Mundo Animano

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 3

¡Atrápenla!-rugió el leopardo que parecía ser el líder.

-¡Esperen! Yo no soy a quien están buscando-les reclamó Lea asustada.

El tigre y la puma la metieron dentro de una jaula verde hecha de ramas y lianas.

-Eso lo definirá nuestra reina-dijo el tigre con hostilidad.

La puma cargó en uno de sus hombros la jaula que aprisionaba a Lea en su interior como si no tuviera un peso pesado.

"Co... Cómo, ¡¿cómo me metí en esto?!" pensó Lea sin creer lo que le estaba pasando.

Los guardias se llevaron a Lea hacia el palacio real a través de la ciudad lo más pronto que les permitiera el flujo normal de los seguidores de Nahuel en ella.

Lea pudo observar que las casas, negocios y edificios estatales colgaban en la copa de los árboles sin forma alguna de bajar a pie.

Los guardias parloteaban sobre la sentencia que recibiría la joven terrestre a quien sospechaban de haber ingresado en forma ilegal.

-Ya les dije que no soy a quien buscan-reclamaba con insistencia Lea.

La puma sacudió un poco la jaula, haciendo que Lea se callara.

-Eso es lo que se esperaría que dirías-dijo la leona de montaña en forma acusatoria-además, corre el rumor que es un zorro el que fue desterrado.

-Yo no soy un zorro, ni siquiera tengo cola-insistió Lea molesta.

La volvió a sacudir con brusquedad.

-Dicen que los zorros son capaces de realizar magia y son muy traicioneros-afirmaba la puma-la cola la puedes ocultar bajo ese vestido extraño que llevas y las orejas con magia.

-Pero yo no sé hacer magia-dijo Lea insistiendo.

-Eso ya lo veremos-dijo el leopardo mirando a la joven de reojo con recelo.

Lea suspiró rindiéndose.

En cambio, prefirió esperar llegar a donde sea que la estuvieran llevando como prisionera.

Una mujer-serval corría sobre unas ramas que cruzaban encima de ellos.

Se detuvo al ver a los guardias con Lea en la jaula.

Dio una acrobacia para quedar sentada boca abajo y bloquear el andar de los gatos grandes.

-¡Hey! ¿no deben vigilar la entrada, quien es la chica en la jaula?-preguntó con curiosidad la serval.

-Es una prisionera, o mejor dicho pronto lo será-le dice el tigre cruzando los brazos.

-Convoca a Uma Nahuel, tendremos pronto un juicio-le ordena el leopardo a la gata salvaje.

Ella se lleva la mano en la frente con un gesto tipo militar.

-Voy a convocar a la reina en seguida-afirmaba la pequeña felina.

Volvió a hacer la acrobacia para erguirse sobre la rama y saltar rápidamente sobre otras para llegar al palacio sin demora.

Lea se dio cuenta que las personas a su alrededor la observaba, incluso algunos dejaron sus obligaciones para seguir a los guardias con curiosidad y con recelo.

También percibió que había personas adultas grandes y pequeñas con orejas sobre la cabeza y colas felinas.

Recordó las palabras que Kenta le había dicho antes de partir:

"<<En este mundo todos tenemos las orejas de este modo>>, entonces yo soy la extraña" pensó con tristeza.

En poco tiempo llegaron al palacio, un gran edificio color verde, con paredes hechas de hojas gruesas de palmeras, ramas y lianas. Las puertas eran de madera y alguna que otra enredadera afirmaba el marco de estas, además de servir de decoración. El techo estaba hecho, (con la forma de los palacios de la antigua dinastía China, los viejos templos japoneses y coreanos que existieron alguna vez en la Tierra), de ramas y hojas de palmera, enredaderas y algunas venus mata-mosca para los parásitos, se podía ver el exterior en algunas rendijas de este con la finalidad de servir de tragaluz. El edificio lo afirmaban cuatro gruesos árboles gigantescos, de casi cincuenta metros de altura, sobre su tercera copa más alta esos. Esos cuatro árboles formaban el corazón de la selva, algunos animales salvajes como monos capuchinos, algunos mono-ardillas, iguanas, lagartijas y camaleones toro pasan a descansar. Sin embargo, por instinto natural no roban o atacan a la especie dominante de ese sector, los felinos, ya que si lo hacen serán convertidos en alimento, ropa, medicina, cosméticos, herramientas de trabajo o adornos decorativos.

Al pasar por un sendero con numerosos escalones, Lea pudo observar varios pergaminos enmarcados con un rostro de una mujer morena con constantes rayas claras y oscuras cruzar su cara, su mirada roja como la sangre intimidaba a quien osara enfrentarla, su cabello con un corte imperial al igual que sus redondas orejas rayadas eran de color anaranjado con mechas rubias, su ropa era del estilo indio color naranja con franjas rojas que bordean las costuras de la ropa. Todo daba la impresión que era la gobernante de esa ciudad, ya que las personas la veneraban y respetaban, pero al mismo tiempo le temían.

Cuando por fin se terminaron los escalones, unas dos grandes puertas de madera verde, casi negras con una argolla de oro en cada puerta que servían de manilla, aparecieron frente a ellos.

El leopardo golpeó una de las argollas en una de las puertas, recibiendo la orden que permitía abrirlas. Empujó las puertas con poca fuerza, dejando ver un gran salón de paredes amarillas con rayas naranjas y algunos tonos verdes.

Al fondo del salón había una serie de repisas en forma de galerías hasta el techo con pequeños y grandes felinos juzgando y asechando a Lea para el juicio. En medio de estas en una tarima, que a Lea le sería alcanzar desde el suelo, pues carecía de peldaños y era demasiada alta para que ella brincara, estaba Uma Nahuel la tigresa más feroz y la virreina del reino Klaue que compite en el reinado con el rey Nantai Aukan, el león más dominante de la sabana africana.

Uma Nahuel usaba su típico traje naranja con franjas rojas bordeando las costuras de la prenda, una faja roja con centro amarillo ceñida a la cintura y unos pantalones anchos del mismo color que la parte superior de su traje, muy parecido a los vestidos que las mujeres usaban en la antigua India en la Tierra. Su cabello naranja y rubio estaba tomado casi al final de este, posaba sobre uno de sus hombros dándole un aire de guerrera y poder. Ella estaba echada sobre la tarima como lo haría un tigre o cualquier felino cuando está relajado o cuando quieren mostrar su superioridad.



Z4r1s4

Editado: 16.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar