Mil maneras de amarte

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 7

- Hazlo pasar- dice Reinaldo.

     Yianina lo mira pero este solo le da una cálida sonrisa.

- gracias- dice la chica.

- Que demonios hace ese tipo aquí. Ya te lo advertí.- dice pero fue interrumpido por Yianina que dejaba ver su coraje con el.

- ¿A ti como que se te olvido quien te puso los ojos como los tienes verdad?- le pregunta parandose de la mesa.- Gracias Reinaldo pero prefiero atenderlo fuera. Así no molesto al señorito con nuestra presencia.

    Da media vuelta y sale de el comedor donde se encontraban todos. Odlanier la mira salir y da un suspiro cansado. Todos los miran esperando que cuente que sucede. Pero este solo se queda en silencio jugando con su comida.

      Yianina llega al recibidor, de a Damian y se acerca de forma sigilosa, no sabe con que se va a encontrar. Este se acerca y le da una sonrisa.

- Te traje el celular- dice acercandole sus pertenencias.
- Gracias- dice con su sonrisa tierna- quiero pedirte disculpa por lo de ...- fue callada por los labios del chico que acorto la distancia y se apropio de ellos.

    Ella correspondió el beso poniendo sus manos en su cuello. Este la tomo de la cintura para acercarla más a su cuerpo. Se separaron para poder tomar aire. Y una sonrisa complice entre ellos hizo que rompieran el frío.

- Pensé que estabas molesto. Nunca quise dejarte solo allí.- dice aun abrazada al chico
- Pensé que te habías reconciliado con tu novio y me habías mandado a freír patata.- dice acercándose para dejar un corto beso en sus labios.
- Nunca a sido mi novio, ni lo será nunca. No me gustan los niños mimado y mucho menos que hallan vivido en la era de hielo.
- ¿En la era de hielo?- pregunta con curiosidad, si el es la comadreja Buck. - Damian comienza a reír fuerte cuando lo ve entrar. Y más risa le dio cuando vio su rostro.
- Pero a este Buck parece que lo encontró la tiranosaurio y envíes de sacarle un ojo le saco los dos.- Yianina y Damián reían sin parar mientras Odlanier los miraba tratando de entender su conversación. 
- Se puede saber de que carajos se rien ustedes.- pregunta el aludido
- Chiste interno, amor por que no nos vamos a dar una vuelta, rn fin hoy es sábado no creo que trabajes.- dice Yianina bien melosa con el provocando los celos de Odlanier.
- Claro amor, pasaremos todo el día fuera.
- Esperame a fuera, voy a darme un retoque.- dice y este asiente.
- Te espero en el auto- ella le sonríe y sube a su habitación seguida de un furioso Odlanier.
- Me puedes explicar que cargamos paso allá abajo. Te dije que lo tenías que dejar- Yianina se voltea para mirarlo con incredulidad. 
- Tu no aprendes verdad, te juro que te quedaras sin hijos la próxima vez que trates de imponerle algo, y no bromeó- dice esta y el chico por instinto se cubre sus partes íntimas.
- No te atrevería- dice dejándola
- Yo tu no quisieras saber, así que deja de retarme y sal de mi habitación

    La chica sale de su habitación y pasa por su lado como si el no existirá. Paso de largo se despidió de todo el mundo y monto en el auto de su novio. Odlanier vio como todo pasaba bajo sus narices y tomo al fin una decisión. Hablaría con su padre para que le aconsejaría sobre como conquistar a la única chica que no ha caído rendida a sus pies aun sabiendo la fuerte confección que habían entre ellos, una que nunca había podido conseguir en otra mujer. 
  El había tenido varias relaciones aunque ninguna sería, las chicas se le regalaban cuando lo veian llegar todos los meses en un auto nuevo. De diferente color. En motoras último modelo.  Todo eso deslumbran a todas menos a esa chica de diamantes azules que lo estaba volviendo loco, no le importaba nada, ni sus golpes de Rocky Balboa ni su forma de enfrentarlo, solo por su mente pasaba el sabor de sus labios haciendo que su boca deseara poderla hasta gastarla. Que le pasaba con ella no sabía, pero era la primera vez que se sentía un primitivo tratando de cazar a su hembra.

- Papá, tenemos que hablar de hombre a hombre- dice el chico interrumpiendo la conversación que este tenía con Jeremy.
- Yo me apunto, si van a hablar de mujeres, me siento recién nacido tratando de caminar.- dice el mayor de los Newman.
- Bien, vamos a mi despacho para tener privacidad.

     Los tres salieron de la saña de estar bajo la mirada de las dos mujeres que hablaban de moda. Entraron y tomaron asiento para comenzar a hablar. Tenían muchas dudas y preguntas. Además de muchos líos, entre ellos dos ojos hinchados y una amenaza de quedarse sin herederos.

§§§§§§§§§§

     Yianina paso un día estupendo, disfruto de su guía turístico agarrados de la mano caminaron por todos lados.

- Me gustas demaciado Yianina- dice saboreando sus labios.
- Tu tambien me gustas- dice sin pensar solo dejándose llevar por ese no se que, que que se yo que Damián genia. Era un chico guapo pero aun no le llegaba al corazon como lo hacía cuando se miraba en las lagunas azules de Odlanier. No lo aceptaría jamás, pero esa corriente solo el se la daba. Aun así quería intentar amar a este hombre maravilloso que la lleva con sus manos entrelazadas.

     Después de pasar el día con Damian está ya cansada prefirió irse a la casa. El la llevo no sin antes advertirle que el domingo pasaría por ella para llevarla a cenar. El la ayuda a bajar del auto y se despiden con un apasionado beso de esos que sacan más de un suspiros. Entra a la casa y pregunta a una de las empleadas por las personas que allí viven pero no había nadie, Jeremy y Odlanier salieron sin decir a donde, Briana y Diana de compras y Reinaldo a la empresa. Agradeció y con una sonrisa aviso que estaría en su habitación y que probablemente no bajaría a cenar. Entra en su habitación y está llena de pétalos de rosas rojas. Yianina puso sus manos en su boca por la emoción y sintió su corazon latir como caballo desbocado. La palabra perdón estaba escrita encima de su cama con las mismas rosa, un camino se trazo hasta la mesa donde había un hermoso ramo, saco la tarjeta y leyó "No se si sea tu flor favorita pero es la que representa lo que siento por ti. Lucharé por ti aunque me cuete la vida pequeña. Att. Odlanier.



Delisee36

Editado: 25.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar