Mil maneras de amarte

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 2

Al día siguiente, se levantaron temprano, estaban emocionada hoy irían a visitar el bit ben, el reloj emblemático de Londres entre otros lugares turísticos como el Palacio de bukingham y la torre de Londres. La sola idea le llenaba de ilución.

    Briana y Yianina se encontraron en el corredor de la casa de los Ortolaza. Bajaron para encontrarse con aquellos pares de ojos azules que no paraban de mirarlas.

- Buenos días, por favor tomen asiento, pediré que sirvan el desayuno.- dice Diana con una sonrisa- como pasaron la noche.

- Bien- contestaron las chicas.

- Gracias por todo- continúa Briana.

     El desayuno fue servido, todos los presentes comenzaron a comer en un cómodo silencio.

- ¿Están listas para su primer día en Londres?- pregunta Jeremy rompiendo el silencio.

- Si hermanito, gracias por tu preocupación.

- Nos hemos ofrecido a llevarlas a conocer Londres.- dice Odlanier.

- No tenían por que, podemos ir solas. En fin tendremos quien nos cuide ¿No es así Señor Reinaldo?- la indiferencia de Yianina aumentaba el deseo de Odlanier de ganar esa bendita apuesta.

    De lejos se veía que a Briana le incomodaba Jeremy al punto de bajar su mirada para no delatarse. Pero ella no, ella era diferente y eso lo mantenía en la expectativa. La noche había sido una completa agonía para el. Solo pasaba por su mente esos dos diamantes azules. La noche de Jeremy no fue tan distintas cuando paso la noche pensando en las dos esmeraldas de Briana y en sus labios que lo invitaban a besarla.

- Así es, les prometí a Jeremy y a Bryan que estarán protegidas las veinticuatro horas y así sera.- Dice Reinaldo con una sonrisa en sus labios viendo como los chicos se babeaban por las nuevas inquilinas.

- Se lo agradecemos- dice Briana, como siempre demostrando su educación.

- Bueno chicas, por donde piensan comenzar a conocer a Londres.- pregunta Diana

- Me encantaria ir al big ben o al palacio Buckingham- dice con ilusión Yianina.

- Me alegro por ustedes, ya saben cualquier cosa que me necesiten solo me llaman. Ahora los dejo, tengo trabajo que hacer. 

   Diana dirigía una fundación para ayudar a madres solteras y mujeres maltratadas. En esta se llevaban a cabo talleres y actividades para ayudar a esa población que cada vez se hace más grande en el mundo y menos protegida por los gobiernos.

- Que tengas bien día Diana, algún día quisiera acompañarla en su labor.- dice Briana

- Y yo- dice Yianina bajando su jugo.

- Estaría encantada de recibirlas por allá. Ahora vallan a divertirse tienen mucho por conocer.

- ¡Gracias! - contestaron las dos al unísono.

    Terminaron de desayunar y fueron directo a su habitaciones a enjuagarse la boca y a buscar sus bolsos. Bajaron y pidieron al chofer que las llevaran a conocer Londres.

    Detrás de ellas salieron los chicos que muy a su pesar tuvieron que salir a buscar a sus novias aunque no perderían oportunidad de vigilarlas a distancias y al mismo tiempo complacer a sus novias.

§§§§§§§

- Parate allí para una foto- Yianina va caminando de espaldas para posar para la foto.

- ¡Upps disculpa!- dice volteando para ver a la persona con la que chocó. Levanta su mirada para encontrarse con un chico de cabello negro, blanco como la leche y unos hermosos ojos verdes.

- No tengo que disculparte, soy yo quien debe hacerlo.- dice con una amplia sonrisa- Mucho gusto Damián- le extiende su mano.

- Yianina- esta le contesta- Briana llega a ellos- ella es mi mejor amiga Briana.

- Un placer, siempre es una suerte conocer a dos bellezas como ustedes.

- Gracias! - dice una risueña Yianina- Tenemos que irnos.

- Bien, ¿podríamos quedar un día para salir con unos amigos?- dice en un intento para ganar tiempo.

- Claro, ¿por que no?- este le extiende el celular desbloqueado para que apunte su número.

- Listo- dice entregando su celular.

- Bien, las veo luego.

- Claro, adiós.- Se despiden con un beso en las mejillas. Las chicas se alejan del chico que aún las mira a pesar de que ya estaban bastante lejos.

    Ellas van entretenidas hablando de todo un poco, compran un helados cada una y siguen su paseo. Al llegar la tarde van rumbo a la mansión.  Entran saludando a la ama de llaves que les abre la puerta, para encontrarse con dos chicos un poco enojados.

- Ustedes dos, las esperamos en la sala.- dice el menor de los chicos.

    Las chicas lo miran extrañada pero lo siguen hasta la sala.

- Bien, aqui estamos- dice la rubia

- Solo quiero hacerles saber que aqui el que mando soy yo. Y si digo que las acompaño, las acompaño, si digo no salen, no salen. Si digo salten salten.- dice el chico de cabello castaño mientras el rubio le hacía coro.

- ¿Pero tu quien te crees para hablarme así?- contesta Yianina.

- Soy el dueño de esta casa y vas a hacerlo porque así lo digo.- dice Odlanier parandose frente a ella para intimidarla.

- Pues si así son las cosas pues puedes irte muy a la mierda. Por mi te la puedes meter por el culo.- dice con alfarería mirándolo con odio a los ojos- bueno si te cabe.- termina de decir para comer la mano de Briana para sacarla de allí.

- Si sales de aqui, te la vera...- dice Odlanier con ese tono que le supo a mierda a la chica haciendo la para y girar al mismo tiempo.

- ¿Veré que? Dime abandona de mierda ¿que veré?- dice dando zancadas para pararse frente a el.- Hoy mismo recojo mis cosas y me largo de TU casa.- da media vuelta y sale de la sala con Briana dejando al chico perplejo.

- Yianina- la llama Reinaldo- No se van, ustedes sigan como siempre, yo me encargo de ellos. Me gusta ver que sacaste el carácter de tu madre.

- Gracias se... digo Reinaldo- dice la chica antes de subir a su habitación.

     Las chicas suben a su recámara para descansar. El día fue largo y agotador. Tomarían una ducha para reponer las pilas. Mientras ellas lo hacían abajo Reinaldo estaba con los chico.



Delisee36

Editado: 21.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar