Niebla y Bruma-Tomo 1

Tamaño de fuente: - +

22-Ser quien Eras

Bruma termino de contar la segunda parte de su historia y se dio cuenta de que tenía los ojos de todos clavados en él, hasta los Entes se habían bajado de sus huéspedes solo para poder oír más de cerca, de pronto le dio como pánico escénico y se puso colorado de pena.

 

-Es…eso es lo que tengo…hasta ahora…

-¡¿Qué?!-exclamo Jenny-¡Oye no!, ¡No nos cuelgues en lo más emocionante!

-¿Como que no hay más?

-Si hay más, pero tengo que ordenar mis notas, y…escribirlo en orden, les contare cuando esté listo.

-A ver si adivino-dijo Ángel, levantando la garra como chiquito en clase-en el siguiente capitulo echaras para atrás y veremos que fue de Gedeón durante ese tiempo.

-Nada mal, geniecito-dijo Niebla, de buen humor.

-Yo quiero saber que pasa luego-dijo Duncan-está muy cool.

-¿En…en verdad les gusta?

 

Si que les gustaba, a los Entes de Katrina les gusto tanto que se fueron a jugar al castillo a que eran Tech y Florient enfrentados, la chica se rio y menciono que era una pena que como especie les diera por ser solitarios porque daba gusto ver las tonterías que hacían en grandes cantidades; Bruma estaba muy feliz y al mirar a Heichin, que estaba como mirando al atardecer con gesto introspectivo, le pareció que él también lo estaba, poco a poco comenzaba a sentirse parte del equipo, de su extraña y sensacional familia.

------------------------------------------------------

Katrina no era la única en darse cuenta de lo que podía llegar a hacer un grupo de entes desocupados, desde que Nina se fuera Ink había tenido que mantener el perfil bajo y hacerla de Alfa de la manada, por lo que tuvo que comenzar a ganárselos y conocerlos, llegando sin querer a apreciar a esos seres que hasta entonces solo veía como extrañas sombras negras que rondaban como moscas a Monique, debía distraerse y distraerlos asique aprendió a dirigirles para que le trajeran cosas como botecitos de pintura o cartuchos de tinta y plumas, o que sostuvieran dianas para que ella practicara su tiro de espigas.

 

-No vas a herirle si no le das en la gema, inténtalo-también trataba que Monique fuera capaz de usar su brazo pero la niña se negaba en redondo-si se diera el caso de que me quedara sin energías quisiera que pudieras usar alguna parte de mi para protegerte.

 

Monique, ocupando tres cuartas partes del cuerpo, negaba vigorosamente y trataba de bajarle la mano que Ink apuntaba hacia la diana sostenida por un ente, al final la de blanco y negro se rindió y ocupo el resto del espacio.

 

-Hace ya un mes que Nina se fue, si su intención fuera traicionarme Heichin ya habría enviado a sus cachorros por mí, tampoco he tenido algún “episodio” desde entonces, supondré que ha descubierto algo y lo está deteniendo-abrió un bote de pintura-en ese tiempo me he aprovisionado y he llegado a empatizar con sus pares.

-¡Ink!, ¡Ink!, ¡Encontramos algo interesante!

 

Había aprendido que, pese a existir una suerte de rivalidad ideológica entre las cinco categorías, no tenían mayor problema en hacer equipos mixtos una vez llegaban a conocerse, aunque siempre les iba mejor con otros de su mismo grupo, cada día enviaba fuera a unos cuantos para explorar los alrededores, traer pequeños objetos o reclutar a otros entes de manera que de treinta con los que empezara en el faro ya tenía casi un centenar, el grupo de aquel día había traído un periódico, una fuente barata de tinta, pero enseguida supo que no lo habían conseguido solo para que lo consumiera.

 

-¡Mira, hablan de ti!

 

La noticia estaba en la sección de anuncios, un tal Michael Haus había anunciado planes para filmar una película sobre ella y ya se estaban haciendo audiciones, la nota agregaba que la película versaría sobre sus primeros años como heroína y se pretendía que fuera una trilogía, que tan de moda estaban, Ink leyó dos veces la noticia de cabo a rabo sin saber cómo sentirse al respecto, la fama nunca le había interesado pero le importaba muchísimo su reputación, por lo cual sufría mucho desde que se fuera en picada, aquello podría hacer que la gente recordara quien había sido pero no estaba segura de quererlo porque también recalcaba en lo que se había convertido.

 

-No se puede echar el tiempo atrás-suspiro, entonces sintió que su brazo negro se movía solo.



Dama GT

#1604 en Ciencia ficción
#3374 en Thriller
#1919 en Misterio

En el texto hay: entes, arte, pintura

Editado: 30.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar