Mi príncipe no tan azul

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 4

El día estaba bastante soleado, como desde hacía mucho tiempo no se veía en Angry Fell’s. La escuela tenía un patio relativamente grande, con algunos árboles y plantas y tenía una cerca a su alrededor de aproximadamente 2 metros de altura. Normalmente los chicos iban ahí a conversar, descansar y tomar el sol, ya que era el lugar más tranquilo de la escuela. Pero en el día de hoy ese lugar tranquilo se había transformado en algo totalmente diferente. Un revuelo de chicos de todos los cursos y todas las edades corrían por todos lados llevando la nueva noticia, hasta que en pocos minutos casi toda la escuela estaba en el patio rodeando a Williams y Jackson. 
-Muy bien, aquí estamos, veamos cómo te manejas ante una situación como esta, nadie va a ayudarte principito- Jack estaba muy seguro de sí mismo.
-El único que necesitara ayuda serás tú, aunque te daré otra oportunidad, si me pides perdón olvidare lo ocurrido.
-¿Pedirte perdón? ¿Quién te crees que eres?
-Creo que ya te lo he dicho…. nunca le ganaras a un Lockhard, acabare contigo tan rápido que ni siquiera vas a darte cuenta….
           Como una ráfaga y sin previo aviso Jack le dio un fuerte golpe con el puño a Will tomándolo desprevenido y tirándolo al piso con la boca ensangrentada y una mirada de odio en el rostro. Aunque eso no duro mucho, ya que rápidamente se puso en pie y se retiró los pequeños rastros de sangre que le quedaban, preparándose para contra atacar.
-¡Que te ha parecido eso principito, te repito que aun tienes oportunidad de abandonar!- Jackson estaba muy satisfecho de haber sido el que diera el primer golpe.
-El único que va a abandonar aquí mí querido amigo, siento decirte que serás tú- Williams dijo estas palabras con su calma característica.
       Al terminar sus palabras Jackson se volvió a abalanzar sobre Williams pero esta vez él estaba preparado y con un giro rápido esquivo el golpe que le iba dirigido. Al hacer esto Jack perdió el equilibrio y cayó al suelo con fuertes alaridos por parte de la audiencia. Pero no se quedó mucho tiempo en el piso, con movimiento rápido volvió a ponerse en pie y se abalanzo fuertemente contra Will depositándole todo su peso y ambos cayeron hacia la hierba, la audiencia de estudiantes no podían contener las exclamaciones. A pesar de haberse golpeado un poco la cabeza producto del impacto Williams se levantó rápidamente, mucho antes que Jack y para cuando este último logro levantarse Will lo volvió a tirar al suelo con una fuerte patada en el estómago. 
       Aunque Jackson estaba un poco aturdido no iba a dejar que el niño consentido le ganase y mucho menos frente a tanta gente, así que hizo empleo de uno de los pocos recursos que tenía dada la situación y su próximo ataque lo concentro en las piernas de su rival, haciéndolo caer al suelo con un golpe seco. Aprovechando que había conseguido su objetivo y que Williams estaba un poco aturdido se volvió a poner en pie y levantándolo en peso por el cuello de la camisa lo arrojo contra un árbol cercano.
      Producto del fuerte impacto Will se lastimo un brazo del que estaba sangrando mucho, eso sin contar los fuertes golpes que tenía por todo su cuerpo. Pero él no era el único que estaba herido, mirando bien se podía ver que Jackson tenía una pierna lastimada y fuertes golpes en la cara, lo único que Williams necesitaba para acabar con el de una vez y por todas era un buen plan. Con algo de trabajo se levantó y trato de pararse lo más natural posible para que su adversario no notara lo del brazo y en vez de atacar decidió esperar el primer movimiento de Jackson. Este no se hizo esperar y salió disparado hacia el lugar donde se encontraba Williams para proporcionarle un golpe con casi toda la fuerza que le quedaba. Pero Will que lo estaba esperando, no paso mucho trabajo en volver a esquivar el golpe que le iban a proporcionar y con un  movimiento rápido y sumamente elegante aprovechando el momento de debilidad de Jackson al haber errado el golpe, golpeo fuertemente su estómago, tirándolo al suelo vomitando sangre y sin poder moverse.
      La multitud gritaba enloquecida, la batalla había terminado, Will había ganado, al mirar a Jackson se podía percibir su mirada de ira. Will pensó en ofrecerle una mano para ayudarlo como muestra de compañerismo, no porque lo sintiera de verdad sino porque eso le habían enseñado, pero no podía, aunque no lo pareciera el al igual que Jackson tampoco podía moverse. Perdiendo el equilibrio cayo el también al suelo vomitando sangre y casi inconsciente. Había ganado, pero no lo sentía como si hubiera sido una victoria, aunque no le gustara admitirlo había sido una buena pelea, producto a ella había perdido todas sus fuerzas y se encontraba allí, tirado al lado del chico con el que hacía unos mementos se batía, cubiertos ambos de sangre sin tener fuerzas para hablar o moverse, amos mirándose fijamente.
-¡Se puede saber que está pasando aquí!- El director del instituto, Joseph King había llegado al patio y no traía muy buena cara. 
        Los estudiantes prudentes desaparecieron en un segundo, dispersándose en pasillos y corredores como unos pequeños chiquillos asustados que no sabían dónde esconderse, dejando solamente en el patio a los dos luchadores que aún estaban un poco atontados por la pelea. Pero en algo tenían razón, a Joseph King había que tenerle miedo y cuando estaba enojado lo más seguro era estar lo más lejos posible del lugar. En este caso todos los estudiantes conocían la gravedad de la falta que se había acabado de cometer en el patio, una de las más penadas por el director, que traería como consecuencia la suspensión o bien algo peor, porque si había algo que si estaba prohibido en el instituto eran las peleas.   
             El señor King era un hombre no muy alto, de edad algo avanzada ya que según los cálculos de algunos estudiantes debería estar cerca de los cincuenta (nunca le había confesado su edad a nadie) Su pelo era bastante canoso, aunque aún se podían ver unos pequeños vestigios de lo que algún día fue un hermoso pelo negro. Pero ni sus canas, ni su pequeño tamaño evitaban que los estudiantes aunque ya estuvieran en una etapa de madurez corrieran despavoridos con solo verlo. No había que ser un genio para darse cuenta de que Williams y Jackson estaba en graves problemas, lo único que había que hacer era mirar la escena desde un ángulo diferente para darse cuenta de la situación. 
             En el patio desierto solo quedaban tres personas, había mucha sangre regada por todos lados, los botes de basura habían sido volteados y en resumen todo era un desastre. El director con una mirada asesina observaba en silencio a los dos estudiantes aun tirados en el suelo que no se habían percatado de su presencia. 
-Este no es un lugar para dormir ¡levantaos ya!- les grito el señor King con una voz enérgica.
        Rápidamente, como presintiendo el peligro, Jack y Will, ambos al mismo tiempo se giraron para encontrarse frente a frente con el señor King.
-¿!Por qué sois tan lentos!? ¡Creí haberles dicho que se pusieran en pie! ¡No me hagáis repetirlo!- el señor King estaba verdaderamente muy enojado, un poco más de lo habitual, hasta el punto que llegaba a producir un verdadero miedo. Con una increíble rapidez, a pesar de sus heridas, Williams y Jackson se pusieron de pie preparados para excusarse con el profesor.
-¿Y bien? ¿Tenéis algo que decir?- El director a cada segundo que pasaba era más aterrador.
-Mire se… se… señor Ki… King…. Esto no es lo que parece…. Nosotros….
-Nosotros no tenemos nada que decirle- A Will le molestaba la forma en Jackson temblaba cuando se dirigía al profesor.
-¿Qué me has dicho?- el director estaba a punto de explotar.
-Le he dicho que no tenemos nada que decirle quizás sea la edad la que le está dañando los oídos ¿no cree?
-¡Muchacho insolente! ¡Cómo te atreves a hablarme así! ¿Quién te crees que eres?
-Soy Williams Lockhard y no pienso disculparme cuando no he hecho nada malo, el me provoco y yo solo me defendí- Will miro respectivamente a Jackson al decir esto.
-¡Bastardo! ¿Quién dices que te provoco pedazo de imbécil?
-¿Lo ve director? Aun aquí, intenta provocarme, la próxima vez no me contendré.
-De que diablos estás hablando idiota, el único que tuvo que contenerse fui yo para no hacer daño a tu preciosa carita de niño mimado. 
-¡Callaos!- El director estaba realmente furioso- Los quiero a ambos en mi oficina, ¡ahora!
       El director dio media vuelta camino al pasillo que daba a su oficina, sin siquiera mirar a los dos chicos que detrás de él caminaban. Jackson iba con un terror gravado en su rostro que era evidente y ni se atrevía a levantar los ojos del suelo. Mientras que Williams caminaba con la vista alzada y una mirada prepotente y atrevida, producto del tipo de educación que le había dado su padre. Al caminar por el pasillo todos los estudiantes, sin importar el año, se paraban a observar mientras pasaba el director con sus nuevas víctimas y les dirigían a Will y Jack unas miradas llenas de pena y comprensión.
       La oficina del director se encontraba en el segundo piso, él era el que poseía el despacho más grande e ilustre, aunque la decoración no lo favorecía. Tenía un papel tapiz gris, que hacia juego con una alfombra de hebras negras tirada en el piso. En las paredes había cuadros, todos referidos a el, cuando era pequeño, cuando se graduó, su primer día de trabajo, algunos trofeos, entre otros. En el estante solo tenía libros viejos y polvorientos que daban la impresión de llevar allí sin ser tocados muchísimo tiempo.
         Al entrar el señor King cerró la puerta, quedándose a solas con los dos chicos que lo observaban con terror y eso siempre le había producido mucho placer al director.
-Tomen asiento por favor- la voz del señor King era serena y calmada, con algunos atisbos de cólera. Los chicos se sentaron frente a el y esperaron preocupados.
-Tengo entendido que ambos conocen las consecuencias de lo que acaban de hacer hoy- el director los miraba a ambos fijamente.
-Sí señor, las conocemos- Williams fue el que hablo ya que Jackson estaba demasiado asustado para gesticular palabra.
-Señor Lockhard a pesar de solo lleva un día con nosotros parece conocer machísimos de nuestras reglas y dígame ahora cual es la que acaban de romper.
-Que están estrictamente prohibidas las peleas.
-Muy bien, cada minuto me sorprende más, pero aun conociendo tan bien las reglas parece que no le importa mucho romperlas el primer día.
-Un verdadero hombre jamás deja una provocación impune.
-Y parece que tú, siendo aún un chiquillo te consideras un hombre, aun te queda mucho para compararte siquiera con uno.
-Pero yo….
-¡Basta! No quiero más escusas ya se lo que necesitaba saber ¿saben que con esto yo estoy en todo mi derecho de expulsarlos?
-Por favor señor, denos otra oportunidad, haremos lo que sea- Jackson estaba bastante asustado.
-Eres patético, deja ya de suplicar- dijo Williams mirando despectivamente a Jack.
-¿Qué has dicho? ¡REPITELO!- Jackson no se podía mantener tan calmado como su compañero, al igual que el director el también estaba lleno de cólera.
-¡Te he dicho que eres patético!
-¡Basta ya de pelear! ¿O es que acaso no respetan mi autoridad? Si vuelvo a oír cualquier tipo de palabra por parte de ustedes considérense expulsados hasta nuevo aviso ¿me habéis entendido?
-¡Si señor!- dijo Jackson energéticamente mientras que Williams permanecía callado.
-¡Pregunte que si había quedado claro señor Lockhard!
-Si señor- la voz de Will fue apenas un pequeño susurro pero eso era suficiente para el director.
-No los voy a expulsar solo por ser la primera vez y además porque creo que el señor McDowell sea un chico que le guste buscar pelea.
-¿Entonces esta insinuando que yo lo provoque?- Will le dirigió una mirada llena de ira al director.
-No estoy insinuando nada- la actitud del director volvía a ser calmada- solo digo lo que veo, quizás nuestra pequeña institución no esté a la altura de alguien de tan alto nivel como usted.
-¡¿Qué me está queriendo decir?!
-Le estoy diciendo que no entiendo el motivo por el cual alguien de tan buena familia de una de las empresas más ricas e importantes de toda Inglaterra que puede ir a cualquier lugar que le apetezca viene a fijarse en un pequeño pueblito como Angry Fell’s ¿me entiende ahora señor Lockhard?
-Con todo respeto director- la mirada de Will se había vuelto sombría- eso es algo que a usted no le incumbe.
-Tiene razón no me incumbe, pero para que le quede claro no voy a permitir que un burguesito extranjero venga a mi escuela a causar estragos así que ande con cuidado.
-¿Acaso me está amenazando?
-Para nada, solo le estaba avisando.
-En ese caso gracias por la aclaración la tomare en cuenta ¿es todo?
-Si es todo podéis retiraos.
      Jackson y Williams se levantaron de sus asientos y se alejaron cerrando la puerta dejando al director solo sentado en su buro.



Mary

#576 en Joven Adulto
#1854 en Novela romántica

En el texto hay: romance, comedia, amorodio

Editado: 24.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar