Ni tan princesa, Ni tan príncipe

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 9. SOMOS TRES

A veces no resulta suficiente encarar los problemas, cuando no son tan grandes como para  abarcar la mayor parte de tu vida, aun así resaltan tus mayores temores. Y obvio que aunque este resultado no es precisamente un problema, si era por mucho un enorme  temor.

  •  Hay muchas cosas de las que debemos hablar amiga

Miraba el ventilador girar y trataba de identificar la cantidad de asas que lo conforman, como giran a tal velocidad que se convierten en una sola y resulta prácticamente imposible  identificarlas por unidad , imaginaba como en un suceso hipotético, caía sobre la cama, interrumpiendo la paz  que la inunda, a pesar de tener dos cuerpos en ella.

  • ¿Qué cosas Andrea?

Andrea gira su  cabeza para encontrarse con la mía, me mira profundamente como si en su infinita bondad, pudiera ver  poco más de diligencia en mí.  Ella pretende que en este momento yo tenga exactamente todas las respuestas a este incómodo temor, que crece de a poco, como las mentiras que le digo a mi padre cada vez que me ausento por los mareos, o que digo en la obra cuando el egoísta cansancio de la primera etapa del embarazo, me tumba por horas a dormir.

  • Es algo muy complicado, ¿al caso entiendes eso?
  • Y que crees que he tratado de hacer las últimas 2 horas que hemos estado en la cama

Reímos, pero era cierto, por poco llevamos más de dos horas mirando el entramado de madera que cubre la habitación,   realmente no ha cambiado demasiado, y no creo que lo vaya a hacer, pero es una hermosa manera de olvidar por unos minutos más,  la realidad  a la que debo enfrentarme al momento de salir de esta habitación.

  • Es raro, ¿verdad?
  • Más bien es inusual, es decir, es algo que realmente no esperas que suceda.
  • Pero y luego la genética ¿no tiene que ver con todo esto?
  • Bueno si,  pero no es que sepamos mucho  de toda la genética que hizo parte de este  “asunto”- le hago una seña con mi boca, indicándole mi estómago.
  • Deja de llamarle así, ya sabes lo mucho que me incomoda.

Le  hago una mueca en señal de sonrisa, una muy falsa, que le deja en claro que su  intensidad con el tema me lleva al límite. Y es que para ella todo este proceso se ha convertido en su mayor proyecto, realmente se ha tomado muy enserio su papel de madrina de mi embarazo, un oficio que ella misma se impuso y que realmente no creo que alguien, lo haya tenido jamás.

  • Ya es hora amiga, si nos demoramos más en salir, no llegaremos a tiempo.
  • ¿Crees que mi papa ya salió de la casa?

El tema de Andrea y mi padre  es un poco complicado, siempre que le menciono a papa se pone un poco nerviosa y creo que hasta intenta no hablar de él.

  • Quieres que salga primero, así verifico si se encuentra
  • Vale, termino de arreglarme en lo que investigas.

Andrea sale con cuidado, trata de no hacer ruido con la cerradura y deja la puerta abierta, se oye un poco como camina hasta las escaleras, pero no escucho el barandal que siempre rechina al sujetarlo, es típico en ella, siempre baja por la derecha con su mano recorriendo el pasamanos, lo que me lleva a pensar que no bajo, lo que a su vez me hace interrogarme si algo la detuvo, mi mente crea un escenario donde su  salud le jugo mal y esta desmayada  en el pasillo. Me levanto rápidamente y salgo de la habitación, casi corro hasta las escaleras cuando un susurro me orienta  hasta la habitación de Andrea. Dude en acercarme, por el tema de la privacidad,  pero  la intensidad de los susurros se hace más fuerte, como si trataran de atraerme hacia su origen, realmente camino lento, como si mis pasos apenas rozaran el suelo, definitivamente me queda a la perfección el plan de investigadora, por lo menos a mí más que a Andrea. Llego lo más cerca posible a la puerta de la habitación, mi estómago duele por los nervios, o tal vez porque la última vez que estuve detrás de una puerta,  la vida me mostro una realidad dolorosa.

Trato de sintonizar la conversación inclinando mi cabeza hacia la derecha, me giro e intento por el oído izquierdo, es totalmente inútil, se están asegurando de que el tema, este protegido.

De repente un tono de voz se eleva y puedo reconocer a mi padre, mientras alguien más trata de silenciarlo.

  • No es justo con ninguno de los que hacemos parte de esta familia amor.
  • No lo pongas así, o tendré que elegir, y por amor de Dios que sabes con quien me quedare

Un corto silencio es interrumpido por un ligero golpe sobre madera.

  • Puedes calmarte de una buena vez, no quieres que se entere de la peor manera, o te parece que ella ha estado muy bien los últimos meses.
  • Pues para este momento puedo asegurarte que no tengo idea de cómo se ha sentido, ni de qué demonios pasa en mi casa, porque pareciera que la orden del día es mentirme, y que mi papel es hacer de idiota como si no me percatara de que algo realmente delicado está sucediéndole hace una pausa y retoma su discurso con menor intensidad- sabes amor que ella es mi vida, es en lo primero que pienso antes de salir contigo  y lo que ha llenado mi vida desde…
  • Si, la muerte de tu esposa.
  • Ella no estará en contra, te lo juro, es un ser tan puro y noble, si ni siquiera fue capaz de odiar a Marco, y lo sé porque los vi en su oficina hablando cómodamente, con el joven que ahora es su pareja.



honey_honey

#12970 en Novela romántica
#2077 en Chick lit
#4654 en Joven Adulto

En el texto hay: diferencias sociales, felicidad, amor real

Editado: 20.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar