Muroti

Tamaño de fuente: - +

¿KALLUZE?

En una tarde de abril, conoci un señor muy curioso, con el cual no se porqué, al final termine tomando un café y en mi lugar favorito, solo sé que sus palabras aún están en mi mente, "De ahora en adelante las nubes son violetas". ¿Por qué haría tal afirmación?, ¿Por qué tomamos aquel café juntos?, ¿las nubes siempre han sido azules?, ¿Tengo que ir a un Psicológo?; el caso es que desde aquel día los pensamientos en mi colegio son aún más frecuentes, ya no me concentro y he tenido bastantes problemas.

Ya son las 10:30 de la noche y tengo mucho sueño, tengo varios pendientes escolares que no he hecho por pensar en aquel señor, pero tengo muchisimo sueño, lo dejaré para más tarde.

N - Es así como Muroti terminó durmiendose encima de sus libros y así inicia nuestra historia: Abrio sus ojos, pero al mirar hacia todos los lados se asustó, ya que todo estaba a blanco y negro y no se encontraba en su habitación, estaba en un campo abierto, lo más curioso de todo es que al mirar al cielo, descurió que las NUBES ERAN VIOLETAS, valla susto que se llevó nuestra amiga, hasta que se le acercó una mujer bastante hermosa que no estaba a blanco y negro, por el contrario de ella brotaban hermosos colores y con la voz más dulce del mundo le dijo:

   A - No temas pequeña, mi nombre es AZUDE y te acompañare este día.

   M- ¿Azude? ¿Este día?, ¿Qué te pasa? ¿Dondé estoy?

   A - Has llegado a Kalluze una ciudad de cosas inimaginables, pero el miedo no es una buena compañia y          menos en estas epocas

   M - Azude porfavor no me dejes sola, quiero volver a mi habitación, tengo miedo, ¿cómo es posible que               todo esté a blanco y negro y tu seas el único ser de luz?

    A - Pequeña, por lo que veo aún no estás preparada y Coronel no hizo bien su trabajo, lo único que te                  puedo decir es que de ahora en adelante tu vida va a cambiar y que tú eres la paleta de                                 colores que Kalluze ha perdido.

N - Es así como Azude desapareció sin dejar rastro alguno, solo un polvo blanco brillante, Muroti solo se quedó pensando en tantos nombres, tantas cosas raras, pero lo más importante, se preguntaba como llegaría nuevamente a su habitación, sobre todo porqué tenía previa el día siguiente, dando lugar a la siguiente expresión:

    M - Maldito Kalluze

N - Abrió nuevamente sus ojos, pero nuevamente estaba en su habitación, todos sus deberes estaban hechos, con un polvo blanco brillante encima de sus libros....



Zeyohaco

Editado: 23.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar