Mystery

Tamaño de fuente: - +

Cᴀᴘɪ́ᴛᴜʟᴏ ₂

Si algo tenía claro Demien es que la idea de visitar un depósito de cadáveres no es lo que él hubiera definido como divertido. Por desgracia, en estos últimos días parecía que era el único que pensaba de esa manera, obviando por supuesto a sus otras dos amigas que también creían que la idea de Cooper era propia de alguien que había perdido el sentido por completo. Claro que ninguno intentaba ya razón con él y simplemente le dejaban ser, con un poco de suerte la autopsia revelaría que murió de manera natural. Y caso cerrado. Demien estaba más que convencido de que así sería, por tanto, el drama por ir a la morgue no era para tanto, sólo era un simple viaje, al menos de ese modo deseaba verlo el moreno.

Dos días, eso fue lo que le duró la paz y tranquilidad a Demien antes de que Coop se le acercara durante el descanso entre la clase de química y la de historia, justo cuando se encontraba repasando para su examen de historia cuando el castaño se acercó, arrastrando su mochila de color oscuro, y su camiseta puesta del revés.

 

—¿Vienes de correr una maratón?

 

Para Demien fue inevitable burlarse de la apariencia desaliñada de su amigo, quien era evidente que había llegado corriendo hasta donde estaba él. No sólo su camiseta estaba puesta del revés, detalle que le intrigó, sino que la chaqueta iba colgando sólo de un hombro y lleva un zapato de distinto color. Ese sin duda fue el detonante para que el moreno olvidase sus apuntes de historia y comenzara a reírse como un desquiciado.

 

—Algo así, Lightwood me ha dicho que su tío tendrá los resultados de la autopsia esta tarde, por eso te buscaba.

 

Fue la respuesta del castaño, quien miraba a su amigo sin entender el porqué este se estaba riendo de esa manera, no es como si hubiera contado un chiste la mar de gracioso u algo parecido. No obstante, siguió la mirada de su amigo, descubriendo que el motivo de la risa era el mismo, más concretamente su atuendo. Las sospechas del moreno eran acertadas si Thomas lo pensaba detenidamente, pues si que corrió una maratón para llegar a clase, ya que su despertador no sonó y el autobús que tenía que coger se fue justo en frente suyo.


 

—Eso ahora no es relevante, esta tarde iremos a la morgue, a ver si el tío de Lightwood nos deja mirar una copia del informe de la autopsia.

 

—No tiene ningún derecho a mostrarnos la autopsia, y mucho menos darnos una copia, ¿qué piensas hacer al respecto?

 

—En vista de que no es una autopsia autorizada, no creo que eche en falta el resultado de esta.

 

—En resumen, vas a robar los resultados.


 

La calma con la que fue capaz de pronunciar esas simples palabras fue paulatino. Como si ya supiera de las intenciones de su amigo desde el principio, y por supuesto que así era, no dudaba de que Cooper fuera capaz de cometer una ilegalidad sólo para probar su punto.





 


 

Tal y como había dicho Scooby, su tío tuvo el informe de la autopsia listo para esa tarde, y aunque todo estaba en contra de ambos para colarse como si nada en la zona de examenes, la verdad es que les resultó bastante sencillo, tal vez fuera la escasa vigilancia del lugar, o que sólo había un muerto y un forense lo que facilitó la incursión de ambos jóvenes en el edificio. Entrar fue fácil, dar con la sala adecuada ya no tanto. Todo el hospital parecía exactamente igual, con la excepción de la planta que conducía al sótano, ahí era donde se encontraba la morgue y a donde se dirigieron ambos   en cuanto comprobaron que tenían vía libre, siguieron el extenso pasillo de blancas paredes, y con una luz fluorescente que iba titilando y que habría hecho las delicias de cualquier asesino en una película de terror, y por primera vez el moreno comenzaba a dudar de que tan buena idea fue aquello. Su valentía comenzaba a flaquear, y un extraño temor, acompañado del frío que había en la sala le estaba invadiendo. Por suerte, el sol aún brillaba en el otro lado de esas cuatro paredes, o de lo contrario la peor pesadilla de Demien se vería cumplida, estar en plena noche en una morgue a punto de ver el cuerpo sin vida de una persona conocida, por mientras él sufría en silencio ese momento de absoluta debilidad, o valentía depende del punto de vista que se vea, Thomas se sentía como si hubiera encontrado la entrada secreta al mundo de Santa Claus, iba de un lugar a otro observando todo, como un niño pequeño y curioso que no se pudiera resistir.



Daydreamer

#949 en Otros
#300 en Relatos cortos
#349 en Thriller
#184 en Misterio

En el texto hay: misterio y mentiras

Editado: 15.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar