre cerca de su casita en el patio, salí con mi madre sostenida de mi brazo mientras esperábamos el auto que nos viniera a recoger, subimos a aquel y podía notar desde el cielo como destellaban los fuegos artificiales, el sonido de la música clásica se podía escuchar mucho mas al acercarnos, al bajarnos saque de mi bolsillo el poco dinero que tenia, pues yo me rebuscaba en las calles con una caja vieja de embolar y unos cuantos confites que podía a veces vender, desde el momento en que mi padre murió yo con solo 7 años de edad, salía a las calles de ciénaga a vender lo que encontraba a mi alcance, mi padre solo era un comerciante que nos dejó las pequeñas mercancías que habían sobrado pero vender no era un don que había podido heredar de él pues aquel negocio no lo pude sostener.

Le pagué al conductor, luego pude notar como todos celebraban, el lugar de la plaza se veía mucho mas amplio por la multitud, la gente creativa de la ciudad dio lo mejor por que el lugar se viera fantástico, adornado por los diversos colores y las luces envolvían el ambiente de fiesta, la gente sonriendo, parejas bailando, otros más bebiendo, se vivía la alegría en aquel lugar, vi a mis compañeros, digo “compañeros” porque a pocos consideraba mis amigos, a la vista pude observar a un buen amigo al cual tenia tiempo sin ver.

- ¡Wilder! ¿Eres tú?

- El mismo que canta y baila mi hermano –Me dijo dirigiéndose a mí para darme un abrazo de hermandad.

- Tanto tiempo sin verte, ¿Donde andabas?



JAMB

#713 en Fantasía
#1833 en Novela romántica

En el texto hay: el primer amor, transgresores

Editado: 07.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar