Muerta De Amor

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 3: Sus otras historias

Kevin pasó de chica en chica y yo fui testigo, (aún lo soy), de cada fracaso amoroso que tuvo. No es por ser mala onda pero todas sus grandiosas historias fueron cómicas para mi y es que realmente tuvo de todo tipo de novias. 

Él no era mala persona, no lo es.

Simplemente es un alma incomprendida que aun no encuentra a la mujer correcta con la cual pueda construir una familia, la familia que él no tuvo desde que era un niño.

Me estoy adelantando un poco en la historia asi que empezaré a narrar esto en el orden correcto, de todas las chicas con las que salió, la primer historia que lo marcó fue sin duda aquella chica de ojitos verdes bonitos que aunque no era muy guapa físicamente su mirada lo cautivo.  Estudiaba la secundaria y solo se veían los sábados en una "comunidad católica para jóvenes".

 -Solo de mencionarlo me sale la risa burlona, ¿quién sacrifica sus sábados en la tarde para ir a la iglesia?-

 

La niña no tenía ni un mes de  terminar su ultima relación y asi se arriesgó a salir con ella, en el fondo sabiamos que no funcionaría, pero él lo intentó de veras.  A las dos semanas la chica le confesó estar confundida, le pidió  "tiempo y espacio" y él, que en ese entonces aún era un niño inocente, le dijo que respetaría sus condiciones muy seguro que ella regresaría a sus brazos en unas semanas como máximo.

 

A unos cuantos días de esa inusual petición, el asistió a un centro comercial con su hermana, y no podía creer lo que veía, la decepción no se hizo esperar cuando se encontró con la que él (aún) consideraba su "novia", a media plaza, abrazada a su ex novio como si el tiempo no hubiera pasado.

Sin hacer escandalo, dio  la vuelta y se alejó del espectáculo con el corazón herido.

Atravesó el estacionamiento con los pensamientos revueltos hasta que de pronto escuchó unos gritos  en un llanto que parecía bastante fingido de :

 

"No te vayas, no es lo que parece. Tenemos que hablar"

 

El muy digno le contestó "Tu y yo ya no tenemos nada de que hablar" y siguió su camino.

 

Ella insistía,  y lo siguió repitiendo lo mismo, y detrás de ella se oían unos gritos masculinos del ex-novio que le reclamaba "Déjalo en paz, ya se fue, ya no corras, no lo sigas". Mientras los 3 atravesaban casi por completo el estacionamiento y las personas que ingresaban al centro comercial observaban la escena...

 

-un gusto culposo-

Me encanta narrar la historia de como Kevin fue perseguido en el estacionamiento, como toda la gente veía lo humillado que estaba, en el fondo creo se lo merecía.



S. M. Valdez

#13373 en Novela romántica
#6600 en Fantasía
#2827 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: sobrenatural

Editado: 15.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar