Mi príncipe no tan azul

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 9

-.....Entonces como les iba diciendo, yo estaba entretenida guardando los libros en el bolso después de la última clase cuando Lucas se me acercó -continuaba hablando Sarah sin parar, ya llevaban más de 15 minutos en su relato de como Lucas le había pedido que fuera con él al baile y al parecer aún no acababa -Es taaaaaan mono, me tomó de las manos y me dijo que yo era la chica más bonita que había visto, yo no podía creérmelo....
-¿Falta mucho? -dijo Denise con un bostezo visiblemente cansada recostandose en el hombro de Rachel.
      Se encontraban almorzando en un lindo café del centro. Rachel aún no podía entender como se había dejado embaucar tan fácilmente para salir de compras con ellas. Recordaba perfectamente como esta mañana sus amigas se habían presentado en su casa y habían literalmente asaltado su armario para ver que iba a ponerse para el baile. Pero para su desgracia ninguna de las dos había encontrado nada de su agrado y la habían obligado a vestirse y salir de compras con ellas.
      Se pasaron el día de tienda en tienda buscando los vestidos adecuados y después de varios intentos fallidos de dar su opinión sobre lo que le gustaría llevar finalmente se rindió y se puso en manos de sus amigas para que hiciesen con ella lo que quisieran. Y ahora, sentada en el café escuchando la parolata de Sarah se arrepentia profundamente de su decisión, pero gracias a dios Sarah y Denise al parecer habían quedado bastante satisfechas, no había más que ver la cantidad de bolsas que había a sus pies y sus sonrisas de oreja a oreja.
-Pero bueno Denise -la recriminó Sarah ofendida -Qué pesada te pones, cualquiera que te oye, aqui todos escuchamos tu historia sobre Carlos.
-Ya, pero es que la mía no era tan larga.
-Es que la tuya era muy sosa, la mía tiene más emoción.
-No claro, con el bombonazo de Lucas todo tiene más emoción -le dijo Denise con una sonrisa mientras le giñaba un ojo.
-¿Y que hay de ti? -le rebatió Sarah -No me dirás que Carlos no es todo un encanto.
-Si, es cierto, él es un amor -estuvo de acuerdo Denise -estoy muy feliz, este baile promete ser todo un acontecimiento ¿No crees Rachel? 
-¿Eh? -dijo Rachel saliendo de su ensoñación, la verdad es que no había oído nada de lo que dijeron sus amigas, hace mucho que había dejado de prestarles atención ya que encontraba mucho más entretenido observar a los peatones que pasaban por la calle.
-Te decía que si no crees que este baile va a ser genial -repitió pacientemente Denise.
-Si, genial..... -exclamó sin ganas solo para complacer a sus amigas. 
-Al parecer a alguien no le entusiasma mucho la idea -soltó Sarah.
-¿Quizás sea porque nuestro galanazo extranjero no quiso ir con ella? -aventuró Denise y Rachel se sonrojó visiblemente.
-¡Claro que no! -aclaró rápidamente -él no tiene nada que ver, además desde el principio fue un error habérselo pedido.
-Nadie te culpa por querer intentarlo -dijo Sarah dejando escapar un suspiro -deberías haber visto estas dos semanas que faltaste todas las chicas que se lo pidieron.
-Si -estuvo de acuerdo Denise -y él las rechazó a todas.
-Me dijo que odiaba los bailes -intentó explicar Rachel.
-Si esa excusa le sirve, el caso es que por lo que se ve es un chico difícil de atrapar -dijo Denise desestimando el comentario de Rachel.
-Aunque es extraño que no quiera salir con nadie -dijo Sarah -yo lo tenía por todo un donjuán.
-Quizás las chicas de aquí no estén a su altura -dijo Denise con desprecio -por lo que sabemos el está acostumbrado a algo más...... sofisticado.
-¿No creeis que estais sacando conclusiones un tanto precipitadas? -les dijo Rachel sin saber bien por qué se molestaba en defenderlo -quizás sea sierto que no le gusten los bailes y ya.
-Si Denise, Rachel tiene razón, dale un respiro al pobre.
-¿Pobre? -se burló Denise -De pobre no tiene nada, en ningún sentido.
-¡Bueno ya! -exclamó Rachel -vamos a dejar el tema de una vez, al final con quien voy es con Jackson asi que Williams no tiene nada que hacer en esta conversación. 
-¡Ni me lo digas! -Sarah se llevó una mano a la cabeza -lleva dando la lata desde que le dijiste que si.
-Qué por cierto aún no se por qué lo hiciste, creí que dijiste que todo se quedara en una simple amistad -dijo Denise en tono de reproche.
    Luego de que Williams la hubiese rechazado haciendola pasar por el mayor bochorno de su vida había salido del comedor un tanto enojada y avergonzada ante su rotunda negativa. Fuera se había vuelto a topar con Jackson y no lo había pensado dos veces antes de decirle, si Williams no queria ir con ella muy bien, en ese caso iría con otro, él no era tan imprescindible. Pero ahora, al ver la alegría de Jack no podía evitar sentirse mal interiormente, él se veía muy ilusionado y ella no quería darle falsas esperanzas. Por supuesto, le había aclarado que irían solo en calidad de amigos pero aún así le dejaba un mal sabor en la boca utilizarlo de esa manera solo porque al chico que había querido invitar se le había ocurrido rechazarla.
-Y todo se queda en una simple amistad -rebatió Rachel -solo somos amigos y nada más.
-¿Estás segura de que él piensa eso? -preguntó Sarah al tanteo.
-Eso espero puesto que entre el y yo no puede haber nada más.
-¿Y que pasa con Williams? -le dijo Denise mirandola fijamente.
-¿Que hay con él? -inquirió Rachel.
-Pense que te gustaba ¿es cierto? -Rachel casi se atraganta con el vaso de agua que estaba ingiriendo en ese momento y dejandolo a un lado en la mesa contestó rápidamente.
-¡Claro que no! No se por qué piensas eso.
-¿Entonces por que lo invitaste al baile? -la pinchó Sarah curiosa.
-Ya les dije que fue un impulso y nada más, en ese momento me pareció muy buena idea.
-Si tu lo dices...... -era obvio que su respuesta no convencía a Sarah.
-Oigan chicas, creo que deberiamos irnos -dijo Denise mirando el cielo -ya se está haciendo tarde y parece que va llover.
-Si tienes razón, mejor nos vamos -estuvo de acuerdo Rachel mientras comenzaba a pararse.
-Puedes irte conmigo en mi auto, me hace camino -le ofreció Sarah y Rachel no dudó en aceptar.
-Te lo agradecería mucho.
-No hay de que.
       Las tres chicas tomaron sus cosas y salieron a la calle abarrotada de gente que iba y venía metida en sus asuntos. Rachel se despidió de Denise y se fue con Sarah hasta su casa, más adelante hablaría con su madre sobre ese asunto de comprarle un coche propio.
                                 
                                              ............



Mary

#579 en Joven Adulto
#1854 en Novela romántica

En el texto hay: romance, comedia, amorodio

Editado: 24.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar