No Aceptada

Tamaño de fuente: - +

No Aceptada

La mayoría de las personas ve la vida color rosa que todo es perfecto, que nada puede dañar esa aura hermosa ni muchos menos quitarle los colores a la vida que viven, ¿Qué envidia? Para los que piensan así, por qué mi vida es distinta, desde muy chica la vi oscurecerse.

Aún no recuerdo que era sentirse en la barriga de mi madre, tampoco sé que es decir “Mamá” La razón por qué nunca la conocí, no es porque esta muerta ni mucho menos, vive su vida plácidamente fuera de mi entorno.

A la edad de 1 año me dejó tirada en una casa donde cuidan niños, dos meses haya esperado su regreso por mí, algo que nunca sucedió, desde ese día deje de existir para ella, me deje como un cachorro abandonado sin importar que pasaría conmigo.

Que si le guardo rencor…. La verdad no sé si es rencor, odio o lástima, se perdió de conocer tantas cosas mías que ni el dinero lo compensan.

No puedo decir que crecí entre lujos por qué estaría mintiendo, pero si en una familia que me ha brindado todo el amor del mundo, crecí al lado de mis abuelos paternos, con tres tías muy diferentes, una es muy casca rabias, pero de un gran corazón, otra muy romántica, me da náuseas tanto amor que brota por los poros y mi tía la loca de la familia, a la cual molesto cada vez que puedo.

También me crie con una prima con la cual no me la llevaba muy bien hasta que crecimos y maduramos un poco o eso creo yo.

Creo que me desvíe del tema y no seguí contando mi historia.

Tenía dos meses en ese lugar la señora que me cuidaba al ver que mi dichosa madre no aparecía, me puso en venta al mejor postor, por decirlo así, me iba a dar en adopción a una pareja extranjera y ella recibiría una buena paga, algo increíble no.

Estaba a listando todo el proceso de adopción, como un ángel caído del cielo, mi padre me saco de ese lugar horrible, donde nos daban comida mala, hasta pensé que no sobrevivirá, tenía una panza gigante como una embarazada y mi piel brotada de granos por la comida dañada que nos daban.

Mi padre les cuento un poco en esa época cuando yo tenía tan solo un año de edad, era militar de mi país, por lo obstante no lo veía a menudo, esa vez estaba de licencia de permiso y fue a buscarnos y se llevó la sorpresa que mi madre se fue con un tipo y me abandonó.

Sí… así como lo leen, según lo que me enteré tiempo después el hombre la puso a elegir entre él y yo y ya saben a quién eligió.

La señora no me quería entregar a mi papá, él no le iba a dar dinero por mí, así que él la amenazó con meterla presa por secuestro y otras cosas más, al ver que mi papá es de la ley a regañadientes me entre a él.

Ahora él pensaba ¿Qué voy hacer con una niña? ¿Yo no puedo criarla?

Después de tantos pensamientos no dudó en llevarme con mis abuelos paternos, por su trabajo no podía hacerse cargo de mí, vivía patrullando, haciendo entrenamiento y otras cosas más que hacen los militares.

¿Qué si estaba asustada?

Sí.. si estaba asustada y mucho, me llevaban donde personas que no conocían, pero que se portaron muy amables conmigo, me dieron comida, un techo donde dormir y en especial mucho amor.

Mis abuelos les tocó hacerme un tratamiento riguroso para bajarme la panza que tenía, con esos antecedentes conllevo a tener algunas enfermedades hoy en la actualidad, sufro de los riñones, a veces me ataca el asma, tengo una hernia por los descuidos de las que titulan "mamá".

Gracias a mis abuelos he tenido una vida normal, he podido estudiar, tener una vida tranquila como cualquier niño, aunque mi nona es un poco rígida con todo en casa, nos a enseñado muchos valores que nos han hecho ser mejores personas.

Que la vida a sido un poco injusta…. Sí lo admito por qué uno siempre quiere crecer al lado de los padres, quieres que te lleven el primer día a clases, que pasen por ti a la hora de salida, que compartan contigo el mayor tiempo posible, que puedas estar el día de madre con ella, entre otras cosas.

Para mí solo existe una madre y es mi nona que me ha sacado a delante con mucho esfuerzo y dedicación, ganándose mi respeto y amor.

De la otra señora solo se su nombre y la conozco por fotos.

Un día me llamo a casa de mis abuelos y hablé con ella, la muy descarada se enojó conmigo por qué no le dije mamá… acaso merecía tener ese título cuando me abandonó sin importar que pasaría conmigo.

Crecí sin una madre y sin un padre a mi lado, ya que cada seis meses o a veces hasta años lo veía, solo reconozco las figuras maternas y paternas de mis nonos que son los que han visto por mí.



Nana Ramírez

Editado: 11.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar