Mi príncipe no tan azul

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 12

Williams observaba con mirada gélida la escena que se estaba desarrollando frente a sus ojos sin poderselo creer aún. Ese hijo de perra la había tocado, se había atrevido a hacerle daño. Tenía que hacer un verdadero uso de toda su fuerza de voluntad para no lanzarse sobre esa escoria y matarlo a golpes ¿como se atrevía?

     A pesar de todo su enfado desgraciadamente cuando Parris le comunicó hacia donde se habían dirigido había esperado encontrarse con algo como esto, venía solo rezando por llegar a tiempo y gracias a dios lo había hecho, no quería ni imaginarse que hubiese ocurrido si se hubiese retrasado solo cinco minutos más, impensable. Había que ser o demasiado tonto.... o inocente.... como para no imaginarse las verdaderas intenciones de este chico desde el primer momento, solo había que verlo.

-¿Se puede saber tu quien eres? -preguntó Jordan molesto mientras apretaba aún más el agarre de Rachel haciéndola soltar un gemido de dolor y Will se tuvo que controlar lo indecible para no lanzarse sobre el chico y partirle la cara.

-Soy el novio de esa chica que esta ahí -dijo con una mueca mientras señalaba a una atónita Rachel -Asi que aleja tus sucias manos de mi chica si no quieres problemas.

  Rachel se quedo de piedra ¿Acaso había escuchado mal? ¿Williams en serio habia dicho lo que ella creía que habia dicho?

-¡¿QUÉ?! -ella casi gritó exaltada -¿Novios? ¿Pero tu de que vas?

-Rachel.... silencio -dijo Williams en un tono de advertencia mientras pedía paciencia a todo el maldito cosmos ¿acaso esta chica era idiota? ¿es que no se daba cuenta de la situación?

-¡A mi tu no me mandas a callar! -se enojó ella y hasta Jordan tuvo que esconder una sonrisa que le duró solo una fracción de segundo ¿que pasaba con estos dos? -¿Quién te crees que eres para venir aquí de esa forma y decir que somos novios?

-Rachel ahora no por favor, lo hablamos luego -dijo en un tono que no admitía discusión y Rachel pareció darse cuenta por fin de la situación en la que se encontraba, esto no era ningún juego, era increible que hubiese perdido la cabeza por algo tan tonto como eso.

-Ya viste que aqui no vas a conseguir nada -le dijo en tono bajo a Jordan que aún la mantenía fuertemente sujeta sin quitarle los ojos de encima a un enojado Williams, sino hacia algo pronto esto podría terminar muy mal -sueltame de una vez y terminamos en paz, no quiero problemas.

-¿En serio pequeña? -Jordan la miro con sorna apretando más su brazo y Will tenso la mandíbula,  debia espera un buen momento o sino Rachel saldría lastimada y eso era lo último que quería -Es una lástima,  pues ahora con tu noviecito aqui, a mi me han entrado muchas más ganas de jugar.

    Ignorando a su enojado espectador se acercó a la boca de la chica para implantarle un beso que ella intentaba rehuir pero la voz de Williams lo detuvo.

-Bien, creo que ya empiezo a comprender de que va esto -comentó mucho más calmado mientras sonreia sardonicamente -No eres lo suficiente hombre para enfrentarme y necesitas esconderte detrás de una chica, como lo imagine.... todo un cobarde.

-¿A quien llamas cobarde playboy? ¿Acaso crees que tengo miedo de pelearme con un burguesito mimado? -Jordan lanzó a Rachel contra el pasto haciendola soltar un jadeo producto al impacto y encaró a Williams -Ahora veras de lo que soy capaz, te vas a arrepentir de haberme interrumpido.

-Estoy seguro de que si -le repuso Will divertido mientras le giñaba un ojo a una asustada Rachel que temía hasta donde podría llegar la situación.

      No era un secreto para nadie (excepto para Rachel evidentemente) que Jordan era un matón de primera y siempre se juntaba con lo más bajo de la sociedad. En su pasado se habia visto enfrentado a tres cargos de supuestas violaciones y agresiones, pero siempre había salido en libertad debido a los buenos contactos de su padre abogado alegando falta de pruebas, como si las palabras de los testigos no bastaran... pero lo peor era que se crei que tenía relaciones incluso con la mafia, aunque este hecho nunca fue confirmado.

    Al ver que finalmente Rachel estaba en una zona segura y era muy poco probable que resultase afectada, Williams, sin pensarselo dos veces se lanzó contra Jordan con la intención de descargar toda su rabia acumulada. El chico, siendo tomado por sorpresa ante tan impulsivo asalto intentó esquivarlo lo mejor que pudo sin ningún éxito,  recibiendo un fuerte puñetazo que lo lanzó al suelo con la nariz rota.

    Jordan observó anonadado como el playboy sin perder un segundo se le tiraba encima y comenzaba a golpearlo repetidas veces en el rostro sin darle tiempo a defenderse. Este chico que tenía ahora al frente no tenía nada que ver con el anterior. El de antes era un joven fino, educado y que parecía que no se había ensuciado las manos en la vida, pero el de ahora.... el de ahora era un demonio que exigía sangre.... su sangre para ser más exactos ¿quien diablos era este tipo?

     Williams estaba como poseído golpeando a Jordan y no parecía tener intención de detenerse, ni siquiera se había percatado de que el joven debajo de él comenzaba a perder el conocimiento.

-¡Williams para! -grito Rachel asustada mientras corria a su lado y le sostenia el puño ensangrentado, pero el parecía no estarla escuchando siquiera -¡Por favor detente!

    Finalmente Will parecio volver en sí y detuvo la sangrienta masacre que estaba llevando a cabo. Lentamente comenzó a separarse de Jordan que tenía el rostro sangrante y deformado por los golpes y miró a una llorosa Rachel que aún le sostenía la mano con fuerza.

-Por favor.... por favor no sigas.... -seguía diciendole ella entre lágrimas sin fijarse de que Will ya no le hacía caso a Jordan y solo la miraba.

     Poco a poco se fue soltando de su agarre y la tomo por la cintura para atraerla mas a si en un cálido abrazo que ella no reullo y solo se recostó en su pecho sollozando intensamente y a Williams se le encogió el corazón de verla así.



Mary

#389 en Joven Adulto
#1009 en Novela romántica

En el texto hay: romance, comedia, amorodio

Editado: 24.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar