Ni tan princesa, Ni tan príncipe

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 1.  UNA VERDAD A MEDIAS VS UNA COMPLETA MENTIRA

Faltaba poco para el anuncio de compromiso y de hay solo contados meses para la boda real, todo tal cual como siempre lo desee, mi largo vestido de novia color perla, ceñido al cuerpo resaltando mis pronunciados pechos y un velo que seguía mi caminar; recuerdo que no dejaba de mirarme en el espejo mientras el sastre tomaba mas medidas y sus asistentes sujetaban más piedras al corsé, claro que también recuerdo notar un hombre de pie en el umbral de la puerta, quien miraba con recelo el momento que yo estaba viviendo.

- Luciano, ese hombre de alli, espera algo?

luciano miro sobre sus gafas anchas muy de sastre y negó con su cabeza mientras su boca sostenia un alfiler que luego clavo en el vestido.

-Me crees si te digo que siento que me mira con recelo

nuevamente miró por encima de sus lentes para luego reírse un poco.

-No seas tonta antana, no te das cuenta?

lo mire incrédula

-mmm no la verdad no me doy cuenta, de que debo darme cuenta?

-antana, ese hombre es gay, tal vez solo esta admirando tu vestido

- Gay? luciano, lo conoces?

-No, pero te lo puedo asegurar.

Recuerdo la mirada de ese hombre, su rostro era de tristeza y comencé a imaginar un pasado trágico donde su prometida moría por un accidente; lo se, soy bastante imaginativa.

El día del anuncio llego y en el salon se encontraba toda nuestra familia, todos unidos en pro del venturoso compromiso más esperado del año, pasamos por todas las mesas saludando a nuestros allegados y finalmente marco me beso y camino hacia el micrófono para dar todo un discurso perfecto sobre almas gemelas y amor, mi HVP estaba saliendo del muelle.

Los meses siguientes al anuncio transcurrieron contra reloj y con cada dia mis nervios aumentaban por millar, seria tan absolutamente feliz, usaría cada momento de mi vida para amar a este hombre y perfeccionarme a su lado, hasta que la vejez nos tomara en una hermosa cabaña de retiro, disfrutando solo de nuestra compañía y los frutos de nuestra juventud.

Lo siento se que soy melodramática, pero era eso exactamente lo que yo soñaba a su lado.

Días antes de la boda estaba tan agotada que alucinaba con persecuciones y a diario sentía como un par de ojos me seguían por todos lados, fue tal mi nerviosismo que andrea, la prima de marco, se ofreció a acompañarme dia y noche, hasta la noche anterior a mi boda

Y fue esa noche, que por fin logre ubicar ese par de ojos desgastados que acosaban mis días.

Termine mi jornada laboral y tome unos documentos que aun faltaban por firmar, subi todo al auto y me enrute hacia casa de mi padre, donde aun vivía, sin embargo ya a pocos metros de mi destino decidí llamar a marco para un ultimo " buenas noches" a distancia, marco no atendio al telefono. lo cual me pareció extraño teniendo en cuenta que su última consulta fue muy temprano, ya debió salir de la clínica, y si tuvo un accidente y nadie esta con el?

Tome la espectacular decisión de conducir hasta la clínica, a 10 minutos de donde me encontraba, los 10 minutos mas largos de mi vida.

Estacione en mi lugar de siempre a las afueras de los privados, e ingrese por la entrada de medicos, tenia las claves de acceso y nadie sería percatado de mi presencia, subi por las escaleras como siempre lo hice y llegue hasta su oficina en el 3 piso, pero antes de entrar una discusión acalorada me detuvo.

- No lo tomes así, no entiendes mi posición

- No seas la victima, o me explicas cual es mi posición en este trio?

Trio? de que trio hablan?

-Te ha visto, lo sabias? antana piensa que el stress la tiene alucinando tus persecuciones, dime que ganas alterandola, ella es quien mas sufriria con todo esto

-Si, y te conto que pude verla mientras se probaba su hermoso vestido de novia, y vi la ilusión en sus ojos. Me estas robando ese momento Marco, y creeme que ya esto se te salio de las manos

- Solo espera un poco mas quieres?

-Mas, por favor no seas egoista, 5 años en secreto son poco?

- No es asi, tu sabes que te amo...

No se si realmente pauso sus palabras o fueron pausadas por un beso, ese beso que se corto cuando abrí de golpe la puerta del consultorio, solo para encontrarme con una escena de amor que jamas imagine o tal vez no en mi vida.

-Antana?

-Marco yo no... no sabi.. no espera...

Y hay, justo cuando el compañero de marco me miró, pude reconocer al hombre del umbral y al par de ojos que me acechaba desde ese dia.

 



honey_honey

#13042 en Novela romántica
#2090 en Chick lit
#4693 en Joven Adulto

En el texto hay: diferencias sociales, felicidad, amor real

Editado: 20.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar