¡mi Vida!

Tamaño de fuente: - +

17

Me apoye en la puerta y me deje caer hasta el suelo, doblando mis piernas hasta llevarla al pecho y ocultar mi rostro entre ellas..

¿Que mal tan grande hice para vivir esto?¿Acaso fui tan mala en mi otra vida? ¿No merezco un poco de felicidad? Pensé mientras el dolor me consumía por dentro pero sin llorar..

Una semana ha pasado, una semana donde e evitado a Axel, sus mensajes y sus llamadas, una semana donde enterraron a Derek, y conocí a su hermana, y una semana donde mi rutina a sido la misma, conseguir dinero para Richard, ocultar mi embarazo..

Hoy es lunes y mi madre no fue a trabajar.. por que? No se, pero lo averiguare. Baje a la cocina tenía un hambre atroz y allí estaba mi madre preparando el desayuno...

-buenos días... - dije estando frente de ella..

-buenos días juliette.. - dice ella mientras seguía batiendo la mezcla para panqueques..

-por que no fuiste a trabajar? Pregunte directamente..

- pues por que ya no tengo trabajo.. - respondió tan tranquila encogiéndose  de hombro..

-que? Pregunte con mis ojos abierto de par en par..

-lo que escuchaste, me echaron del trabajo..

-pe..pero.. por que? Dije con un nudo en la garganta, ella no podía quedarse sin empleo..

-por que según ellos, y ya no le servía..

-Como que no les servía? Hice otra pregunta..

-te lo voy a responder pero será la última pregunta que responderé para que me dejes en paz... me despidieron por llegar tarde, por no tener buena presencia..

-pero tenias tiempo trabajando..

-ya basta, la cuestión aquí es que me quede sin trabajo y tu tienes que conseguir uno y así ayudar aquí en casa y dejar de ser una mantenida de Richard y mio..

-es en serio? - pregunte incrédula..

-si es en serio juliette, después de clases saldrás a trabajar y así ayudarás.... ahora vete, te llamaré cuando esté listo el desayuno..

Bufando salí de la cocina, mi madre está más despistada, se nota lo mucho que le intereso.. clases? Cual clase si ya salí del instituto.. y trabajar? Que quieres más si yo soy la que le da dinero al idiota de Richard.. lo que me molesta del hecho que mi madre se quedará sin trabajo es que tendré que conseguir más dinero, no sólo para Richard sino para mi mamá.. mi vida no podía ir mejor...pensé irónicamente..

Me fui a mi habitación aún maldiciendo mi suerte.. pero para completar mi mañana me encontré con Richard..

-tienes que ir hoy por un paquete para mi.. - dijo a penas me vio..

-que? No, no, no, te dije que no lo haría más.. contradije..

-y yo te dije que me da igual.. harás lo que te digo quieras o no, sino atente a las consecuencia..

Deseándole una y mil veces diferente formas de morir a Richard en mi interior, no me quedo de otra que aceptar e ir por su maldito paquete..

-donde y cuando? Pregunte ya cansada..

- hoy a las 8:00 pm en la avenida Miranda, no están lejos es una calle más allá de la anterior..

-con los mismos tipos? -pregunte.. ya que si era así, no iría, no volveré a enfrentarme a esos tipos y más sabiendo que los golpee y querrán vengarse de mi..

-no, son otros.. - respondió tan tranquilo..

No dije nada y seguí mi camino hasta mi cuarto. Pero cuando estaba entrado Richard volvió a hablar..

-hoy tienes que traerme dinero, lo necesito y más ahora que tu madre está sin trabajo... ah, y por cierto deberías ponerte a dieta, esta engordando..

Sentí como todo mi cuerpo se estremeció con esas últimas palabras, no era estar gorda, es mi bebe que se está haciendo notar, tengo que encontrar la manera de escapar, tengo que convencer a mi madre de huir de aquí, ya no tengo mucho tiempo....

-púdrete.. respondí, y entre a mi cuarto agradeciendo que mi voz no temblara al hablar, mientras escuchaba la risa burlona de Richard..

Ya eran las siete de la noche y tenía que ir a buscar el maldito paquete de Richard, estaba agotada pero tendría que hacerlo, hoy tuve que robar en dos tiendas para conseguir el dinero... y ahora tengo que ir y enfrentarme con unos tipos que espero solo quieran darme el paquete y no quieran otra cosa..

Mis piernas temblaban con cada paso que daba, un frío recorría mi columna vertebral, y se expande por todo mi cuerpo calando cada uno de mis huesos, las sombras de ese oscuro callejón se iban cerniendo sobre mi, parpadeo varias veces hasta que mis ojos se acostumbran a la oscuridad.. meto mis manos dentro de los bolsillos de mi chaqueta para entrar en calor y que no se note como tiembla. Maldigo a Richard en mi interior, y un odio aun mas grande crece dentro de mi. Tengo un mal presentimiento de esto, si aquella vez no me violaron, ahora si lo harán, y tal vez hasta me maten..

-hola? Digo en la oscuridad, pues no veo absolutamente nada, no se si estoy sola o si por el contrario hay alguien aquí..

-hay alguien aquí? Vengo de parte de Richard.. - digo a la nada..

-te estábamos esperando.. - dice un hombre que sale de una puerta que se encontraba al final del callejón y la cual no había visto..

-ah, si.. bueno.. vengo por el paquete de Richard.. - digo para acabar con esto de una vez, este hombre está vestido de negro y con su tono de piel oscura hace que se parezca al mismísimo diablo, solo falta que le salga fuego por la boca y ojos..



yesce

#1355 en Novela romántica
#319 en Chick lit

En el texto hay: amor, violencia, bebes

Editado: 07.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar