Murmaider

Tamaño de fuente: - +

03: Las algas del vecino siempre son más verdes

Estrechando los ojos azules la sensación de haber visto antes al tipo le dejó perplejo, tragando duro el ondino se concentró en sostener seguro el puñal.

—Bien, Eric—Rumio la palabra con sorna apretando los dientes.—Te llamas igual que el príncipe.

El pelinegro rodó los ojos mirando hacia un lado conteniendo una sonrisa ladina de niño.— Es porque soy el príncipe— pareciendo divertido mucho más que burlón. Intentando moverme para estar más cómodo sin perder nada en el camino.— Te llamas igual, eres idéntico pero eres un chico.

Ariel levantó el mentón orgulloso acostumbrado a recibir después del pero un insulto.—Lo soy.

El pelinegro bajó la mirada pensativo y el pelirrojo atrapó un atisbo de tristeza y desilusión. Endureciendo su corazón evitó una mueca ante el reconocimiento.

—¿Tienes algún problema con eso?, ¡Te molesta, eh!

—No realmente, me parece curioso, ya que son demasiadas semejanzas entre los dos. Pero tú eres un chico fuerte—Erick respondió inmediatamente evaluando su mirada.

—¡Oh!, no soy tan fuerte...— empujándose hacia un lado lo dejó ir, el hombre no parecía peligroso, es más le resultaba inofensivo si lo juzgaba por la calidad de sus facciones y el comentario le había avergonzado y gustado a mitades. De pronto el reconocimiento de lo que pasaba lo asaltó y entornando los ojos volvió a cuestionarlo acariciando el cuchillo— ¡Hablas de mi hermana pequeña!

—¿Hermana pequeña?— Eric pareció descolocado sentándose en el suelo acomodo los codos sobre sus rodillas.— ¿Ariel es tu hermana pequeña?

Ariel asintió tranquilo.

—No sabía que tenía un hermano, aunque no hemos podido hablar demasiado desde que la boda se decidió...— Apoyando una mano sobre el suelo casi saltó encima del pelirrojo con una mirada angustiosa, haciendo retroceder al más pequeño.—¿Has sabido de ella?, ¿esta ella en el mar?, ¿sabes...sabes porque está molesta conmigo?

Ariel parpadeo confundido, él estaba a punto de amenazarle con cortarle las nueces después de hacer algunas preguntas parecidas. Abriendo la boca balbuceo recriminándole.

—¿No está contigo?

—La última vez que la vi fue hace siete días días, ella visitaría a su padre y sus hermanas para invitarlas a las nupcias, volvería al anochecer, pero no regresó, creí que decidió pasar un tiempo de calidad para calmar cualquier preocupación...ella siempre me avisa si ocurre algo pero no he sabido nada de ella tampoco y el mar ha estado agitado.

Perspicaz

Ariel entrecerró los ojillos dándole un par de puntos a su hermana, el tipo era listo y sensible al océano. Mordiéndose el labio inferior medito la nueva información sintiendo estafado de alguna manera.

—Los rumores dicen que estas desaparecido y que te fugaste con una chica.

Eric enchueco la boca masajeándose el cuello incómodo.— Los rumores ... me escape para buscarla, ya que nadie me dio otra opción, además no puedo revelar que es la hija del rey del mar...traería problemas para ambos.

La mano que se coló instalando un suave peso sobre su cabeza lo sobresaltó, revolviendo los cabellos rojos se sintió bien y Ariel se encontró perplejo sin saber cómo reaccionar.

—Perdón pero no puedo decirte nada más. Si eres su hermano entonces debo protegerte, proteger a ambos.

—¡Como sea!—Apartando la mano lo miró dubitativo intentando no prestarle atención al sonrojo, no necesitaba protección.— ¿Estás seguro de no saber dónde se encuentra?

Los labios delgados del príncipe se apretaron hasta palidecer.— No lo sé, pero he encontrado algunas pistas, objetos que llevaba con ella han estado vendiéndose en el mercado y algunos vieron a un viajero, un brujo envuelto en oscuridad acompañado de una hermosa muchacha pelirroja. Ella no parecía feliz de seguirle...

Ariel le frunció el ceño, ciertamente el noble se encontraba mejor informado.

—Entonces ella no está cerca.

Eric se encogió de hombros, parecía que estaba por soltar algo más cuando el sonido de pisadas furiosas rompieron el silencio.

—Cuida tus espaldas pequeño tritón.

La suave voz desapareció cuando el príncipe encapuchado saltó por la ventana.

—¡Ey!



Belucarmer

#1248 en Fanfic
#5500 en Fantasía

En el texto hay: sirenita

Editado: 01.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar