mi regalo de navidad

Tamaño de fuente: - +

Recibiendo al niño Jesús

-chicos vayan a dormir, para que reciban al niño Jesús- dijo mi tía Carol.

-mama, estamos bien grandecitos para eso- le dijo mi primo franco.

-hay si miren al vejestorio este- dijo en burla- ahora se cree muy mayorcito solo por tener 18 años.

-que ustedes no tengan que ir a dormir por estar ya grandecitos, no quiere decir que los mas pequeños no tengan que hacerlo- dijo mi tía Betty.

-cierto pequeñajos vallan a dormir que ya viene el niño Jesús- les dije.

Luego de haber ayudado a mi mama y a mis tías a llevar a los pequeños a dormir, los más grandes ayudamos a poner los regalos debajo del árbol.

Una vez que ya se hicieron las doce, fuimos a despertar a los niños, aunque en mi interior ya sabía que ellos no se encontraban muy dormidos que digamos.

-llego el niño Jesús, vamos flojos levántense- les gritaba Nicole.

-vamos chicos en mis tiempos no éramos así de lentos, ¿Qué no están emocionados por los regalos que trajo el niño Jesús?- les pregunto verónica.

-si estamos emocionados- respondió mi primo de cinco años Justin.

-ok, entonces vamos- salió corriendo del cuarto.

Al ver su acción las chicas y yo decidimos imitarla como en los viejos tiempos, mientras íbamos bajando corriendo las escaleras cantábamos un villancico de navidad.

-tum, tum ¿quién es? Gente de paz, abranos la puerta que ya es navidad- cantábamos a voz en grito.

Una vez en la sala, los pequeños fueron abriendo sus regalos, a pesar de la situación económica por la que atraviesa el país, eso no impidió que los pequeños este año recibieran sus regalos.

Mis amigas y yo nos encontrábamos súper emocionadas, recordando cómo era abrir nuestros regalos cuando éramos pequeñas, pero que ya fuéramos todas unas adultas eso no fue impedimento para nosotras, ya que nos encontrábamos abriendo los regalos junto con los pequeños.

Recibir al niño Jesús es algo sumamente emocionante y hermoso, pero lo más emocionante es poder recibir esos regalos que te da la vida, esos regalos que vienen plagados de felicidad y amor.

Este año yo recibí el mejor regalo del mundo. Mis amigas, las cuales amo con toda el alma.



ari guedez

#12956 en Novela romántica
#2112 en Chick lit

En el texto hay: esperanza, amor y amistad, paz y armonia

Editado: 20.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar