Mi vida entre asesinos 4 : Marcados

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 1

Valery miró la mano del mago, quién luego de tomar su mano se miraron por un rato.
—¿Quieres vengarte de tus amigos...?
—Dejaron de ser mis amigos hace rato.
El mago hizo una reverencia, cosa que Valery encontró educado y cortés.
—Me gustaría saber quién eres... —se ánimo a decir.
—Pues, si quieres saberlo primero vayámonos de aquí...
De repente un auto se acercó a ellos, él volvió a señalar de forma elegante para que ella fuera la primera en avanzar.
Ella se acercó a la puerta , aunque antes una mujer vestida con un escote negro y vestido violeta salió del auto en la parte delantera. Le abrió la puerta en silencio mientras Valery le observó el rostro.
Ella llevaba otro símbolo.
El mago tenia una caja con un signo de interrogación en el centro, mientras que aquella chica tenia una llave antigua.
Quiso decir algo, pero él Mago tocó su hombro con cariño.
—El tiempo es oro,  se nos hará tarde si nos quedamos aquí, señorita Valery.
Muchos , cuando la llamaban por ese nombre, lo hacían en tono de burla. Pero algo en el acento del Mago la hacia relajarse.
—Lo siento, tiene razón. —se metió adentro, cuando apenas lo hizo él se puso  a su lado. Retiro los guantes que llevaba puesto, aclaró su garganta mientras el auto avanzaba.
—Según recuerdo...tus amigos dejaron de ser los mismo. ¿No es así?
—Si. Entre ellos se hablan...a mi me dejan a un lado. Pff...—su mirada se torno oscura y llena de odio. El mago hizo una pequeña risa.
—¿Y de todos ellos...cual odias más?—movió levemente su cabeza  a un lado.
—Bonie...—murmuro entre dientes.
—Hmm...ya veo.
—Ella era mi amiga...¡ella más que nadie sabía que Erick me gustaba!...
Se agarró de los cabellos y se los estiró, empezó a emitir sonidos como lo haría una niña caprichosa.
—Me parece que ese odio es más grande que tú capricho.
—¿Capricho...?. ¿¡De que est-...
—Tranquila, no es para alterarse. De todos modos está noche, será especial. ¿O no?
—Si...—esbozo una sonrisa lujuriosa —Quiero verlos sufrir uno...por uno...
El auto se detuvo, la puerta se abrió. El mago tomó la mano de Valery y la guió.
Cuando entraron a una mansión repleta de artes y esculturas, ella sintió un pequeño escalofrío al ver que la única habitación que estaba iluminada era lo que parecía ser el salon principal. 
Unos elegante tapices decoraban aquel majestuoso lugar. Dejando una impresión de elegancia y sombrío. Pues aquellos colores eran opacos.
—He aquí... Las cartas , las que revelarán el destino de tus amigos traidores. —se sentó en una mesa mediana y redonda. La madera del mismo relucía. Siendo que apenas desplegó las cartas estas se mezclaron rápidamente en las manos del Mago.
Él seguía sin mostrar su rostro. Un misterio escondía en sus rasgos que solo se hacían marcar detrás de esa máscara de tela y color rojo.
Muéstrame ahora...muéstrate ya...dime el destino que les tocará.—dijo el Mago al cambiar su voz, a la de una más grave y profunda.—Valery....
Ella lo miró fijamente luego de sacarse del trance que le provocó escuchar su voz.
—Elige una carta...

 



Tamara. A

#158 en Terror
#227 en Paranormal

En el texto hay: mividaentreasesinos, sobrenatural, sangre

Editado: 19.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar