Mi segundo nombre es desastre: Escenas extras

Tamaño de fuente: - +

Extra 7: Juntos.

La semana que transcurrió luego de que Andie yo comenzáramos con nuestra extraña relación solo puede ser descrita como confusa. Pues aunque yo fui el que propuso ese trato en primer lugar, rápidamente me di cuenta de lo equivocado que estaba al proponerlo ya que durante estos días mis sentimientos por Andie han crecido cada vez más.

Así que cuando Tomas me invito a ir con él, Henry y los demás a salir el sábado en la noche, inmediatamente le dije que si pues no me perdería esa salida por nada del mundo por lo que después de cenar nos dirigimos hacia un bar/karaoke que los chicos suelen frecuentar.

Realmente está resultando ser una noche muy divertida, la presentación que hicimos Elias y yo de Sexy back fue muy bien recibida y aunque yo estaba completamente enfocado en Andie, pude notar como otras mujeres también disfrutaron de nuestra presentación.

Al bajarme del escenario de inmediato me dirigí a la mesa donde se encontraba Andie pero a medio camino fui interceptado por una rubia que comenzó a coquetear conmigo. Y si debo ser honesto casi no le preste atención pues justo en ese momento Andie se levantó de la mesa y se fue rumbo al baño así que disculpándome con la mujer frente a mí, me acerque a nuestra mesa y me senté a esperar a Andie.

Luego de varios minutos Andie vuelve a la mesa y me sorprendo al ver que no viene sola, pues Damon se encuentra caminando junto a ella y cuando llegan frente a nosotros y noto que están tomados de las manos no puedo evitar fruncir el ceño.

—Buenas noches —dice el indeseable—. Creo que no hemos sido presentados formalmente, mi nombre es Damon.

—Hola Damon, yo soy Henry —dice el susodicho señalándose para luego señalar a los demás—. Él es mi novio Tomas, su hermano Sebastian, mi amigo Elias y ella es Rissa.

—Gusto en conocerlos —dice Damon sonriendo.

—Igualmente —contestan todos menos yo.

— ¿Qué hace el aquí? —le pregunto a Andie mirándola con seriedad.

—Andie me invito —responde Damon por ella.

—No estoy hablando contigo —digo sonando un tanto grosero para luego mirar a Andie fijamente —. ¿Eso es cierto?

—Pues… —balbucea no sabiendo que decir.

—Esto es genial, sencillamente maravilloso —mascullo mientras me levanto de la mesa.

Comienzo a acercarme al Dj con un plan en mente y luego de hablar con él para decirle la canción que quiero cantar, respiro profundamente para luego comenzar a hablar.

—Hace dos meses conocí a alguien —sonrío mientras revuelvo mi cabello—, y aunque al principio no nos llevábamos muy bien, de hecho creo que ella incluso hasta me odiaba, las cosas lentamente fueron cambiando entre nosotros y hace casi 2 semanas pasó algo que lo cambio todo.

Miro rápidamente en dirección a Andie y noto como esta me está mirando completamente impresionada.

>>Desde ese día no he dejado de pensar en ella y realmente espero que a ella le pase lo mismo. Así que esta canción se la dedico a Andie, esperando que pueda entender finalmente como me siento.

Comienzo a cantar “What if i told you” de Jason Walker y mientras lo hago mis ojos nunca dejan los suyos. Mientras me escucha cantar un adorable sonrojo cubre sus mejillas y me siento increíble al ver que de hecho le está prestando atención a la letra de la canción sabiendo que realmente siento todo lo que estoy cantando.

Pero todo se viene abajo cuando veo que Damon se encuentra sentado junto a Andie susurrándole cosas al oído mientras esta sonríe, por lo que mientras siento como todo se desmorona por dentro simplemente hago una mueca y continúo cantando. Una vez que termino la canción me bajo del escenario y sin tan siquiera mirar en dirección a la mesa donde se encuentran todos, camino hacia la puerta y salgo de bar.

Mientras camino alejándome del bar no puedo evitar pensar en lo tonto que fui al pensar que Andie se fijaría en mí, después de lo mal que la trate al principio no me sorprende en lo absoluto que no quiera nada conmigo. De pronto siento como alguien toma mi brazo y detiene mi caminata abruptamente.

— ¿Qué quieres? —pregunto groseramente una vez que volteo y veo que Andie está frente a mí.

—Me gustaría saber por qué te fuiste del bar así de repente —responde encogiéndose de hombros.

—Eso no es de incumbencia, por qué no mejor vuelves al bar con tu querido Damon —digo retomando mi caminata.

— ¿Eso es lo que te tiene molesto? —Pregunta mientras camina junto a mí—. ¿Qué Damon y yo hablamos?

—No, lo que me tiene molesto es que yo prácticamente derrame en público mis sentimientos por ti y no te importo en lo absoluto —respondo negando con la cabeza.

— ¿Quien dijo que no me importó? —pregunta seriamente—. Tú simplemente te fuiste antes de que yo pudiera decirte algo.

— ¿Y que querías que hiciera? Que me quedara a verte mientras coqueteabas con Damon —respondo bufando.

—Yo en ningún momento coqueteé con Damon, simplemente estábamos hablando —explica con calma.



Liz Tovar

#807 en Novela romántica
#279 en Otros
#89 en Humor

En el texto hay: romance, romance de oficina, romance en el trabajo

Editado: 06.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar