Mi príncipe no tan azul

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 13

Rápidamente Rachel barrio todo el lugar con la vista buscando la camisa que habia traido puesta Will hacia solo unos minutos. La encontró tirada en la cama y corrió a tomarla para intentar tapar un poco la herida con ella y que no pasase a mayores.
Realmente no se encontraba demasiado grave, parecia un corte mas bien superficial, pero aun asi sangraba un poco y se veia algo fea, habria  que asegurarse de que no se infectara.

-Llamare a una ambulancia -le informo Rachel despues de haber limpiado un poco la herida y haberle hecho un torniquete improvisado para que no volviera a sangrar.

    Fue a tomar su telefono para realizar la llamada y ahogó una fuerte maldición al darse cuenta de que no lo traia consigo. Maldita fuera, para un dia que se ponia un vestido y pasaba esto....

-Esto.... no tengo mi teléfono -admitió algo avergonzada, podría ir a buscarlo pero eso significaría dejar a Williams y no era una opción, de todos modos tenia otra solución -¿me dejarias el tuyo por favor?

Rachel observó los ojos cerrados de Will y por un momento se sintió algo idiota por haber estado hablado sola, había olvidado que el no podía escucharla. Sin perder más tiempo metio la mano en los bolsillos de sus vaqueros y comenzó a buscar resuelta. Su rostro se iluminó cuando su mano por fin tocó la forma del teléfono.

-Vas a estar bien ya lo verás -le aseguró en un susurro mientras sacaba el artefacto y marcaba el numero del hospital, por segunda vez esta noche, se estaba volviendo una costumbre bastante desagradable -les pedire que traigan una ambulancia, un médico tiene que revisarte eso y yo no puedo cargarte hasta el auto.

-No... -Rachel bajó la vista sorprendida al notar como Will la agarraba fuertemente por la muñeca, al parecer no estaba tan inconsciente como penso en un primer momento -nada de hospitales....

-¿Pero que dices? ¿Estas delirando a caso? -la chica lo miro como si se hubiera vuelto loco -Alguien tiene que verte eso, no puedes quedarte asi.

    Williams negó freneticamente con la cabeza deseando que Rachel le hiciese caso al menos una vez. Se sentía cansado y la herida le dolía horrores, lo único que deseaba era dormir un poco, a penas era consiente de lo que ocurria a su alrededor. Pero si había algo de lo que estaba seguro es de que no iria a un maldito hospital, no era conveniente que dejara un registro de actividad en ninguna parte ya que eso le facilitaría el trabajo a su padre de encontrarlo y no pensaba permitir que eso pasase, al menos no ahora, ya regresaría el mismo cuando se sintiese listo. Incluso había dejado de usar su tarjeta, cosa bastante incómoda para él ya que siempre tenia que andar con un montón de efectivo, asi que no iba a dejar que todo se echara a perder por una tontería. Le había oido decir a la propia Rachel que no era nada, quizás si hubiese sido algo de importancia hubiera actuado de manera diferente puesto que tampoco estaba dispuesto a morir por su pequeña travesura, pero no creia que fuera necesario.

-Solo no los llames por favor.... -le dijo débilmente mientras intentaba incorporarse -con algo de descanso ya estare bien....

-Demasiado tarde, ya he llamado -levanto la pantalla del movil para que él pudiera observar como marcaba -Quizás a ti no te importe pero si mueres no quiero que me quede el cargo de conciencia.

-¡No! ¡Dame eso! -fue a adelantarse para arrebatarselo olvidándose por un momento de sus limitaciones, pero tuvo que retroceder ante una fuerte punzada de dolor y en su defecto trato de razonar -Tu no entiendes, mira... hay cosas que no sabes sobre mi.... yo.... no puedo ir a un hospital.... por favor cofia en mi....

-¿Te encuentras bien? ¿Estas lastimado? -le preguntó Rachel mientras impeccionaba que todo estuviese en orden y fue ese el momento que utilizó Will para captar su atención mirandola fijamente a los ojos.

-No los llames.... -pidió nuevamente en un último intento, con la esperanza de no tener que hacer nada de lo que tenia pensando en caso de que ocurriera lo peor y terminara teniendo que ir.

-¿Si digame? ¿En que podemos ayudarlo? -se escucho preguntar a la voz del otro lado de la línea y Rachel por momento se quedó dudosa entre contestar o no.

-No.... -volvió a susurrar él chico casi sin mover los labios por miedo a ser oído por la persona del otro lado de la línea y al ver como Rachel colgaba la llamada con una mueca, sonrio victorioso.

-Ve quitando esa sonrisa de tu cara -le espetó ella molesta sin lograr entender como diablos se habia dejado convencer en una idea tan sumamente absurda -Vas a necesitar puntos.

-Puede.... -Will se encogió de hombros -pero creo que se quien nos podria ayudar.

-Espero que sea alguien cualificado al menos.

-Tranquila presiosa, te prometo que esta mas que cualificado, tu misma me daras la razon cuando le veas -Rachel lo miró dudosa pero asintio -ahora por que no me ayudas a llegar a la cama y le llamamos.

     La chica se sonrojó intensamente y lo miró avergonzada. ¡Era verdad! En todo este tiempo Will había estado en el piso y ella, tan concentrada en pedir ayuda ni siquiera se le había pasado por la cabeza ayudarlo a ponerse más cómodo. Parece metira ¿como era capaz de ser tan insensible?

-Yo.... lo siento.... -se disculpó apenada y corrió a ayudarlo a ponerse en pie.



Mary

#588 en Joven Adulto
#1876 en Novela romántica

En el texto hay: romance, comedia, amorodio

Editado: 24.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar