Muerta De Amor

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 14: Mi aventura

Hemos estado tanto tiempo juntos que ya te estoy tomando cariño, de alguna manera estar muerta viene con una soledad profunda donde nadie me ve, habla y no existo pero contigo es diferente, me escuchas, te divierten mis ocurrencias ( o eso creo) y no quiero que odies a Kevin por todo lo que te he contado de él. Si lo sé no es el modelo de hombre a seguir pero no es el único hombre en el mundo que anda con muchas chicas a la vez. He llegado a la conclusión de que cada mujer alguna vez durante su adolescencia se enamoró de un chico vago, guapo y sin futuro y a todas nos da vergüenza admitirlo.

 

Te preguntarás porque nunca intervengo o hago algo mientras el esta al acecho de una nueva chica vulnerable... Bueno la realidad es que soy invisible desde antes de morir. Y me gusta pasar desapercibida la mayoría del tiempo. Las cosas pasan por alguna razón, si quieres darle un entendimiento divino aquí esta: los humanos nunca entendemos los motivos de Dios hasta que es demasiado tarde. A demás no sería tan divertido si yo actuara... ¿no crees?

 

Kevin y yo nos reencontramos muchos años después de su rechazo a mis 17 años. -Eso no te lo esperabas ¿o si?-   Habían pasado algunos años, ambos habíamos cambiado bastante, yo había cambiado. Quería mas que nunca regresar a ser invisible pero mi cuerpo se transformó, mi cuerpo delgado y sin chiste ahora tenía algunas curvas que no podía esconder tras mi ropa ordinaria. Mis lentes solo eran necesarios para leer por las tardes-noches y  un poco de maquillaje en mi cara hacían imposible recordar a mi yo de preparatoria.

 

El reencuentro no fue la gran cosa, pero intercambiamos numeros y empezamos a conversar casi todos los días cada momento libre para contarnos nuestras monotonas vidas. Nunca me recordó como la jovencita de preparatoria a la que el rechazó el último día de escuela, temía también que al darse cuenta quien era yo terminara rechazándome y esta vez, para siempre. Tampoco le conté a alguien cercano de lo que estaba viviendo, de esas ganas inmensas de levantarme por las mañanas y de la felicidad infinita que sentía cada minuto compartido a su lado.

 

Después de dos semanas me invitó a salir. Salíamos a cafés para platicar. Me encantaba verlo hablar, sus ojos coquetos, sus manos, estaba como hipnotizada (o idiotizada mas bien). Me ponía tan nerviosa que empezaba a hablar el triple de rapido, movía mis manos constantemente y me sudaban mucho. Reía con cada palabra suya y tenía miedo a que se diera cuenta lo mucho que me gustaba.

Recordando las palabras de una amiga : "me veía, me sonreía y a mi se me caían los calzones"

 

Yo no había tenido novio o una relación estable.  Mis padres que eran super conservadores me educaron con la creencia "La mujer debe llegar virgen al matrimonio porque si no lo hace pierde su valor". Me lo repetían tanto que tenía miedo de tener pareja y "hacerlo".

 

No se que sepan o hayan sentido del amor, pero yo puedo decir que me sentía plena, feliz, reía muchisimo. Para alguien como yo que era una niña muy sola desde siempre, callada y tímida me dio mucha seguridad saber que le importaba a una persona en especial y que mejor que mi amor de toda la vida: Kevin.

 

Kevin y yo pasamos nuestra primer noche juntos porque los planetas se alinearon a nuestro favor,  yo tenía casa sola y no quería dormir sola. Lo primero que me dijo esa noche fue "me gustas mucho".

Esas palabras había deseado tanto escucharlas que me derretí en sus brazos asintiendo "a mi también me gustas".

Esa noche, hicimos el amor. Y no, no tiene nada que ver con el acto sexual, hicimos el amor de manera real: nuestros corazones latían al mismo tiempo y estaban muy cerca… Él solo me abrazó esa noche y hablamos hasta muy entrada la madrugada cuando nos quedamos dormidos. Por la mañana me beso por última vez y se despidió. Esa noche nunca pasó para todo el mundo. 

Yo estaba viviendo mi sueño dorado, por fin mi amado me correspondía y como en las novelas romanticas, llegaría en su corcel a llevarme lejos lejos y viviríamos felices para siempre...

 

ESO NUNCA PASO

 

Kevin seguía tan encantador, caballeroso y lindo. Pero ahora que sabía a mi me gustaba se aprovechaba a cada momento e insistía que si ya le había entregado mi corazón, quería que yo me le entregara por completo, esto en maneras romanticas porque lo que me decía era "hagamos el amor", "yo quiero conocerte completamente porque te amo", "si no accedes a hacerlo conmigo es porque no me amas", "ni que siguieras siendo virgen"... Y un sin fin de cosas que realmente nada, pero NADA tienen que ver con el amor...

Claro eso lo veo ahora que te lo cuento y que estoy muerta. Y es que esta historia no debería llamarse "muerta de amor" sino "muerta por pendeja que creyó era amor". Alguien que te ama por encima de todo respetara tus decisiones y cuerpo. Y realmente el amor es el que finalmente dicta que el acto sexual sea una increible, hermosa y maravillosa demostración de amor... Pero claro eso cuando te lo dicen piensas que son tonterías. 



S. M. Valdez

#13506 en Novela romántica
#6648 en Fantasía
#2855 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: sobrenatural

Editado: 15.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar