Mi querido profesor

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 9

Hunter me acaricia el rostro negando levemente.

-Sabes que si lo hago no habrá marcha atrás-dice en un tono suave.

Noto como mi corazón va frenando hasta que casi dejo de sentirlo. Empiezo a sentir vergüenza por mis palabras, por intentar ver que somos dos personas normales que se gustan. Siento como sin haber empezado nada, todo se hubiera acabado. Me bajo del coche sin despedirme y casi corro hacia el edificio. Me quito la ropa de mala manera y me tumbo poniendo mis brazos sobre la cara. No quiero pensar más en ese hombre. Ni quiero pensar que hubiera pasado entre nosotros si hubiésemos ido más allá de unas miradas. Mañana será otro día.


 


 

***


 

Hoy otra vez comienza la semana. Tengo superado el rechazo después de consultarlo con mis sábanas varias veces este finde semana. Algo me despeja de mis pensamientos. Una mano sobre mis ojos no me deja ver nada más allá.

-¿Quien soy?-dice una voz masculina demasiado conocida.

-Tal vez el director buenorro,¿No?-me echo a reír mientras Matt aparta sus manos de mi y se pone en frente de mi.

-De verdad te parece buenorro un hombre que tendrá más de cincuenta años-dice con seriedad.

-Si, así calvos me gustan todavía más-digo en un tono firme.

-Pues no tendré más remedio que raparme el pelo,¿No?-dice acabando con una risa contagiosa. Los dos nos reímos y decidimos entrar a la clase juntos.


 

Antes de comenzar la clase mi teléfono suena. Maldigo por no haberle puesto en silencio. Un número desconocido está llamándome decido cogerle por si puede ser algo importante.

-Si,¿Con quien hablo?-respondo

-Mi dulce Elle-responden al otro lado del teléfono. Esa voz...

-Necesito verte,¿Podrías después de clases?Tu madre me dijo la universidad que es podría pasar a recogerte y tomarnos algo juntos-parece nervioso.

-Papá...-intentó aguantar mis ganas de llorar.

-Si,Mi pequeña-responde mi padre emocionado. Durante unos segundos me quedo en silencio porque si no se que voy a romper a llorar.

-Déjame verte hija, de verdad que lo necesito-dice con una voz que me hace recordar cuando me mantenía en sus brazos cuando era pequeña. Me sentía tan a salvo.

-Vale,papá. Pero...-trago saliva y decido terminar- ¿Puedes venir a buscarme ahora?

-Si, claro que si.-dice firme.


 

Todavía no llegó el profesor así que decido salir de la clase corriendo. Busco la salida llena de bombardeos de imágenes. Él va a venir a por mí después de tanto tiempo. Las lágrimas se derraman por mi rostro sin poder huir de ellas. Al salir de la universidad cojo todo el aire que puedo intentando poder calmarme. Saco la cajetilla y me enciendo un cigarro. Suelto el humo, y cierro los ojos intentando sacarme todo esto de mi cabeza.


 

Un pitido de un coche me hace mirar a este. Es él. Es mi padre. Me acerco con nerviosismo mientras él sale del coche. Después de tantos años sigue igual de guapo y elegante. Nos acercamos y mi padre me rodea con sus brazos. Este gesto me provoca como que todo lo malo fuera a desaparecer. Decido saborear cada minuto de ese abrazo que todos estos años añoré. Me aprieta más contra él y yo le devuelvo el abrazo.

-Mi Elle-se le caen unos lágrimas.

-Papá-lloró en su pecho y sus caricias me arreglan parte de ese corazón que tenía roto.


 

***

Al llegar a casa Abby está en la encimera de la cocina estudiando. La abrazo por detrás demostrando mi felicidad.

-¿Donde narices has estado?-dice a regañadientes-Te he estado buscando por toda la universidad.

-Estuve con mi padre-digo sin poder evitar quitar mi sonrisa del rostro.

Se baja de la silla y me envuelve en un abrazo intenso.

-Elle, no sabes cuantas veces he pedido que tu padre volviera.-dice emocionándose.

-Fue algo tan bonito y emocionante Abby-me siento en el sofá y ella a mi lado- Sigue siendo un hombre tan elegante, no parecen que los años hayan pasado por él.

-¿Y que hablasteis?-dice interesada

-Pues quiere que recuperemos este tiempo perdido, así que en vacaciones me va a llevar con él y con su mujer a la playa-sonrío ilusionada.

-¿Y que tal la situación de conocer a tú madrastra?-pregunta directamente Abby.

-Bueno, no me disgusta mucho. Ya hace tiempo comprendí que mis padres no volverían a estar juntos.-me encojo de hombros.

-Entiendo, y me encanta la idea de que vuelvas a estar con tu padre, Elle-me besuquea la cara sin parar y es inevitable quitarla de encima.


 

Por la noche un mensaje interrumpe mi sueño ya que estaba casi en el punto de arroparme con Morfeo. Cojo el teléfono un poco indignada y lo desbloqueo para ver quien es.


 

-Hola Elle,¿Como estás? Estoy un poco preocupado por tu ausencia en mi clase. En cuanto puedas, hazme saber qué ocurrió.

Att: Hunter.


 

Me quedo estática por su mensaje a estas horas. Tampoco es normal que tu profesor te escriba a estas horas. Y ahora que lo pienso,¿Como tiene mi numero? Yo nunca se lo di. Decido responder.


 

-Buenas profesor Hunter.¿ Cómo conseguiste mi número. Att: Elle.


 

Mando el mensaje y me siento sobre la cama esperando su mensaje. Al momento vuelve a sonar mi teléfono avisando de un mensaje.


 

-Eso es secreto mío. Sabes que si te pasa cualquier cosa aquí me tienes. Att:Hunter


 

-¿Y si te necesito que pasaría?Att:Elle


 

-Ahora nos vemos. Att:Hunter


 

Me quedo quieta sobre la cama pensando que puede ser una broma. Pasan más de veinte minutos cuando mi teléfono suena.


 

-Ábreme. Att:Hunter



Estefaníaperez

Editado: 14.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar