¡mi Vida!

Tamaño de fuente: - +

5

na semana más y la misma rutina, no se hasta cuando pueda seguir aguantando, todo esto.. 
Una semana más y todas las noches me atormenta el mismo sueño, despierto sudando y llorando..

-juliette, ya me voy a trabajar, te deje el desayuno listo.. dijo mi madre desde la puerta de mi habitación pero sin entrar.

No dije nada y seguí acostada, no quería verla a ella ni a su esposo, anoche no cerraron la puerta de su cuarto bien y vi como se drogaban, y aunque se que ella lo hace, es duro verlo, y me molesta, me molesta que ella no se de cuenta como esa mierda esta acabando con su vida, como día a día se va demacrando y consumiendo por esa porquería. Me molesta que ella no le importe nada más que su esposo y sus vicio..

-dale juliette, tu eres una niña fuerte..no llores - Decía mi padre cuando caí de la bicicleta aprendiendo a manejarla..

-es difícil papi..- dije sollozando.

-claro que no me niña, solo tienes que tener más confianza.. no te rindas, yo se que tu puedes, sigue intentándolo.. - mencionó mientras me ayudaba a subir nuevamente a la bicicleta.

-no me sueltes papi.. - y empecé a pedalear con mi papá detrás de mi sosteniendo la bicicleta.

-siente la brisa en tu rostro Juliette.. siente la libertad.. - me dijo y pedalee   con más seguridad.. de pronto no siento a mi papa detrás y yo... yo estaba manejando sola..

-papi, lo logre... - grité desde la distancia.. y al girar estaba mi padre junto a mi madre abrazados y sonriendo hacia mi.

Volví a pedalear hasta llegar donde ellos estaban y baje de la bicicleta..

-esa es mi niña, ya está grande y fuerte.. - mi madre dijo mientras se agachada y me abrazaba dándome un beso en la mejilla.

-si, ya estoy grande- respondí colocando las manos en puño para luego llevarlas a mis caderas y hace una pose de superioridad. Escuche como mi madre y mi padre reían a carcajadas y haciendo que yo riera con ellos.

Esos recuerdos volvieron a mis, recuerdos de una familia feliz cuando mi padre vivía. Como extraños a mi padre, como extraño a mi madre, la que sonreía, la que me alentaba a que fuera mejor, la que me abrazaba y besaba, no está que tengo, esta no es ni la sombra de lo que fue junto a mi padre...

Me levanto, de mi cama, para dirigirme al baño, ya es hora de que me levante.. me pongo de pie y siento mis piernas débiles, y el piso se mueve, una sensación extraña recorre mi espalda, unas gotas de sudor recorren mi rostro, todo se empieza a tornar borroso, levanto mis manos para llevarla a mis ojos, pero estas me tiemblan.. caigo de rodillas, el aire me esta faltando, la oscuridad me consume.... ya no siento nada, todo es oscuridad....

-juliette corre.... no te detengas... no te quedes atrás..

-no.. no puedo correr más, mis piernas me duelen..

-si no escapa el te alcanzará, te hará lo mismo que a mi.. corre...

-pero quien? Que te hicieron? Donde estas?

-corre...

-¿por que ya no vienes? Te necesito.. tienes que saber algo....

-ya no existo.. pero tu si.. escapa, huye, corre juliette....

Desperté y estaba tendida en el suelo de mi habitación, no se por cuanto tiempo estuve allí, no se si estuve desmayada, o me dormí, solo se que otra vez el mismo sueño, el mismo bosque y el corriendo y yo siguiendolo, pero nunca lo alcanzó, nunca me dice donde esta...

Me levante del frío suelo aún sintiéndome débil, camine hasta el baño y después de darme una ducha, ya me sentía un poco mejor, y estaba segura que después de comer recuperaría fuerzas par un día de "trabajo"..

-si, buscas el desayuno, ya no está, me lo comí.- dijo Richard desde el sofá donde estaba acostado de largo a largo con el control del Tv en la mano cambiando canales.

-y por que mierda te lo comiste? Era mio, era mi desayuno..

-tenía hambre y como a ti no te dio la gana de bajar... - dijo sin completar la frase y encogiendose de hombro..

Quise tener un cuchillo para saltar sobre el y clavarselo en la espalda, o no, mejor en el cuello.. me giro muy lentamente para caminar hasta la cocina y así buscar mi arma homicida. No me importaría pagar una condena, siempre y cuando acabará con el y mi madre fuera libre, y tal vez de algún modo aunque suene ilógico yo también sería libre, entre rejas pero libre. 

-ni se te ocurra.. - dijo a mi espalda.. ¿Pero en que momento se levanto del sofá? Y cuando llego hasta mi?

-pe...pero.. que? - dije tartamudeando....

-se lo que piensa..

Que? Acaso es psíquico? Como sabe que pienso?

-si, se lo que piensas, y te advierto si algo me sucede igual tu mamá lo pagará, tengo contactos sabes?. - dijo sonriendo..

-eso es mentira, y yo no estoy pensando nada.. -
-Y entonces que vas a hacer a la cocina? -

-yo.. este...mnnn... voy a ver que puedo preparar.. si.. eso voy a ver que puedo comer.. respondí y do un paso para entrar a la cocina l, pero el me detuvo sosteniendo no brazo para que caminará..

-me crees estúpido? Dijo susurrando cerca de mi rostro, pude sentir su aliento que apestaba a licor..



yesce

#1355 en Novela romántica
#323 en Chick lit

En el texto hay: amor, violencia, bebes

Editado: 07.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar