Mi segundo nombre es desastre: Escenas extras

Tamaño de fuente: - +

Extra 4: Festival.

— ¡Estas mintiendo! —exclama Andie mientras abre la puerta del departamento.

—Te juro que es cierto —aseguro entrando detrás de ella y cerrando la puerta—, eso que vi ese día era un fantasma.

—Realmente me cuesta creerte —dice riendo.

—Yo sé que es difícil de creer, pero eso no evita que sea real —digo a la defensiva pues casi nadie me cree cuando digo que vi un fantasma.

—Bueno, si tú crees que fue real, tal vez lo sea —dice finalmente.

Al ver que la sala se encuentra vacía y unas voces provienen de la cocina, decidimos dirigirnos hacia donde provenían las voces y nos encontramos a Henry y a Tomas hablando tranquilamente mientras Henry revisa algo que está en el horno.

— ¿Qué están cocinando? —pregunta Andie con curiosidad.

—Lasaña, ensalada cesar y jugo de maracuyá —responde Henry.

— ¿Qué pasó? —pregunta Andie un poco preocupada.

— ¿Por qué lo preguntas? —cuestiona Tomas.

—Porque hicieron mi comida favorita, eso significa que tienen algo que decirme que no va a gustarme —responde Andie encogiéndose de hombros.

— ¿Y puedes deducir eso solo por su elección para cenar? —pregunto impresionado.

—Si puedo, soy así de increíble —dice para luego reírse.

—Andie y Sebastian, por favor lleven los platos a la mesa —indica Henry sacando la lasaña del horno.

Andie se acerca a uno de los gabinetes y sacando los platos, me los entrega para luego tomar los vasos y los cubiertos y caminar hasta la mesa del comedor y colocar las cosas en la mesa. Caminando detrás de nosotros vienen Henry y Tomas cargando la comida y una vez que todo se encuentra colocado, nos sentamos en la mesa para comenzar a comer.

— ¿Ya arreglaron las cosas? —pregunta Tomas luciendo curioso.

—Algo así —responde Andie mientras se sirve ensalada cesar.

—Estamos en eso —respondo sonriendo.

—Bueno Andie, la razón por la que hice esta cena es porque quiero preguntarte algo —dice Henry ligeramente nervioso.

— ¡Oh por dios sí! —exclama emocionada—. Me encantaría ser su dama de honor.

— ¿De qué hablas? —preguntan Henry y Tomas al mismo tiempo.

— ¿No van a casarse? —replica confundida.

— ¡Claro que no! —exclama Henry asustado—. Es decir, no me opongo a la idea de casarme pero eso es algo de lo que no hemos hablado aun, como sea eso no es lo que quiero preguntarte.

— ¿Me pedirás hacer algo ilegal? Elias puede que te consiga acceso a químicos peligrosos, pero sabes que yo soy experta en esconder un cadáver y que éste nunca sea encontrado —dice con calma, como si esconder un cadáver fuera cosa de todos los días.

— ¿Cómo es que sabes esconder un cadáver? —pregunto con interés.

—No quieres saberlo —responde simplemente.

— ¿Podrías dejarme hablar? —Pregunta Henry comenzando a enojarse por lo que de inmediato Andie hace silencio—, gracias. A lo que iba, la razón por la que hice toda esta cena es para preguntarte si te gustaría participar conmigo en el festival.

— ¿De qué festival hablan? —pregunto confundido.

—Del festival que hacemos en la academia todos los años —responde Tomas—. Es un día donde algunos de los estudiantes se presentan y nosotros los profesores estamos obligados a presentarnos.

—Sirve para mostrarle a las personas lo que los estudiantes han aprendido y también ayuda como publicidad para la academia —continua Henry—. Entonces Andie ¿Participarías conmigo? Serían solo dos canciones.

—No, ni lo pienses —responde mientras comienza a engullir lasaña nerviosamente.

—Por favor Andie, sabes lo bien que suenan nuestras voces juntas, no le niegues eso al mundo —dice Henry tratando de convencerla.

—No lo haré, sabes que no me gusta mucho cantar frente a personas que no conozco —dice mientras niega con la cabeza.

—Pero si cantamos juntos la primera vez que me toco presentarme en el festival —replica Henry.

—Eso fue hace 4 años y la academia no era ni la mitad de reconocida de lo que es ahora —dice con seriedad—. Además no entiendo por qué de pronto quieres cantar conmigo si te ha ido bien sin mí estos últimos años.

—No es algo repentino, llevo pensando esto desde mi cumpleaños hace 3 meses —asegura Henry—, cuando cantamos juntos en ese karaoke recordé lo divertido que es cantar contigo en un escenario y todas las veces que ganamos los concursos de talento de la escuela, así que me puse un poco nostálgico.

—En la escuela no tenía tanto miedo escénico como ahora y no asistían tantas personas a vernos así que no cuenta. Además el día de tu cumpleaños estaba borracha por lo que no recuerdo haber cantado contigo —dice tratando de excusarse.

—Pues lo hiciste —dice Tomas—, y fue realmente increíble. Jamás pensé que pudieras cantar y bailar de esa manera.



Liz Tovar

#774 en Novela romántica
#270 en Otros
#89 en Humor

En el texto hay: romance, romance de oficina, romance en el trabajo

Editado: 06.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar