No Apto para menores

Tamaño de fuente: - +

Capítulo Dieciocho

El despertador sonó exactamente a las 6:30, me estire y me levante abriendo la ventana para dejar que el aire entrara, tome mi celular y vi los mensajes, aparte del de Laín tenía dos más, uno de ellos era de Lis.

<< Sofí pasa por mí no quiero irme en camión>>

Simplemente le conteste con un Ok y luego vi de quien era el otro mensaje...era un número desconocido lo abrí y para mi mala suerte era de Eddy.

<<Soy Eddy, me gustaría hablar contigo para aclarar las cosas, solo te pido una oportunidad para hablar es todo.>>

Elimine el mensaje de Eddy y deje el celular, me metí a bañar rápidamente en cuanto salí me cambie, agarre mi mochila y baje a desayunar, para mi sorpresa mi desayuno no estaba servido, pero mi hermana mi padre y mi madre ya estaban comiendo, mire a mi madre esperando una explicación pero me ignoro por completo.

— Puedes servirte el desayuno por hoy Sofí, tu madre está molesta.

Me dirigí la cocina y me serví todo yo sola, me senté en la mesa frente a mi mamá, el silencio era sumamente incómodo.

— Papá ¿podemos pasar por Lis? — pregunté.

—Claro— y eso fue todo lo que dijo.

Fue el desayuno más incómodo de mi vida, en cuanto acabe me fui a lavar los dientes y me dirigí al auto, me despedí de mi hermana (mi madre se encargaba de llevarla a ella a la escuela) mientras mi padre me llevaba a mí ya que no me gustaba tomar el camión.

—Adiós mamá —Adiós Sofí, me conteste a mi misma ya que ella me ignoro por completo, a veces mi madre se comportaba peor que una adolescente...peor que yo.

Nos subimos al auto y le quise preguntar a mi padre el porqué mi madre estaba molesta y lo único que dijo fue lo siguiente:

—Ayer que fue con el nieto del Sr. Norbert este no le quiso decir nada sobre el incidente que ocurrió, y además le dijo que tuviera cuidado contigo ya que las chicas de tu edad podían llegar a ocultar cosas muy peligrosas...

¡Pero qué cabrón! Como se le ocurría decirle eso...indirectamente le estaba diciendo que le ocultaba algo...Realmente Laín era capaz de contarle mi secreto... Oh por dios.

—Eso la tuvo toda la noche pensando— prosiguió mi padre. — Y ni siquiera me dejo dormir diciendo que tu le ocultabas algo...que si no ese chico no le hubiera dicho eso...no había razón para haberlo mencionado.

Detuvo el auto un momento y me miro.

—Sofía...¿nos estas ocultando algo?—preguntó entrecerrando sus ojos.

Si.

—No papá, como crees— respondí riéndome...una risa nerviosa más que nada.

Asintió y arranco de nuevo.

Mi mente empezó a procesar rápidamente que debía hacer algo respecto a lo de Laín, esta vez no se andaba con juegos.

Llegamos por Lis y esta de inmediato empezó a platicar con mi padre...parecía más su hija que yo misma mantenían conversaciones de cosas que ni siquiera yo sabía que les gustaba a los dos.

En cuanto llegamos a la escuela nos despedimos y antes de entrar Lis dijo.

—Otro semestre mas en el infierno.

La escuela para mí no era un problema del todo...eso era antes que supiera que Laín estaría aquí, ahora si sería un infierno por completo.

Mi objetivo principal era evitar toparme con Eddy, evitar toparme con Laín y sobrevivir mi día a día...No estaba segura de poder lograrlo pero debía intentarlo.

Entramos al salón y en cuanto encontramos nuestros lugares Lis se puso a platicarme de sus vacaciones, realmente mi amiga hablaba demasiado.

De poco a poco mis compañeros empezaron a llegar y entonces mi peor pesadilla hizo acto de presencia.

Laín entro y todos lo voltearon a ver, Lis guardo silencio para deleitarse la pupila mientras este buscaba su asiento, para mi buena suerte le había tocado en la primera fila...alejado lo suficiente de mi. Dos chicas se le acercaron de inmediato y comenzaron a hablar con él.

Lis se acerco y susurrándome me dijo.

—No me importa que sea gay, yo si le daba.

Le di un golpe en el brazo y mire el techo, debía tener paciencia.

Las clases comenzaron y sentía en todo momento la mirada de Laín fija en mi, varias veces nuestra miradas se cruzaban y de su parte recibía unas sonrisas que podían encantar a cualquiera.

En cuanto fue hora del descanso Laín salió primero, me levante de inmediato y lo seguí por el pasillo hasta que lo jale del brazo mientras los otros estudiantes iban saliendo, sabía que debía contenerme pero no podía, debía aclarar las cosas con él de una vez.



Fa Wayne

#282 en Otros
#100 en Humor
#193 en Joven Adulto

En el texto hay: romance juvenil, secretos, apuestas

Editado: 01.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar