Mi Stalker

Tamaño de fuente: - +

20. "Son solo palabras"

Liz

Como si no bastara con la pequeña discusión con Christopher, aparece el chico que no quería ver en un buen rato, mucho menos hoy.

Pero como comienzo a detestarlo cada vez más y quiero que se vaya para que pueda hablar en paz con Christopher, ahora estoy frente a frente con Josh. Al menos no soy tan enana con él, solo me pasa por cinco centímetros como mucho, y lo idiota no se le quita nunca.

—Ya, dime, Josh, ¿qué haces acá?

—Pues, quería verte, ¿no es obvio? —dice y mira a Christopher, quien está a mi lado. —No tardaste mucho en reemplazarme, ¿o sí, linda?

—Cállate, no eres nadie para decirme qué hacer con mi vida.

— ¿No lo estaba haciendo él hace unos momentos? Estaba pidiéndote que te quedes.

—Confundes las cosas —dice Christopher antes que yo diga algo. —Por algo te detesta, ¿no es así? Debe ser por lo molestoso que eres.

—No tiene idea ¿cierto? —dice ignorándolo por completo.

— ¿A qué se refiere? —dice Christopher a mi lado, pero solamente me concentro en lo que dirá el loco frente a mí.

—No siempre estarás para alegrar al resto, tienes que pensar en ti. Porque eso es lo que quieres, que te dejen en paz por un tiempo. Que nadie te controle o critique por una vez en tu vida. Por esa razón anhelas irte de una vez, lejos y por mucho tiempo.

—No es así, Josh...

—Él quiere que te quedes con él. Pero tú no sientes nada por él, ¿o sí? Tarde o temprano te dejará y te arrepentirás de muchas cosas.

No respondo ante ello, no sé qué responder. No tengo mis sentimientos claros con respecto a Christopher, todo fue tan rápido que no me dio mucho tiempo a pensar sobre esto. Ni si quiera sé exactamente los sentimientos de Christopher, nunca quedamos de acuerdo en lo que somos realmente.

Puedo sentir la mirada de Christopher en mí, yo solo miro con recelo a Josh, quien mira con aparente diversión esto. Eso es lo que quiere, intenta que me aleje de Christopher. Pero lo hace a modo de solamente palabrería barata.

— ¿Y bien, Liz? ¿Sientes algo por él? —dice sacándome de mis pensamientos.

—No tienes porqué saberlo, Josh.

—Pero él sí tiene que saberlo. ¿O acaso no lo quieres como él a ti?

— ¿Estás acaso celoso, Josh? ¿Es porque terminamos?

Odio admitir que salí con él un tiempo... antes que se alejara del establo. La peor decisión que tomé fue esa, completamente.

—Ay, querida, no intentes cambiar de tema, eso no funcionará ahora.

—Solo vete y déjame en paz, ¿quieres?

—Está bien, me iré, pero creo que necesitas hablar con tu nuevo chico sobre algunas cosas —guiña un ojo y se va antes que le diga algo.

En definitiva, este no es un muy buen día. Kelly es una metiche, se enteró de toda mi situación, así que no me sorprendería que le haya dicho de eso a Josh, siempre fue una envidiosa. Y se cuentan todo como los primos que son.

Pero no es mi culpa ser muy buena en lo que hago, ganar diplomas, listones y demás. Sin contar que a mí me ofrecieron la beca, ella apenas y ha podido seguir a la siguiente etapa de las competencias. No oculta su evidente odio hacia mí, me lo ha dicho en la cara y a mí me ha valido un rábano sus palabras.

Dejo escapar un pequeño suspiro antes de dirigir mi mirada hacia Christopher, quien espera una respuesta. Pero no sé qué responder, antes que interfiriera Josh, estábamos intentando resolver el tema de mi viaje adelantado. Y ahora, creo que tendré que resolver este tema de no sé qué, me estoy confundiendo cada vez más.

— ¿No sientes nada por mí?

— ¿Vas a creerle? —pregunto ofendida. —Christopher, ayer te dije lo que siento por ti, ¿y vas a creer en sus palabras?

—No creas que no entiendo todo esto, Elizabeth, sé que quieres irte pronto, que quieres olvidarte del resto en España.

—No es así, yo no quiero eso. Solo son palabras, nada más.

— ¡Entonces dime qué quieres!

—Estudiar lo que me gusta en una buena universidad.

—Parece que solo te importa la escuela, Liz.

—No es así.

—Pero quieres irte, ¿no? Lejos de todo y de todos. Como si no te importara tener una vida social.

— ¿Vida social? ¿Crees que, si no me importara nada más que el estudio, estaría aquí contigo ahora mismo? —digo muy dolida. —Creí que Mía te había dicho como soy, pero no te dijo todo.

— ¿Cómo qué?

—Yo no quiero alejarme de nadie, aprecio bastante a todos aquí, pero... sí quieres que me vaya, bien, me iré antes a España. Ya que tanto quieres deshacerte de mí -parece que eso le afectó, porque su mirada cambia a una arrepentida.

—Liz...

— ¿Quieres llevarme a mi departamento por favor? Necesito arreglar algunos asuntos pronto, ya perdí demasiado tiempo aquí —lo interrumpo evitando mis lágrimas de rabia, ya no quiero discutir y menos con él.



Elizabeth Barzola

#1030 en Novela contemporánea
#12054 en Novela romántica

En el texto hay: amor, amistad, equitacion

Editado: 26.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar