Ni 1millón de Estrellas

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 19

Por mas que quería abrir mis ojos, ellos no ponían de su parte.

Empecé a sentir todo lo que había a mi alrededor. El ambiente era cálido, se estaba bastante cómoda. Escuchaba voces. El olor fue lo que me ayudó a saber donde estaba; Un hospital.

- ¿Se pondrá bien? - escuché esa voz quebrada y temblorosa

- Por supuesto, no se preocupe - respondió la voz de un hombre mayor

- Muchas gracias doctor de verdad - volvía a hablar la primera voz..mi madre

Intenté moverme para demostrarle que, tal y como decía el doctor, estoy bien, soy consciente, pero no consigo que mi cuerpo reaccione bien.

Y por las voces, parece que conseguí moverme.

- Un dedo, ha movido un dedo - aquella voz....no puede ser.

- Julen, todos queremos que despierte ya....has dicho lo mismo durante las ultimas cua....¡Un dedo! - gritó la voz de Nick

Vaya cuadro había montado con estos personajes....

- Yo también lo vi señora - se refirió a mi madre

Aunque no veía, podía notar como el aire se cerró sobre mi.

- Se esta despertando, apartad - dijo Julen haciendo que el aire dejara de estar tan cargado.

Pero por mas que intentaba despertarme, no era capaz de hacerlo.

- Alina, Alina ¿nos escuchas? - la voz desesperada del Zapajo me estaba poniendo nerviosa, iba a levantarme solo para darle una colleja y que se tranquilizara.

- Déjala Ju, dale tiempo.

- ¿¡Mas!?

- Si, mas, lo que haga falta - comentaba Nick

Y al fin. Al fin lo conseguí. 
Mis ojos empezaron a ver la luz, todo se fue aclarando y enfocando.

Podía verlos. Mi madre, Julen, Nick y mi hermana, la cual estaba dormida.

- ¡Hija! ¡Hija! ¿Como estas? - dijo mi madre apresurándose a abrazarme

- Bien, creo - mi voz sonaba muy ronca - ¿Que ha pasado?

- N....¿No te acuerdas? - dijo Julen

Por sus caras horrorizadas supe que no fue un simple accidente lo que me llevó hasta aquella camilla.

Observé mi cuerpo. Algo magullado y herido, pero dentro de lo que cabe, bien.

Entonces lo recordé. Empecé a recordad cada cosa que pasó desde la noche en la que Julen y yo fuimos a mi casa y no había nadie.

- ¡¿Estáis bien!? ¿Y papá? - dije rápidamente a mi madre

- Estamos bien hija, que alivio mi niña - decía desesperada mi madre mientras volvía a abrazarme

Los chicos se alejaron un poco, dándonos tiempo a nosotras.

- ¿Christin? - dije a mi hermana

- Está descansando, no te imaginas la de horas que estuvo despierta - dijo mi madre sonriendo.

- Me imagino..

Estuvimos un buen rato hablando hasta que me dejó sola con los chicos, por si queríamos hablar.

- Tu....Estúpida - dijo de repente Julen -  ¿¡Como puedes ser así?! !¿Por que no me dijiste nada antes de irte!?

- Ya cálmate Ju - decía Nick poniendo su mano en el pecho de su amigo

- ¿¡Como voy a calmarme!? ¡Casi la violan! ¡Casi la matan!

- Pero no pasó nada, tranquilízate - decía con suavidad

- ¡¿Y si no hubiera llegado a tiempo....¿que? Que hago yo entonces? - dijo mientras caía rendido a la silla aflojando su voz y poniendo su mano sobre sus ojos.

- Estuvimos muy preocupados desde que Julen nos dijo que habías desaparecido de su casa

- Lo siento mucho - dije agachando la cabeza

- Pero me alivia saber que estas bien - comentó mientras me abrazaba.

No sabia como reaccionar a ese gesto, así que simplemente, le correspondí.

- Te dejo con este niño, quiere hablar contigo, si se le va otra vez como ahora, solo di mi nombre, estaré fuera - me susurró para luego sonreírme y salir.

Y así hizo.

Nos quedamos un rato en silencio.

Hasta que decidí romperlo.

- Julen....¿Estas bien?

El solo asintió cubriendo aun sus ojos.

¿No estará llorando verdad?

- No - dijo débil

Me levanté y fui hasta el. Por suerte, los cables y el suero que tenia inyectado me permitían llegar hasta el.

- Oye Julen, yo estoy bien y es completamente gracias a ti. No te pongas mal, ahora todo ha pasado - dije mientras le abrazaba.

Noté como aquello le pilló de sorpresa, pues se sobresaltó.

El me abrazó enterrando su cara en mi.

- Ahora solo volvamos a la normalidad, de esta forma podré olvidar lo que sucedió - fui a apartarme, pero el me abrazó mas fuerte.

- Quédate así un rato mas, por favor.

Y así hicimos, nos quedamos abrazados mientras yo te acariciaba el pelo.

Que irónico....¿Quien iba a decirlo? Julen y Alina abrazados. Hablando tranquilamente y consolándose el uno al otro.

Si me lo hubieran dicho el día que hice aquel pedido en la UWK, no me lo habría creído ni aunque me pagaran.

Minutos después. Volví a mi cama.

- ¿Te encuentras mejor? - pregunté mientras intentaba hacer contacto visual con el

- Si....me asustaste muchísimo. De verdad, no sabia que hacer en aquel momento.

- Hiciste lo correcto, es por eso que estoy aquí de una pieza y en perfectas condiciones - sonreí



Marisabel

#2426 en Novela romántica
#576 en Joven Adulto

En el texto hay: adolescentes, amor, drama

Editado: 18.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar