Mitad máquina

Tamaño de fuente: - +

Las mejoras

Ya pasaron un par de días y aún no tenemos mucho sobre este caso, los cuerpos del niño y su madre identificados como Jhonny y Marta fueron encontrados en un callejón, pero al parecer fueró buenasn arrojados ahí ya sin vida, por la zona hay un par de cámaras y al investigar vimos que fueron arrojados desde un auto negro a las 3:30 de la madrugada, el sujeto los arrastro unos tres metros, usaba un pasa  montañas y ropa oscura, no se puede identificar quien es. Al investigar el auto nos dimos cuenta que pertenece a un sujeto llamado Bob, que vive en el distrito 13 de la ciudad, por alguna razón se me hace un tanto familiar. Las peticiones y órdenes llevan un tiempo, así que me reunire con rachel para dirigirnos donde el sujeto.

Mientras me dirijo al lugar donde debo recogerla pienso ¿por qué la necesidad de arrancar sus mejora? La atrocidad de los hechos me abruma, odio las máquinas, pero no sería capaz de tanto, o pensara hacer algo con ellas. 

Suelo pensar en cómo comenzó esto de las mejoras. Hace treinta años un hombre buscaba la forma de poder crear órganos internos artificiales por la escasez de órganos para trasplantes, mucha gente muere esperando un órgano y cuando hay uno es necesario que sea compatible con la persona. Este sujeto logro hacer un órgano artificial que se adapta a cualquier metabolismo, fue perfecto, se salvaron muchas vidas. Pero la humanidad fue codiciosa, pronto se dieron cuenta que los órganos artificial eran inmune a enfermedades y empezaron a haber transplantes múltiples, aún sin necesidad, la tecnología fue evolucionando hasta el punto de que casi cualquier parte del cuerpo es reemplazable por partes artificiales y o mecánicas, el ser humano se cree superior, se dice que hemos decidido evolucionar por nuestros propios medios. Las cosas cambiaron demasiado, más del 90℅ de la población mundial tiene mejoras, y los que no las tenemos nos tratan como locos, no me importa.

Llego al lugar acordado y me encuentro con rachel, es una mujer preciosa, parece no tener mejores en el exterior, pero según su expediente tiene algunos órganos internos artificiales, e leído que la edad para poder hacer mejoras en el cuerpo humano es a partir de los 18 años. Ella parece tener unos 30, no lo sé, francamente no me interesa, me atrae, pero prefiero que se mantenga concentrada en el caso y me mantendré distante.

-sube al auto- le digo sin dirigirle la mirada.

-tambien es un gusto verte- me dice de una forma sarcástica, sin embargo obedece y sube.

-recuerdas al sujeto del auto, "Bob"-

-si- le digo un tanto intrigado -que hay con el-

-pues ya se de donde se te hace familiar- habré una carpeta y me muestra un par de fotos con un expediente -es una de las primeras víctimas de este caso, fue encontrado muerto pero su autor está reportando como desaparecido-

-iremos a su casa a ver qué podemos encontrar-

Enciendo el auto para dirigirme a la casa de Bob, mientras conduzco miro de reojo a Rachel, decido hacerle un par de preguntas.

-y bien Rachel, ¿de donde eres?-

-vas a interrogar me?- me dice de una manera coqueta y sutil

-solo tengo curiosidad- decido seguir su juego -ademas, cuando nos conocimos no tuviste una buena impresión mía, quisiera cambiar eso-

-ja,ja,ja mira ahorremonos esto del buen compañero, solo haz tu trabajo y yo haré el mio, ¿Bien?-

-eres difícil eh, eso me agrada- le digo entre risas -esta bien-

Al llegar a la casa de Bob encontramos un hogar con muchos lujos, el hombre debió ser un sujeto muy importante. Nos dirigimos a la puerta y tocamos el timbre, demoran un tiempo en abrir pero al final sale una mujer rubia, ojos grises, alta como de uno setenta y cinco y nos mira sorprendida.

-detectives Smit y Rachel, es un gusto- le digo mientras estiró mi mano para darle un saludo, el cual niega.

-Necesitamos hacerle un par de preguntas- 

-miren detectives, yo ya hablé con la policía, no tengo nada que ver con la muerte de mi esposo-

-señora venimos aquí porque el auto de su esposo está involucrado en una escena del crimen que aconteció hace un par de días-

-¿Y qué? ¿Creen que fui yo?- me mira a los ojos -el auto de mi esposo desaparicio junto con él, no me atormenten más por favor-

-miren señora- le dice Rachel mientras ella le interrumpe -marta, mi nombre es marta-

-mire Marta, solo queremos saber un par de cosas de su esposo, para poder encontrar al asesino- le dice un poco más calmada intentando conseguir su colaboración.

-muy bien- le responde 



Paradox

#1010 en Ciencia ficción
#2176 en Thriller
#1173 en Misterio

En el texto hay: ciencia ficcion, asesinato misterio suspenso

Editado: 30.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar