Ni tan princesa, Ni tan príncipe

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 7. ESCLARECIENDO VS ESCONDIENDO

Los días se han vuelto rutinarios,  Andrea sigue un poco mejor, hace una semana termino la quimio y ahora esperamos pacientemente  la fecha de sus próximos exámenes, ya con un poco mas de fuerza ha vuelto a la oficina, pero aun conservamos a su asistente, así ella puede retirarse temprano a la casa, padre se ha encargado de transportarla,  la acompaña en las mañanas hasta la oficina y la espera al atardecer para llevarla a la casa, definitivamente este hombre se gana el cielo, yo se que lo hace por mi, él sabe lo importante que es Andrea para mi y eso se lo agradeceré siempre.

Aqua me está robando tiempo y calma. La obra realmente estaba atrasada, pero no era por Marcela, la ingeniera, ni tampoco fueron los maestros, esta vez fueron errores del ingeniero estructural, errores que nos costaran otro  mes de atrasos,  se deben corregir las ubicaciones de varias columnas, y recalcular las cargas, como un profesional no tiene en cuenta que en un edificio habitacional precisamente vivirá gente. En fin, como no fue en parte mi culpa, no me agobio demasiado el error, pero si lo hace el ver como los costos de empleados, materiales y equipos incrementa con el tiempo adicional.

Conduzco en dirección a la oficina luego de salir de la obra cuando el sonido de mi teléfono a través del bluetooth del auto me sorprende, miro la pantalla y es la prima de Marco, la mujer que estuvo conmigo todo el tiempo de la boda. No contesto, lo dejo pasar, si es algo urgente volverá a llamar, y así como lo premedite hay esta nuevamente la llamada.

 

  • Hola antana.
  • ¿Como estas mujer?
  • Bien, ¿estas ocupada?
  • Conduzco a la oficina.
  • Perfecto, tendrás unos 30 minutos para una vieja amiga.

Además de ser como una hermana para Marco, porque ella se crio con los él y los hermanos, ella fue  muy amiga mía en la universidad, también estudio arquitectura, pero se enfocó más en vivienda social, y viaja por el mundo mejorando la calidad de vida de muchas personas.

 

  • No se mujer, discúlpame si soy grosera, pero, ¿de qué tendríamos que hablar? – en medio de todo no se si ella sabia lo de marco, y no quiero pensar que me vieron la cara todo el tiempo, aunque el me haya explicado la mayor parte de las circunstancias aun no llenan muchos vacíos en la historia.
  • Antana, te prometo que serán solo 30 minutos, dame a mi la oportunidad de ofrecerte mi versión, por los viejos tiempos ¿Quieres?

Me lo pienso un poco, es que realmente todo esta tan bien en este momento que volver sobre lo mismo no me hace ilusión, sin embargo, ella fue alguien muy cercano a mi, y la niña consentida de Lucia, mi ex suegra.

  • Vale, veámonos en Meison, estoy cerca, no tardes.
  • Perfecto, gracias antana.

 

Redirecciono el auto y tomo la ruta mas lenta que puedo imaginar, llena de trafico y semáforos, no es por hacerla esperar, es por concientizarme de lo que va a pasar y llenarme de paz. Le marco a Andrea para ponerla al tanto.

 

  • ¿Ya llegaste? ¿estás en el auto? ¿vas en el ascensor?
  • Esas fueron muchas preguntas, te oyes muy agitada, ¿estás bien?
  • Quien, yo? Claro por que no lo estaría. Si llegaste ya o paso algo
  • Por qué actúas extraña, que sucede, ¿quieres que vaya por ti?
  • Ahhhhh… no estás en la constructora.
  • Mmmm, si tu estas en la oficina deberías saber que no he llegado aún, o al caso saliste de allí
  • Que, no no no. Como iba a salir, tengo que esperar a tu padre. En fin, ¿porque me llamabas?
  • Solo quería comentarte que voy de camino a Meison, Lucy me llamo, dijo algo sobre su versión de las cosas, imagi…
  • Ah ok, listo cuídate tany, me avisas cuando vayas de cami…  vengas, vengas de camino a la oficina. Te quiero Bye!

Me colgó, y no pudo actuar mas extraña, no puedo imaginar el motivo de su actitud, pero solo lo sabré al volver a casa.

Parqueo a las afueras del café y espero en el auto a Lucy, quiero ver si llega sola o acompañada, todo esto de  su versión de las cosas no me da buena impresión,  reviso mi teléfono mientras espero, cada tanto miro por el retrovisor, nada que aparece, debió estar mas lejos de lo que yo estaba.  Comienzo a sudar  y  subo un poco mas el aire acondicionado, siento nauseas de nuevo, desde el día que vomite con Andrea, lo he hecho solo 4 veces más, casi siempre al irme a dormir, presumo que la congestión de mis días altera mi sistema.



honey_honey

#13019 en Novela romántica
#2088 en Chick lit
#4679 en Joven Adulto

En el texto hay: diferencias sociales, felicidad, amor real

Editado: 20.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar