Mitad máquina

Tamaño de fuente: - +

El asesino

Me siento extraño, diferente, siento que no soy yo. Durante la semana que estuve trabajando para poder dominar este nuevo cuerpo entendí que muchas cosas quedaron atrás, ya no tengo necesidad de nada, no me dan deseos de comer, dormir o alguna necesidad cotidiana, estoy en un auge de conciencia constante en el cual me cuestiono tantas cosas. El deseo de venganza está desapareciendo, así como cualquier otro, amor, felicidad, todo se convierte en nada con el pasar del tiempo y lo único que se vuelve importante es el conocimiento, así que al poder dominar este cuerpo tan de repente e estado aprendiendo.

Hice un análisis de "el caso" nuevamente y por fin encontré un patrón al cual aferrarme. Las piezas robadas casi nunca eran las mismas, es extraño sabiendo que todos eran compañeros. Interrogue a la doctora al respecto, no supo despejar mi duda, dice que es una rara coincidencia, sin embargo yo no lo creo.

-como va todo camarada-

Rachel llega cada mañana para ver mi evolución, e encontrado una ayuda emocional en ella.

  • -me siento extraño, diferente, como si no fuera yo-
  • -no te portes místico conmigo-
  • -¿Místico?-
  • -si místico, acaso quieres dejar de gustarme- hace un movimiento repentino y pone frente a mí y me mira a los ojos tocando mi barbilla con sus labios superiores y mi mejilla con su mano derecha.
  • -no digas estupideces- la empujó un poco para apartarla de mi.
  • -ese es el smit que conozco, amargado y aburrido como siempre- me dice entre risas -mejor sigamos con el caso-
  • Ella es increíble, a logrado capturar mi esencia y cada vez que ve que la pierdo me hace recuperarla con algún coqueteo sutil.
  • -de acuerdo, tengo una pista-
  • -y cual es esa pista camarada-
  • -Analizamos el caso a profundidad, en el momento lo que sabemos es que el asesino urtaba las mejoras de las víctimas, las cuales todas eran compañeros de investigación para un proyecto de inteligencia artificial, el asesino tenía que estar ligado a este proyecto, así que todo nos indicaba una sospechosa, Marta, la cual es la única sobreviviente de esta masacre y la única que no tenía su nombre en el contrato-
  • -pero- interrumpe Rachel- ¿por qué te salvaría la vida entonces?-
  • -es una buena pregunta-
  • Me encuentro en un callejón sin salida, me queda un haz bajo la manga, el auto, buscar el auto me llevará con el asesino.
  • Dejamos un par de mensajes en los noticieros locales y un ciudadano nos dió una pista concreta argentamdo que su vecino esconde un auto con todas las características al que buscamos. Sin decir más, Rachel y yo nos dirigimos al lugar.
  • Al llegar intentamos mantener la mayor discreción posible para no alertar al sospechoso, hablamos con el testigo, nos informa que una ocasión vio a su vecino salir con un auto negro a altas horas de la noche, también comentó que su vecino no se le suele ver mucho, por eso le pareció extraño y, muy precavido anoto la placa del auto.
  • Nos acercamos a la casa y parece no haber nadie.
  • -tocamos- pregunta Rachel
  • -no seas tonta- intento asomarme por las ventanas para poder ver algo.
  • De pronto el auto se habré la cochera y sale el tipo en el auto negro a toda velocidad. Corro junto con Rachel a su auto para perseguir al sujeto. Vemos que coge por la autopista hacia el sur, y hacelera en profundidad sin importar que pueda pasar, lo seguimos muy de cerca, parece querer ir a un lugar más que uir. Mi mente trabaja enseguida, intento seguir algún patrón en específico, deducir a donde quiere ir, de repente lo noto.
  • -deja que se vaya- le digo a Rachel -tomaremos un atajó-
  • -de que hablas, uira-
  • -confia en mi-
  • -de acuerdo-
  • Pude notar que la vía q tomo conducía a la casa de Marta, así que tomamos otro camino para que crea que logro uir.
  • Al llegar a la casa de ella nos percatamos que logramos llegar primera así que nos esperamos afuera al sospechoso que, de alguna manera intuía que era Marta. Cuando llega el coche una persona con un pasa montañas y ropa oscura se baja del auto y se dirige a la casa de Marta, nos bajamos del auto para poder ver mejor la situación. Al llegar a la puerta el sujeto toca la puerta vigilando que no lo estuvieran siguiendo, cuando se habré la puerta, la duda y condición golpea mi mente y me encuentro atrapado en un acertijo indescifrable. Marta estaba frente al asesino y lo mira aterrada, entra lentamente a su casa sin hacer o decir nada y el asesino va detrás de ella y cierra la puerta.
  • -que demonios sucede aquí- exclamó Rachel
  • -no lo sé, pero hay que averiguarlo-
  • Nos acercamos lentamente y nos asomamos por una ventana, ahí pudimos ver a Marta discutido con el asesino quien estaba de espaldas ya sin pasa montañas.
  • -bueno Rachel, hay que entrar a atrapar al maldito-
  • -de acuerdo-
  • Sacamos nuestras armas, nos acercamos a la puerta y de un golpe entramos.
  • -alto ahi- grito -estas arrestado amigo-
  • El sujeto voltea asustado, me mira e inmediatamente reconocí su rostro, miro a Marta, no sé qué pensar, y solo puedo decir.
  • -comandante-
  •  



Paradox

Editado: 30.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar