Mil maneras de amarte

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 9

     Ella se sumerge en sus pensamiento buscando una solución a sus sentimientos. Esa decisión ya la tomaría en la privacidad de su habitación poniendo todo en su lugar.

- Debemos entrar ya hablamos nimamos perezas pero esto no se debe repetir hasta que resolvemos nuestras vidas. No encuentro justo para Roxana, ni Damián que hagamos esto, no soy de las que se pasa por la vida engañando personas. No me gustaría que me hicieran esto. 
- Yianina, lo haré como tu quieras. Te daré ese espacio pero prometemos que vas a terminar con el. 
- No, te voy a prometer que voy a analizarlo no que lo dejare. 
- Yianina, por favor, tu solo serás mía, entiendelo, de nadie más.
- ¿Te estás escuchando?- ella se cruza de brazos y lo enfrenta- no has cambiado nada Odlanier. - Este la toma de los hombros
- El no es el amor de tu vida y lo sabes, tu amor soy y seré yo. 
- No, no Odlanier... Nunca serás mi dueño. Si hace dos minutos atrás tenía dudas en este momento ya no me queda ninguna. 
- ¿Ya lo decidiste?¿Vas a terminar con el?- esta se suelta de su agarre.
- No, no lo dejare, el a diferencia de ti es maduro. Lo siento, esto fue un error y lo suficiente grande para sentirme avergonzada.
- ¿Yianina por Dios que mas necesitas para que lo dejes? Entiende eres mía y nunca permití... - la bofetada que recibió lo dejo sin palabras.
- Entiende muy bien Odlanier Ortolaza no vuelvas a amenazarla y menos creerte mi dueño.- sus dientes apretados daban a entender el coraje que la chica tenia.

      Yianina se da media vuelta y entra a la casa botando fuego por los ojos y vapor por la nariz. Subio a su recámara a llorar de frustración y coraje. De nada sirvio el perdón si el nunca iba a cambiar. Odlanier siempre seria el troglodita posesivo de la era de hielo.  Seca sus lágrimas el no sería quien la hiciera sufrir no lo permitiría. Ella deseaba a alguien que la amara como sus padre amaba a su mamá. Sin límites, siendo libre, siendo su compañero, no su carcelero. Eso no lo tendría con Oldanier. Así que se arriesgada con Damian. 
     Busca su celular y envía un mensaje de buenas noches. Que fue respondido al momento. La chica sonrio sabiendo que podría contar con el. Seguido al mensaje entro una llamada. Mira la pantalla y es el.

- ¡Hola, cariño!- dice y se siente como una traicionera. Ese sentimiento no le gusto para nada, y menos al no saber cual era la razón. 
- Hola princesa, te llamo para invitarte a pasar el día de mañana juntos. Quiero que conozcas a mi familia. Mi madre organizo un picnic para conocerte. 
- Por supuesto, me encantaría conocerla. - por su mente pasaron mucho panoramas pero en ese momento la seguridad y estabilidad se apoderaron de su sentimientos. 
- Perfecto princesa paso por ti a las 10:00am. Trae tu traje de baño. 
- gracias por decírmelo. Te veo entonces mañana, que sueñes conmigo.- en ese momento se sintió hipócrita cuando sabía que sus sueños se apodera la imagen de Odlanier. Pero nunca lo aceptaría frente a nadie. 
- Así lo haré princesa, te veo mañana. Dulces sueños. - cortaron la llamada y está se dio un baño para dormir. No iba a darle la oportunidad a sus pensamientos.

     La mañana llego con prontitud se arregló para ir a conocer a la familia de Damián. Se amarro su largo cabello dorado. En una trenza de lado, puso un traje de baño doble con un pantalón corto y una malla por camisa. Hizo su bolso guardando toalla y cosas personales para cambiarse. Baja a la hora del desayuno encontrándose con todos ya comiendo. 
- Disculpen la tardanza, buenos días- dice un tanto avergonzada.
- Tranquila, siéntate, pido que te sirvan enseguida- dice Diana.
- Gracias- dice sentandose- todos miran a Odlanier y a ella pero ninguno se mira, hacen como que no existen. 
- ¿Y vas a salir hoy?- pregunta Reinaldo
- Si, voy a conocer a la familia de Damián. Organizaron una barbacoa para compartir conmigo. - Odlanier aprieta su tenedor del coraje pero no dijo nada. Le había quedado claro que ella no iba a ceder y el ya no sabía si estaba dispuesto a cambiar por ella. Se para de su silla.
- Me disculpo, Roxana me está esperando. - dice buscando una reacción de la chica pero ella siguió comiendo aunque por dentro se sentía traicionada. No se dejaría llevar por ese sentimiento. El nunca sabrá cuanto le afecta. 
- Esta bien hijo, dale Saludos- dice Diana. Mientras que Reinaldo negaba, sabiendo que su hijo sufriría si seguía con su actitud.
- Gracias mama. Nos vemos en la cena- dice saliendo del comedor. Jeremy y Reinaldo se miraron extrañado. Ellos sabían que Roxana y el habían terminado su relación la noche que el hizo el show en el restaurante. Se mantuvieron callados pero Reinaldo salio detrás de el. Tratando de averiguar que se traía entre manos. 
- Hijo, espera.
- ¿Que quieres papá?
- ¿Que pasa?
- ¿De?
- ¿Que paso ayer con Yianina?
- Nada, eso pasa, que esa niña es una caprichosa. Que ella pretende que yo cambie pero ella no quiere dar nada a cambio. 
- Que fue exactamente lo que te dijo. 
- Que ella no era de nadie, que no me volviera a autoproclamar su dueño por que nunca lo sería. Sabes que tasa, me rindo, lucharé por olvidarla y se acabo. Haré que no existe y seguiré con mi vida. 
- ¿Volviste con Roxana?
- No pero si me toca rogar lo haré, al menos Roxana es mía y de nadie mas.
- Todo tu problema es tu posecividad.
- No voy a cambiar, tampoco la quiero a medias. La quiero solo para mi, que sea mía y de nadie mas. 
- Esta bien hijo, como tu quieras. Pero solo te digo si es el amor de tu vida nunca la olvidaras por más que trates y seas feliz con otra persona, siempre añoraras a ese amor. 
- Hablas como si supieras o vivieras eso.
- Anda, ve a cometer tus propios errores. Te quiero mucho Odlanier. 
- Yo tambien te quiero papá. - se monta en su auto para salir y en eso entra Damian para recoger a Yianina.



Delisee36

Editado: 21.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar