Mi príncipe no tan azul

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 6

      Will depositó con suavidad a Rachel sobre el sofá de la sala de estar y se quedó observandola. Se veía tan linda así mientras dormía, tan tranquila, relajada, como si las preocupaciones no tuvieran cabida en su mente. Con delicadeza le apartó un mechón de cabello que se le había salido, a pesar de lo que le había dicho pensaba que era hermosa y admiraba su caracter, ni siquiera entendía por que le había hecho creer lo contrario ¿los requisitos? Si en verdad tuviese, ella los cumpliría uno por uno, pero por alguna extraña razón le divertía verla enojada, le gustaba el tono rojizo que adquirían sus mejillas y esa forma única en la que intentaba desafiarlo constantemente, llena de vida, todo lo contrario a él. Ahora no se veía enojada, estaba cansada, débil y no podía dejar de pensar en que era su culpa. Esta vez si que se había pasado, llevándola al límite ¡Pero como podría ser tan idiota! Ella tenía que descansar para recuperar fuerzas y él se aseguraría personalmente de que nadie la molestara, además,  también estaba el otro asunto de la madre fuera, tendría que encargarse de eso también, quisiera ella o no....
-¿Va a estar bien? -pregunta un preocupado Miguel, no le gustaba nada que su hermana se hubiese desmayado.
-Si, no te preocupes -le tranquilizó Will -solo necesita descansar.
-¿Y a ti que te pasó? -le dice el niño fijándose por primera vez en los golpes de Will.
-Tuve una pelea.
-¿Te peleaste? ¿En serio? ¿Con quién? -Miguel estaba asombrado.
-Con el ex novio de tu hermana -dijo Will arrastrando las palabras.
-¿Con Jackson? ¡Wau que genial! ¿Y que pasó? 
-Que espero que para la próxima se lo piense dos veces antes de desafiarme a una pelea.
-¿Entonces le has ganado? -Will asintió -Que cool, ¿sabes? Tu me caes mucho mejor que Jackson.
-¿En serio? -ahora el sorprendido era Williams.
-Claro, creo que tu eres mucho mejor partido para mi hermana -Will sintió que se atragantaba.
-No no no espera, tu hermana y yo no estamos saliendo -dijo rápidamente. 
-¿No? -Miguel estaba claramente decepcionado -Parecia que si..... bueno, si algún día os embullais, sabed que teneis mi bendición -Will lo miró con humor.
-En ese caso supongo que debería sentirme alagado.
-Deberias -estuvo de acuerdo él. Will iba a decirle algo más pero Rachel se removió en sueños y ambos la miraron.
-Creo que lo mejor seria que la dejasemos dormir y fuéramos a hablar a otro lado -dijo Will con miedo de despertarla.
-Si seria lo mejor, vamonos a la cocina -sugirió el niño y emprendió la marcha seguido por Will.
                                                                              ________________________


      Rachel abrió los ojos lentamente como si tubiese todo el tiempo del mundo para hacerlo. Joder ¿se había desmayado? Ella nunca se desmayaba. Un poco aturdida aún se incorporó y pasó la vista por la sala de estar. Vacía. ¿Dónde estaban todos? Miguel y..... ¡Oh dios Williams! ¡Williams también estaba allí cuando se desmayó! Él debió de haber sido quien la cargó hasta la casa. ¡Qué vergüenza! Se sentía muy tonta por haber mostrado tal debilidad ante él, seguro que estaba en alguna parte muriendose de la risa. ¿Pero después que habría pasado? ¿Dónde estaría? ¿Se habría ido? No es que le importase pero....
-Vaya, hasta que al fin despiertas -sobresaltada giró la cabeza hacia la puerta de la cocina en la que estaba apoyado Williams. 
-¿Qué haces aquí? -el tono de ella fue menos amistoso de lo que pretendía por lo que rectificando agregó -lo siento, no quise que sonara así. 
-Tranquila, lo comprendo -dijo él con una sonrisa mientras se acercaba y se sentaba junto a ella en el sofá -estás cansada y yo me he portado fatal...
-¿Eso es una disculpa? -preguntó ella escéptica. 
-Pudiese verse así..... nunca quise que las cosas se salieran de control.
-Nunca pensé verte disculpándote -ella lo miró anonadada.
-No me mires así, no es que nada vaya a cambiar entre nosotros -aclaró él -solo te estoy ofreciendo una tregua en vista de que estás.... convaleciente -¿Sólo una tregua? ¿Que nada iba a cambiar? ¿Pero este que se creía? 
-¡Por mi puedes irte al infierno! No me interesa ninguna tregua contigo -atacó ella y el la miró divertido.
-Eh calma gatita, deberías esconder las garras al menos un momento, como te he dicho, al menos por esta noche tengamos paz -ofreció él -tu la necesitas y yo también.
-En ese caso supongo que está bien -concedió ella -la verdad es que estoy demasiado cansada para pelear.
-Ya me lo imaginaba ¿Como esta tu pie? -Rachel al principio no supo a que se referia él y luego de mala gana se acordó del yeso ¿como había podido olvidarlo?
-Estoy bien -dijo solamente.
-¿Tienes hambre? He hecho la cena.
-¿Tu hiciste la cena?
-No se de que te sorprendes aqui la que no sabe cocinar eres tú -le dijo el a modo de pulla.
-¿Que no se cocinar? -saltó ella ofendida -es obvio que tu aún no has probado ninguno de mis deliciosos platillos.
-¿Deliciosos platillos?  Por dios que he hablado con Miguel y según el quieres envenenarlo.
-¡Eso no es verdad! -se defendió ella, pero luego se dio cuenta de algo en lo que antes no había reparado -¿Donde está Miguel?
-Durmiendo.
-¿Durmiedo? ¿Tan temprano?
-Pensé que estaría cansado y lo mandé a dormir.
-¿Y te hizo caso? -Rachel no se lo creía. Él solo se encogió de hombros.
-Soy bueno con los niños.
-Wau, esa es una faceta tuya que no conocía. 
-Hay muchas facetas mías que aún no conoces -dijo él enigmáticamente. 
-Ya lo veo.... Will yo....
-Me gusta como suena -dice el sinceramente.
-¿Qué cosa?
-Mi nombre, es la primera vez que lo dices -Will se acercó más a ella -me gusta como suena en tus labios -Rachel se quedó momentáneamente sin palabras.
-Lo siento -dijo de pronto y esta vez el sorprendido fue él. 
-¿Por que lo sientes?
-Por todo, reconozco que empezamos mal y que fue mi culpa -ella desvió la mirada de sus ojos -desde el principio nunca tuviste la obligación de ayudarme y a pesar de todo lo hiciste....a pesar de que te grite....
-Rachel yo....-quizo interrumpirla él anonadado por lo que estaba oyendo pero ella no se lo permitió. 
-Y para colmo Jackson te golpeó por mi culpa....-ella intentó estirar la mano para tocar su rostro pero rapidamente la retiró -en verdad lo siento mucho.... entiendo por que me odias.
-Rachel yo no te odio -dijo él con suavidad ¿que la odiaba? ¿Ella en verdad pensaba que el la odiaba? ¿Es que no se enteraba de nada? -tu no tienes la culpa de nada, no creas que me vas a escuchar decir esto muy a menudo, pero la verdad es que desde el principio me porté muy mal contigo....lo siento.
-¿Eso es una disculpa señor Lockhard? - bromeó ella.
-La segunda de la noche señorita Green, pero no se acostumbre.
-¿Puedo pedirte algo? -preguntó ella duvitativamente. 
-Lo que quieras, esta noche estoy a tus órdenes. 
-Yo....al menos por esta noche.....me gustaría que fuesemos amigos.
-Entonces supongo que seremos amigos -si eso era todo lo que pedía a él no le costaría ningún trabajo concedercelo, aunque de todos modos, en lo más profundo de su ser se moría porque fueran algo más....
-Gracias.... de verdad te agradezco por todo....-en ese preciso momento su estómago rugió y ella se cubrió de veinte tonos diferentes de rojo.
-¿Cuando fue la última vez que comiste? -preguntó él y ella se lo pensó por un momento. 
-No se, supongo que en el desayuno. 
-Debes estar muerta de hambre, tranquila que yo lo resolveré en un segundo -fue corriendo a la cocina y volvió con un gran plato de comida que colocó en sus piernas.
-¿A si que es verdad eso de que sabes cocinar? 
-Bueno, no soy un profecional pero me defiendo, el que si cocina genial es mi amigo Matt, deberías probar algunos de los platillos que hace, están como para chuparse los dedos, aún recuerdo esa ocasión en la que......¿por que me miras así? -Ella se había quedado en silencio observándolo. 
-La verdad es que me has sorprendido,  nunca imaginé que supieras cocinar..... ¡Y tan bien! -agregó probando la comida del plato.
-¿Que es lo que tanto te asombra?
-La verdad es que te imaginaba más..... no pensé que tu..... este yo..... creía que eras....-Rachel miró al suelo apenada.
-Creías que era un niño mimado que dependia de los demás para todo -terminó él y ella asintió avergonzada -Si bueno, quizás sea mi culpa que hayas pensado así....
-¿Y no lo eres? Digo ¿Quién eres en realidad? ¿Y tu familia? Hablame de ella -el pareció dudar unos momentos hasta que al final dijo.
-En mi familia somos yo, mi papá y mi mamá.
-¿Entonces eres hijo único? 
-No exactamente.
-¿Tienes hermanos? -preguntó Rachel mientras se metía otra cucharada llena de comida en la boca.
-Tenía- ella lo miró extrañada- una hermana.
-¿Qué ocurrió? 
-Murió -dijo simplemente él por toda explicación. 
-Oh dios eso es terrible, cuanto lo siento ¿que pasó? 
-No te preocupes, fue hace mucho y si no te importa es un tema del que preferiría no hablar -se podía ver que a Williams le molestaba hablar de su hermana.
-Claro, lo entiendo, siento haber sido tan impertinente -se disculpó ella frente a su falta de tacto. 
-No tiene importancia,  como te dije, fue hace mucho tiempo -y decidido a cambiar de tema agregó -¿Te apetece ver una peli?
-Oh si claro, tengo algunos discos sobre el televisor. 
-Ahora los traigo -Williams fue hasta el televisor, agarró los dos primeros discos que vió y se los mostró.
-Moulin Rouge o Atlantic -dijo Rachel mirando los títulos -¿Que te apetece ver?
-Tu eres la convaleciente, elige tú. 
-!No soy ninguna convaleciente¡ -exclamó ella molesta -y en todo caso prefiero Moulin Rouge. 
-Exelente elección, las películas de Ewan McGregor son buenísimas. 
-¿Lo conoces?
-Algo.... -el se acercó de nuevo al televisor y mientras ponía la peli le dijo -nunca pensé que Moulin Rouge fuera tu estilo.
-¿Por que? ¿Que tiene? -dijo Rachel mientras hacía espacio en el sofá para que Will se sentara.
-No se -él se acomodó a su lado -creo que es demasiado romántica para ti, no te imagino como alguien romántica. 
-Pues para que sepas Moulin Rouge es una de mis pelis preferidas y el final siempre me hace llorar.
-¿A si? Debi haberlo imaginado, a pesar de que te hagas la dura sigues siendo una chica.
-¿Qué tiene que ver que sea una chica?
-Que siempre llorais por cualquier cosa.
-¡Eso no es verdad! -ella había querido ofrecer paz pero él siempre insistía en hacerla enojar.
-Pero tranquila, si necesitas llorar te puedes arrecostar a mi -dijo él burlándose. 
-Idiota -murmuró ella para si y él escondió una sonrisa.
      El resto de la noche fue muy bien, a pesar de sus expectativas Rachel comprobó que la compañia de Will no le desagradaba del todo e incluso que podían divertirse juntos. A pesar de ella procuró todo lo que pudo para no llorar y darle el gusto a él,  no lo consiguió, el final siempre le sacaba las lágrimas,  pero a pesar de todo él no se burló, solo la observó. Cuando la peli acabó ya era algo tarde y ella decidió que era hora de de decirle a Will que se fuera a su casa. Pero cuando iba a hacerlo el cansancio pudo con ella y no pudo evitar quedarse dormida en el hombro de él......
          Williams cuando la vió dormida, se levantó con cuidado de no despertarla y la subió por las escaleras hasta su habitación donde la acostó y la cubrió con la manta. Sin hacer el menor ruido estuvo un rato observandola dormir, viendola asi nadie pensaría que pudiera tener ese carácter tan atroz. Se aseguró de cerrar bien la puerta antes de salir y se fue a su casa,  a pesar de todo la noche había sido muy divertida....



Mary

#603 en Joven Adulto
#1883 en Novela romántica

En el texto hay: romance, comedia, amorodio

Editado: 24.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar