Mi Querida Bestia [#1]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 10

Toda la mesa se queda en completo silencio después de la rabieta de Brad. Me muevo incomoda en mi asiento.

─No sé qué decir...Brad ─rompo el incómodo silencio, tartamudeando bajo mi mirada.

Una pequeña risa sale de los labios del abuelo de Brad, levanto mi vista posándola en él, el cual me sonríe y se sienta nuevamente en su lujosa silla. ─Tranquila Emily, ─me dice y toma un sorbo de su copa ─. Tú ya conoces a Brad y sabes que su personalidad no es nada fácil.

Claro que lo sé.

─Si eso es seguro ─respondo, inconscientemente me rio un poco al decir esto.

El señor Bill también se ríe. No puedo creer que esté alegre señor sea abuelo de la horrible bestia, sus personalidades son realmente diferentes, este hombre hace que recuerde los hermosos momentos que viví con mi abuelo.

¿Qué le ocurriría a la madre de Brad?

─Don Bill ¿Puedo hacerle una pregunta? ─pregunto sin dejar de mirarlo.

─Llámame Bill, Emily tú me caes bien ─dice viendo a Elena con repugnancia, ─y claro pregunta lo que quieras ─vuelve a posar sus ojos grises en mí.

No puedo creer que vaya a preguntar lo que estoy pensando.

Pongo mi ante-brazo derecho en la bonita mesa de madera, un poco nerviosa.

─ ¿Qué le ocurrió a la madre de Brad? ─inquiero de golpe, todos los que se encuentran en la mesa comienzan a murmurar y me arrepiento rápidamente haber hecho esa pregunta.

Veo a mi alrededor, tratando de escuchar lo que murmuran, pero no logro escuchar nada.

─ ¡Silencio! ─exclama el abuelo de Brad, todas las personas se quedan mudas al escuchar al señor Bill.

Don Bill coloca sus dos antebrazos en la mesa viendo a todos los que están a su alrededor con desaprobación, su mirada se detiene en mí.

─ ¿Brad no te lo ha contado? ─me pregunta con su entrecejo fruncido, haciendo que una arruga bastante pronunciada se marque en su frente.

Lamo mis labios ─no ─respondo bajando mi mirada al suelo. ─No debí preguntar eso...Lo siento.

─No te preocupes y con respecto a tu pregunta me temo que no podré responderla, si Brad no te lo ha contado es por algo. Para él no es fácil hablar de ese tema ─con cuidado comienza a despojarse del elegante saco de su traje ─, pero estoy seguro que cuando esté listo te lo contara. 

─Si claro ─respondo con ironía, espero que lo que están en la mesa no se hayan dado cuenta que mi respuesta está llena de falsedad, estoy segura que Brad nunca pero jamás me contara nada de su vida personal.

Un hombre vestido con un traje azul oscuro y corbata negra que está sentado del lado de la mesa en el que estoy sentada yo se pone de pie. Su cabello castaño cae alrededor de su frente, su rostro es decorado por una barba muy bien cuidada, tiene bonitos ojos negros y sus labios son muy parecidos a los de Brad.

¿Qué hago pensando en los labios de ese tarado?, me pregunto moviendo mi cabeza.

─Marta por favor sirve el almuerzo ─habla dirigiéndose a una mujer que está de pie a un lado de la mesa. El hombre es mucho más atractivo que el tal Steven, se ve que es un hombre impecable, todos los hombres de esta familia parecen actores de películas o novelas. La mujer a la que el hombre le ha pedido que sirva el almuerzo hace un movimiento con su cabeza de aprobación y camina hacia las puertas de madera por las que hemos entrado al comedor y sale. Luego de algunos segundos comienzan a entrar varias mujeres vestidas con el típico uniforme de amas de llaves, cada una de las mujeres que entran llevan en sus manos bandejas llenas de comida, pescados, ensaladas, jugos, panes, quesos, esto es alucinante, nunca en mi vida he visto tanta comida junta, no puedo disimular mi cara de asombro.

─Puedes comer lo que quieras Emily, bienvenida a la familia ─me comunica el hombre de traje azul con una sonrisa cerrada ─. Soy Jacob, tío de Brad ─me informa haciendo un movimiento con su cabeza, yo le sonrió con amabilidad.

«Bienvenida a la familia»

Yo NO soy novia de Brad, grita mi mente cuando analizo las palabras que me dicho el tío de Brad. Quiero decir la verdad acerca de toda esta farsa, pero dejaré que Brad me dé una explicación de porqué le dijo a su familia que supuestamente somos "novios".

Estoy tan pedida en mis pensamientos que no me doy cuenta que Brad se ha sentado en donde posteriormente estaba sentado.

─ ¿Todo está bien? ─susurra en mi oído, mi cuerpo se estremece al sentir sus labios tan cerca de mí.

Me muevo y lo veo a los ojos, siento como rápidamente me comienzo a ruborizar.

─Todo está bien ─confirmo y quito mi mirada de él.

Las mujeres terminan de traer toda la comida y comienzan a colocar bonitos platos y cubiertos frente a todos los que estamos en la mesa.

─Como ya lo ha dicho mi hijo Jacob puedes tomar lo que quieras Emily ─me dice el señor Bill, se ha terminado de quitar el saco de su traje, quedando vestido con una elegante camisa blanca. 

─Muchas gracias ─digo.

El amable hombre es el primero en tomar un pescado que se ve realmente delicioso, con mucha clase lo coloca en su plato y toma sus cubiertos para empezar a comer, tengo un leve presentimiento que seré un desastre comiendo, estoy acostumbrada a comer como una loca, no me importa come con la mano o llenarme la boca como una niña de cinco años, pero estando sentando sentada aquí siento que todos se burlaran de mi por no saber tomar los cubiertos o manchar mi ropa.



Monstrua Mayor

#195 en Novela romántica
#54 en Chick lit

En el texto hay: juvenil, romance, amor

Editado: 17.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar