Mi Querida Bestia [#1]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 41: Final

Narrado por Brad Truswell:

Miro el reloj que tengo en mi muñeca, solo faltan quince minutos para que el vuelo de Emily despegue, y es ahí donde recuerdo que debía entregarle algo, además no puedo dejar que se vaya sin verla por última vez, sin abrazarla, sin poder sentir sus labios sobre los míos.

Me pongo de pie y todos los proveedores que están sentados en la mesa de sala de juntas me miran ─yo no puedo seguir aquí ─comienzo a caminar a la puerta.

─Brad necesitas escuchar esta reunión ─me recuerda Bruno poniéndose de pie.

Yo detengo mis pasos y me giro en mis talones.

─Encárgate tu ─ordeno.

─Necesitamos tu opinión para todo ─me contesta.

Paso una mano por mi rostro ─no hay nada más importante que lo que debo hacer en este momento así que toma tu todas la decisiones, yo necesito verla ─sin decir nada más salgo a toda prisa de la sala, asegurándome de tener el sobre que le debo entregar a mi perfecta Mendiga.

Salgo a toda velocidad en mi moto hacia el aeropuerto, sin dejar de pensar en lo mucho que voy a extrañarla. Al llegar al aeropuerto voy corriendo por todos lados, y escucho que ya están llamando el vuelo que se dirige a Australia, a lo lejos por fin veo a la chica que hace que mi corazón se acelere, está terminando de despedirse de sus amigas y de Anderson, camino hasta ella con pasos firmes.

─Hola, Mendiga ─la saludo y ella me mira con sus ojos muy abierto ─. Sé que me dijiste que no...

Sus brazos me rodean antes de que pueda terminar la oración ─gracias por haber venido ─dice pegada a mi pecho.

Acaricio su cabello y beso su cabeza ─no podía dejar de ver por última vez a mi chica ─susurro y del bolsillo de mis jean saco el sobre que desde hace algún tiempo le tenía que haber entregado a Emily ─. Quiero que tengas esto ─Emily se despega de mi cuerpo para poder ver el sobre que tengo en mi mano ─, quiero que lo abras cuando llegues a Australia ─ella mira el sobre y luego me mira a mí.

─ ¿Qué es? ─cuestiona con su entrecejo fruncido, Emily toda su vida de curiosa.

─Lo sabrás cuando llegues a Australia ─respondo y ella pone su ojos en blanco.

Ella toma el sobre que tengo en mi mano ─está bien, señor misterio ─me sonríe levemente. Escuchamos que llaman por última vez al vuelo en el que partirá Emily.

─Llegó la hora ─digo y ella se vuelve aferrar a mí con fuerza, puedo escuchar como comienza a sollozar ─. ¿Recuerdas la primera vez que te vi? ─le pregunto y ella no hace más que llorar en mi pecho ─creía que eras una simple chica ─de mis labios se escapa una pequeña sonrisa ─y ahora veo que ese día fue el mejor día de toda mi vida ─ella niega con su cabeza sin poder decir nada ─y hoy, hoy es el día en el que partirás, haciendo que sea uno de los días más tristes de toda mi jodida vida.

─Lo...siento ─es lo único que logra decir entre llantos.

Niego con mi cabeza y la rodeo con mis brazos ─no hay nada que sentir ‼6susurro y mi voz se quiebra, toma aire para poder seguir hablando ─. Vamos, Emily debes soltarme, deber irte ─mientras digo esto siento que todo dentro de mí se ha rota, que mi alma ha vuelto a hacer una alma en pedazos.

Ella me abraza con mucha más fuerza ─no quiero subirme a esa avión ─solloza sin poder soltarme ─dime que estos es una horrible pesadilla, por favor dime que esto no está pasando ─ruega y de verdad me gustaría decirle que esto es una simple ilusión y que pronto acabara pero no es así, la vida no es justa.

─No, Emily no puedo decirte eso ─respondo y tomo sus brazos para poderla despegar de mí, esto es una verdadera tortura. Sus ojos empapado de lágrimas se encuentran con lo míos ─. Debes irte, llego la hora ─digo.

Ella limpia sus lágrimas con las palmas de su manos para luego tomar mi rostro entre sus manos y besar mis labios con verdadero amor ─Te amo, Bestia ─dice cuando termina su tierno beso. Nunca me había dicho "Te Amo" pero estoy seguro que lo está diciendo con verdadero sentimiento, que de verdad me ama.

Le sonrió ampliamente ─yo te amo mucho más, Mendiga ─respondo y esta vez soy yo el que tomo su rostro pero yo beso su frente ─nunca olvides eso ─digo con mis ojos entrecerrados cuando separo mis labios de su frente.

Ella vuelve a abrazarme ─adiós ─murmura.

─Adiós ─respondo con dolor, después de unos segundos Emily se termina de despegar de mí y se despide de sus amigas las cuales al igual que ella lloran, lentamente camina hasta su vuelo, girándose una última vez, clavando sus ojos en mí, lentamente mueve su mano y yo también muevo la mía. Sim más desaparece de mi vista y entiendo que se ha ido que lo que tanto había temido acaba de sucedes delante de mis ojos.

Narrado por Emily Besguel:

He pasado todo el maldito viaje llorando, llorando por todas las cosas que he dejado, por todos los momentos que viví y por todos los hermosos recuerdos que guardo conmigo. En este preciso momento estoy sentada una habitación vacía, tomo el sobre que me ha entregado Brad y pienso unos segundos si abrirlo o no, pero decido que debo abrirlo, debo ver que contiene. Comienzo a abrirlo y saco de él una tarjeta de crédito que lleva mi nombre, me quedo mirando la tarjeta sin poder entender absolutamente nada, vuelvo a introducir mi mano en el sobre y de ella saco una nota y comienzo a leerla:



Monstrua Mayor

#193 en Novela romántica
#53 en Chick lit

En el texto hay: juvenil, romance, amor

Editado: 17.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar