Mi último suspiro

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 2

Me despierto más temprano de lo inusual, sábado en la mañana dispuesta a permanecer dormida hasta que mis ojos se hinchen pero el ruido de un auto me impide seguir con mis planes, me levanto de mi cama y camino hacía la ventana y veo un auto de mudanzas, por fin alguien se había decidido a utilizar la casa del frente ¿Quién será el o la atrevida? Mi pregunta se resuelve rápidamente al ver salir del camión a un jóven con cajas en sus brazos para llevarlas adentro de la casa, es demasiado apuesto que cambio mis planes a quedarme ahí espiandolo, con mi pijama que era confirmada por un short blanco y una camiseta del mismo tono, solo llevaba eso puesto, la ropa interior la había dejado para otro día, además que no me importaba tanto que me vieran de esa manera, se transparentaba un poco, pero no lo suficiente para crear morbo.

La pelirroja trajo a su hijo a vivir aquí, como si fuera un hotel, agradezco que no estén la mayor parte del día en casa, mi padre todo el día trabaja y ella normalmente está encerrada en la habitación de ellos al igual que su hijo, tiene aproximadamente 20 años, bastante mayor para no ser independiente pero no lo juzgo, el tiempo que lleva aquí no se ha metido conmigo, al contrario es bastante amigable pero eso no disminuye mi odio que le tengo hacia su madre y mi padre, ellos tienen su propia familia y yo no formó parte de ella, ni por delirio formaría parte de ellos y mi madre, cuando mis padres se divorciaron se fue embarazada de mi padre, el no se quiso hacer cargo entonces ella decidió hacerle creer a su pareja que era de él, no me sorprende de ella.

Preparo unos waffles solo para mí, procuro que ellos nunca intervengan en mí, y desde la ventana principal lo sigo espiando, cabello castaño como el mío, peinado hacia atrás, lleva un suéter color gris ajustado a su cuerpo, dejándome hacer ilusiones sobre sus brazos y abdomen bastante trabajados subo corriendo a mi habitación para tener mejor vista de él y abro la ventana para poder escucharlo, recuerdo que tengo mi celular a la mano y decidí tomarle una foto para enseñarle a Luca quién será mi nuevo vecino, lo saco de mi bolsillo y cuando estoy a punto de enfocar cometo la más grande de mis torpezas, se resbala el aparato de mis manos sudorosas y cae al suelo, él voltea al observar el acto

— Mierda! — digo con preocupación, he sido descubierta, bajo las escaleras rápidamente para ir por mi celular, abro la puerta y lo veo parado justamente donde esté calló teniéndolo entre las manos

— Me gusta la manera en que recibes a tus nuevos vecinos, pero para la otra deberías sujetar mejor las cosas — Dice burlándose de mi y mi torpeza — Tranquila, mejor deberías de volver antes de que siga viéndote en pocas prendas — Dice con una sonrisa de lado, sus hoyuelos no tardaron en aparecer por el acto, siento mis mejillas calentarse 

— Eres un idiota — Le digo arrebatándole de las manos lo que me pertenece para entrar casi corriendo a mi casa cubriendo mis pechos

— Muñeca, yo no fui quién tiro eso por la ventana tratando de fotografiando, ahora dime quién es el idiota — volteo a verlo, no puedo creer la cantidad de bromas que pudo decir en un solo instante, le hago una mirada de odio para seguir con mi camino — Mi nombre es Dimitrick— dice para luego seguir con lo suyo

Entro como puedo a mi casa y camino frustrada a mi habitación, abro la regadera y dejó caer el agua tibia en chorros a mi cuerpo, y analizó lo ocurrido, una sonrisa se me dibuja en el rostro, tengo un nuevo vecino.

Me pongo un short ajustado a mi cuerpo acompañado de una sudadera color menta  cubriéndolo, junto mi cabello en un sólo montón recogiéndolo todo por completo.

Veo mi celular sentada en la cama, observando todos los rasguños que se le hicieron por la caída y cuando lo enciendo tiene un número escrito, un número telefónico, lo añado a mis contactos, sonrió al pensar que no tuve que pedirle su número, me resultó más fácil de lo que pensaba, un sonido me saco de tope de mis pensamientos, era la puerta de mi habitación

— ¿Si? — respondo para ver quién es

— Allisson, no te has dejado ver todo el día, baja — reconozco su voz que me hace torcer los ojos

— lárgate de aquí pelirroja — Jamás le digo por su nombre, Mara no me causa buena espina desde que está aquí, cada vez que la veo o escucho mi día empeora, el dinero de mi padre puede ser un gran anzuelo para muchas mujeres como ella

— Eres más que solo una malcriada — entra a mi cuarto abriendo con fuerza la puerta, lanza cada palabra con odio, y yo solo la miró con tranquilidad acostada en mi cama, antes de terminar de hablar se fijo hacia afuera para ver si nadie venia

—Ey ey ey, deberás de estarle ladrando a mi padre para que te dé más dinero, largo de aquí — Me levanto la empujó con rabia afuera de mi habitación

—Allisson! — la voz de mi padre se hizo presente — Así es como tratas a la mujer de esta casa — me mira con enojo — Le debes respeto que ella se hace cargo de ti

— ¿A cargo padre? Por Dios ya soy mayor de edad, y respeto no te lo debo ni a ti, asi que dejen de ensuciar mi alfombra y salgan de aquí — Lo miro con lágrimas en los ojos, al final de todo siempre me ha dolido toda esta situación, que el prefiera darle lugar a otra mujer que no es de su sangre que a mí, siempre le cree a ella, eso hace que pierda la confianza de mi padre, la pelirroja rie atrás de mi padre y yo sólo me muestro débil llorando

Comienza a oscurecer y miro el cielo por la ventana, está estrellado, salgo de mi habitación para que me dé el fresco, la depresión se hizo presente, salgo de la casa y me dirijo al parque que Luca y yo íbamos a platicar, me siento en el columpio que acostumbraba y miro con nostalgia a lado mío, el columpio de Luca vacío me hace recordar lo sola que estoy cada vez más, comienzo a llorar al ver que ya no tengo a mi fiel amigo cerca, cada momento recordado oprecionaba a mi corazón cada vez más. 



Nayeli Fonseca

#3031 en Novela romántica
#643 en Thriller
#351 en Misterio

Editado: 09.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar