Más allá de las fronteras

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1: ¡puede ser posible!

Ally 

Soy Ally, una chica de 20 años, que tiene una vida normal o como la llamo yo, una vida aburrida, mis días se pasan de forma cotidiana se puede decir que soy una chica común, estudio en la universidad me falta un año para graduarme y trabajo; vivo con mis dos padres con mi hermana y abuela.

La típica familia común, esa familia conservadora y fundamentada en valores religiosos, pero mis padres son personas muy flexibles en muchos aspectos por lo menos he hecho básicamente de mi vida lo que he querido, pero cuando digo lo que querido es que me dejan ir a estudiar, salir con mis amigos, trabajar y tener mi tiempo de ocio; en conclusión y como lo dije antes mi vida es aburrida.

Los días, los meses y los años pasan y mi vida surge con tranquilidad como siempre, creo que lo único que uno como persona común se imagina es el hecho de sentirse especial y única en un mundo tan grande, pero esa pregunta me surgio en el momento que me veía una película, de esas transcendentales que te hacen pensar que eres más de lo que eres y que este mundo es más de lo que es; pero para ser sincera yo nunca me creí especial y nunca pensé que lo seria para nadie, ni tampoco creí haría algo especial hasta que un día todo cambio.

Eran las doce de la noche cuando, todo cambio estaba viendo televisión como todos los días con mi hermana menor Emmy y mis dos padres, mientras mi abuela se quedaba dormida en su habitación escuchando la radio, mientras sonaban las once y media mis padres decidieron irse a dormir porque había sido un día agotador de trabajo, claramente los justifico yo también estoy agotada en un día largo de estudios y trabajo, aunque no me siento cansada es una noche deliciosamente fría, pero al tocar las once y cuarenta y cinco de la noche, el programa que estábamos viendo mi hermana Emmy y yo se acabo y en menos dos minutos nos fuimos de la sala y nos acostamos cada una en nuestras habitaciones.

Que noche más extraña me dice mi mente, pero trato de persuadirla y sigo escuchando la suave música que suena en mi celular y poco a poco me voy quedando dormida aproximadamente unas dos horas.

Hasta que mi mente se despierte repentinamente y dice - …Ahh al escuchar un ruido muy fuerte me quedo quieta un momento por el impacto, pero en un ataque de adrenalina decido levantarme de la cama y salir de la habitación, aunque estoy un poco asustada miro en la oscuridad para todos lados ufff, que alivio solo fue que la puerta del balcón de mi casa se abrió por el viento.

Voy un poco asustada, aliviada y dormida a cerrarla y cuando lo hago siento un ruido. -Bum Bum y una luz roja azulada, que no me deja ver nada - ¿Que es esto? Dios ayúdame y cuando reacciono del impacto mis pies corren hacia mi habitación y se dirigen a la cama y sin estar consiente del miedo, cierro la puerta de mi habitación con seguro y me acuesto.

Que me pasa, mi mente dice una cosa pero mi cuerpo hace otra, pero cuando siento los pies en mi cama y me arropo siento una tranquilidad, pongo un poco de música en la aplicación de radio de mi celular, raramente es más reconfortante y me siento más segura al escuchar la radio me hace sentir más acompañada, que la música pregrabada, porque los locutores cada intermedio antes de una nueva canción me hacen sentir tranquila, poco a poco empiezo a quedarme otra vez dormida.

Kim Jung-Su 

Son las ocho de la noche y estoy cenando solo como siempre en mi apartamento, después de una jornada larga de trabajo, si se le puede llamar trabajo a estar en una oficina con muchos empleados que me saludan amablemente e hipócritamente solo por el hecho de ser el hijo del dueño de la empresa en que trabajan.

Realmente quiero odiar a mi padre por ponerme a trabajar como un empleado cualquiera, solo porque me gaste unos pocos de miles de dólares en cosas muy necesarias, lástima que para él no lo sean como para mí; el gastar un poco del dinero en chicas es importante ellas sin dinero no te dan lo que quieres de ellas, las mujeres bellas tienes que gastarle y mostrar tu poder para que estén a tus pies, el estatus lo es todo aquí, y no entiendo como mi padre no lo ve.

El ser un empleado común es algo nuevo pero refrescaste porque me hace sentir un poco más normal es una sensación que nunca había sentido y eso si se lo agradezco a mi padre, el ser el hijo único de una familia millonaria es muy abrumador, desde que tengo memoria mis padres me han dicho que soy heredero de una gran responsabilidad que conlleva a no tener amigos verdaderos, sino amigos de interés.

El estar en el ojo público siempre, no tener intimidad es una de las pocas cargas que llevo, pero la carga que más me frustra es la soledad yo no se que es tener una cena familiar, siempre he estado solo con los empleados en una gigantesca casa y ahora que vivo solo, me siento un poco más acompañado, porque tengo un poco de libertad estar    veinte nueve años encerrado en una casa me frustraba mucho y por eso huí a otra soledad.



Keim

#2963 en Novela romántica
#1312 en Fantasía

En el texto hay: amor, amor adolecente, magia

Editado: 17.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar