Nekilis

Tamaño de fuente: - +

Desesperación.

La luz era escasa mientras Atzi avanzaba de forma descontrolada, las ramas de los arboles arañaban sus brazos y cada pocos metros se tropezaba con una rama, el miedo retumbaba por todo su cuerpo mientras que a lo lejos escuchaba el sonido de sus captores. Paso un árbol y luego otro y otro, al pasar al quinto decidio que al volver a su hogar mejoraria su condicion y resistencia fisica, eso si volvia.

No sabía cómo había terminado así, lo último que recordaba era estar sentada en el escritorio de su habitacion después de una larga jornada en el colegio llena de archivos por revisar y tesis que terminar, cerrar un poco lo ojos y despertar por un ruido sordo, comprovar la maleta de objetos olvidados que deberia entregar la mañana siguiente y ser cegada por una terrible luz escarlata. Asi que cuando volvio todo a la normalidad ella estaba tirada en un suelo rasposo, con hojas y lodo y lo que parecia diez personas disfrazadas de guerreros que iban de camino a algun tipo de convension sobre historia prehispanica y se quedaron a descansar. En los primeros segundos todos se miraban con sorpresa pero esto se rompio junto al crugir de una rama. Por lo que al esquivar la primera flecha se dio cuenta de que en realidad eran guerreros, guerreros realmente enojados. 

 Así es como habia llegado hasta este punto, ahora lo unico que podia sentir era el sumbido de su sangre en los oidos y la inminente amenaza detras de ella. Miro a su alrededor, debia encontrar un escondite pero lo unico que veia eran hojas y ramas. Giro cerca de una enorme piedra y pudo sentir como el viento era cortado a su costado, no queria saber qué lo provoco, siguio con su escape, sus ojos y su garganta estaban secos, sus brazos y pies tenian rasguños provocandole dolor como nunca lo habian hecho. Tenia miedo, uno que queria paralizarla pero sabia que no debia de sucumbir ante él porque sino seria su fin. No podia evitarlo, el miedo estaba consumiendola cada vez más volviendo sus pasos mas lentos a cada momento.

Sintió como uno de sus brazos fue alcanzado por alguien entonces estaba rodeada por cinco hombres con piel morena y marcas pintadas en ella, vestian plumas de colores y sus armas eran largas y dolorosas como su pierna comprobo, realmente iban a matarla.

Sus gritos de desesperacion se mezclaban con los demás sonidos, sentia varias manos a su alrededor, sus pies no querian moverse y a pesar de que sabia que no podria pelear contra ellos ni su fuerza, lo intento. Lucho por desatarse retorciendose, mordiendo y rasguñando todo lo que pudo pero ningun esfuerzo surtia efecto, al contrario parecia satisfacelos, sus rostros contrayendose de emocion por la batalla que habian ganado. 

Entonces uno de ellos comenzó a acercarse mientras los demás la sujetaban, ella chillo mirando como su mano comenzaba a cariciar su rostro y él la miraba repugnantemente. Luchó más y más, no iba de ninguna forma dejar que terminara de esta manera, jamás. Su corazón latia tan fuertemente y sus gritos llenaban sus oidos que no pudo disernir el momento en que ella estallo en luz y llamas. Vio como sus rostros se llenaban con el terror puro, uno salio corriendo pero los otros se quedaron con la determinación en la mirada. Comenzaron a atacarla ella solo los evadio, no sabia cómo se movia simplemente lo hacia, entonces cuando uno que estaba asu derecha la empujo con una lanza ella lo detuvo y lo tomo por el cuello, segundos despues él habia gritado mientras su cuerpo se consumia en llamas. Los demás comenzaron a huir.

Se sentia como estar en medio de aire caliente, como si todo lo que habia pasado hubiera sido un mal sueño, su cuerpo estaba ligero, su mente tambien y por primera vez en su vida estaba disfrutando de la miseria de otros.



Aly Heron

Editado: 25.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar