Mi vida entre asesinos 3: Rebecca Brown

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 4

Allan le enseñaba los lugares posibles para llevar a Erick.
—Entonces...¿ya sabes que hacer?
—¡Claro!—cerro los ojos mientras suspiraba —Quiero que me sonría... Quiero que me abrace..quiero...
Tuvo un súbito recuerdo de cuando Aquella mujer intento ahorcarla.
Eso hizo que se le hiciera un nudo en la garganta.
—Yo..yo..no sé...
Allan puso una mano sobre su hombro.
—Rebb...¿te puedo llamar así?...
Ella asintió sin más ganas, unas lágrimas empezaron a descender de sus ojos.
—¿Y si no me quiere...?
—Te querrá.
—¿Como estas tan seguro? —sus ojos se hicieron mas tristes.—...mira a Bonie como si fuera un ángel... Y a mi nadie me mira...como si fuera invisible..
Rompió en un llanto que no logró controlar. 
Era como si todo a su alrededor se hiciera añicos. En tan solo segundos, pero luego cambió cuando de repente Allan la abrazo.
—Si tú nunca lo intentas, jamás sabrás que es lo que siente al final. Sea cual sea su elección, tú con habérselo dicho , bastará —le acarició lentamente la espalda, su voz en algún sentido la tranquilizo. Cerró los ojos, y le correspondió el abrazo.
«eres diferente...ahora sé por que Bonie te quiere mucho. Eres dulce, atento y lindo...», pensó Rebecca.
Luego de apartarse de su lado se limpió los ojos.
—Gracias Allan.
—No hay de que Rebb.

Después de terminarse el horario de clases. Todos salieron, y fue donde Bonie se le acercó a Rebecca.
—Hola Rebecca, ¿Como estas?, te vi muy triste hoy.
—Estoy bien—dijo Rebb al mirarla sin casi importarle, cuando vio que Erick se puso al lado de Bonie. Un impulso repentino apareció adentro suyo.
—Gracias a Allan—tomo la mano de él y la entrelazó. Fue tan repentino que todos hasta del mismo Allan quedo perplejo, Rebb le susurro a su oído `sígueme la corriente` .
Allan al principio de quedo duro pero luego suspiro, tratando de ayudarla. Aunque le fuera muy incómodo.
—Si, yo le estoy acompañando...par-..
No pudo terminar la oración por que Rebb le dio un beso muy cerca de sus labios.
—Ah...—quedo sonrojado.
Por muy extraño que le fuera, Bonie quedó en blanco. Ver la mano de su mejor amiga con su mejor amigo hizo que algo en ella se rompiera. ¿Eran celos?
—Bueno , chicos. Nos vemos mañana.
Se llevo a Allan, para cuando estuvo lo suficiente lejos lo soltó.
—¡Uff...!...¡Demonios viste su cara!...jajaja , jamás pensé que funcionará pero creó que si lo hice. —dijo mientras sonría, extasiada por los sentimientos que sentía en ese mismo instante. —Lo sé Allan...tu idea era buena, pero... Me surgió, en verdad lo siento.
Allan se rascó la nuca, algo nervioso. Pero igual sonrió.
—Descuida..todo sea para que estés bien. Por cierto, eso que has dicho antes. No lo vuelvas a decir. Tu no eres invisible. Uno mismo se hace ver sin necesidad de los demás, ¿si?—le acarició la mejilla, luego de despeinarla—Nos vemos mañana, pequeña Rebb.
Ella le codeó.
—¡Hey!, gracias.
Ambos se fueron en direcciones opuestas.


Luego de haber llegado a casa, Bonie se fue a su habitación. Se desplomó en la cama. Por un rato se volvió a repetir esa imagen: Rebecca besando a Allan.
Suspiro, miró la imagen que tenia en su armario. Una fotografía de Rebb y ella juntas.

 



Tamara. A

#610 en Thriller
#248 en Suspenso
#168 en Terror

En el texto hay: mividaentreasesinos, terror, policial

Editado: 25.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar