No Busco Un Hombre De Cuento

Tamaño de fuente: - +

"CAPITULO 9"

Salgo de la ducha en la tina de agua tibia después de unos largos minutos ahí dentro, realmente necesitaba relajarme después de la tarde tan larga que me esperó. Entré atender gente y pensar en lo que pasó en el despacho de William, estaba agotada física y mentalmente.

Me cambie con unos shorts deportivo color negro y una blusa de algodón roja de tirantes sin nada más debajo. Cepille mi cabello. Lo miró, ya necesitaba un nuevo color. «Tal vez rojo», tal y cómo me sentía últimamente.

Caminó hasta mi pequeña cocina con el pelo húmedo y descalza. Hace una hora que había regresado del restaurante y ahora tenía hambre. Abro el congelador y comienzo a ver lo poco que tenía dentro; jamón, huevos, algo de lechuga y tomate, un refresco a la mitad y un sólo yogurt.

«¡Maldición, necesitaba ir de compras!”. Pero mi bolsillo estaba limitado.

Ahora que comería sí ni siquiera se sí tengo pan para poder hacerme un emparedado. Saco el refresco y lo sirvo en uno de los vasos limpios sobre la barra del fregadero. Me lo tomó de golpe, y en ese momento alguien tocó la puerta. Dejó el vaso en la barra y me dirijo hacia la puerta.

Me sostengo dé ella y miró por el pequeño hoyo sobre la puerta. No pude creer quién estaba detrás. Mi corazón dio un sobresalto de felicidad. Abro y ahí estaba William tan impresionante cómo siempre; unos pantalones Jersey café y un suéter delgado color azul rey....que se pega a cada músculo de su torso y enrollado hasta sus codos, dejando ver ésos antebrazos fuertes.

«Ahora recordé que estaba fuera de contexto a lado de él».

Buenas noches Annie....esperó no hayas cenado aún—. Espeta levantando una bolsa de una mano y una caja de cartón cuadrada de la otra. Había traído pizza.

No, de hecho llegas en un buen momento—. Sonrió con descaro y ladeando la cabeza a un lado.

Él me mira de arriba abajo con lentitud, eso me causó calor en todo el cuerpo. Pasa por mi lado, llega hasta la sala y pone la pizza y la bolsa sobre la mesa en el centro, yo me quedó de pie aún con la puerta abierta mientras lo miró. Se gira hacia la cocina y toma de la estantería unos platos y dos vasos de cristal.

Se desenvuelve tan rápido en mi casa que me sorprende. Regresa, los colocó en la mesa y quita sus zapatos de vestir, toma unos cojines del sillón y los pone sobre el suelo, se deja caer encima de uno. Después me mira, palpa el cojín justo a su lado con una mano, quiere que tomé asiento juntó a él.

Cierro la puerta y caminó despacio hasta sentarme sobre el cojín, le miró y dejó caer mi espalda en la parte baja del sillón con los brazos sobre mi pecho.

¿Por qué estás Aquí?

Annie, tuve un día muy fastidioso....

No sabía que los príncipes pudieran expresarse así.Le interrumpo.

Claro que puedo, sólo sí estoy enfadado....el punto es que quería relajarme y estar contigo, ¿Acaso no puedo? —. Su tono de voz suena a súplica.

Le observó, tenerlo tan cerca me provoca unas ansias inmensas, más sí recuerdo cómo me había besado está tarde. Él me muestra una sonrisa y abre la caja, mis fosas nasales se llenan de ese olor tan exquisito a queso, peperonni, especies y tomate. Mi estómago gruñe al instante. Eso hace que el suelte una carcajada y yo muero de vergüenza.

Después de la bolsa saca una botella de vino tinto. Los sirve en ambos vasos y me extiende uno.

¿No sabía qué te gustaba la pizza?

Es un gustó culposo qué tengo—. Ambos sonreímos.

¿Quieres ver el televisor mientras cenamos?—. Preguntó tomando el vaso de cristal.

Claro, lo que tú quieras preciosa.

Tomó el control remoto del sillón detrás de mí y enciendo el televisor.

Al verse la imagen, está la serie "Friends", una de mis favoritas de toda la vida, por suerte podía depender de tener cable gracias a mis técnicas de electricista y a la audacia para robarle a mi vecina.

Él toma una rebanada de pizza y la coloca en unos de los platos frente a mí, hace lo mismo para él, y comenzamos a comer en silencio mientras miramos el televisor.



Juliana

#275 en Novela romántica
#78 en Chick lit

En el texto hay: amor, inglaterra

Editado: 03.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar