No cierres los ojos ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 7

Desperté adolorido y mi cabeza palpitante, la resaca me recibe  gustosamente junto a los rayos del sol que impactan en mis ojos. No recuerdo la última vez que el alcohol me afectará de esta manera, las náuseas se hicieron presentes. Me dirigí al baño rápidamente para desechar los desperdicios que he consumí. Me siento asqueado conmigo mismo.

—No debí beber. —Susurre, sentado en el suelo del baño con mi espalda recargada en una de las paredes.

Mi departamento es un desastre, botellas vacías, objetos rotos y el olor del alcohol derramado en distintas partes, no soporto ver lo que en una noche pude ocasionar por los recuerdos de tristeza que me rodean.

Él siempre interfiere en mi vida, mis recuerdos, corazón y sentidos piden que vuelva así me haya lastimado pero no lo permitiré. Soportaré el sufrimiento que produjo en mí, continuaré mis planes y lo destruiré.

El sonido de mi móvil interrumpe mis pensamientos y aumenta el dolor de cabeza que tengo, debo mantenerlo en silencio cuando ocurra estos momentos. Me levante y lo busque para encontrarlo en una de las mesas del living, me acerque y lo atendí sin ver de quien se trata.

—¿Quién? —Pregunte fríamente, tomando con una mano mi cabeza, estoy sintiendo los mareos aproximarse.

—¡Así tratas a tu mejor amigo! —Exclamo el imbécil de Henry, produciendo que un sonido lastimero escape de mis labios.

—¿Podrías no gritar, por favor? —Pedí sentándome en el sofá, el dolor y los mareos no se detienen.

—¿Qué ocurre, bonito? —Susurro preocupado, lo cual me hizo sonreír débilmente.

—Estoy con resaca. —Musite, cerrando los ojos relajándome para intentar calmar el incesante palpitar de mi cerebro.

—Sabes que no debes beber en exceso porque tus resacas son extremas. —Reprende molesto por mi irresponsabilidad.

—Lo sé. —Murmure depositando mi cabeza en el sofá—. Pero los recuerdos me abrumaron, aparecían cada uno atormentándome lentamente, devastando lo poco que queda de mí—Mi voz se entrecorta, las lágrimas aparecieron y el sentimiento de lamento surge. Odio ser débil pero no puedo evitar serlo.

—Nathan. —Llamo delicadamente, ofreciendo con su voz una caricia intangible—. No permitas que el sufrimiento te hunda, recuerda que tú eres lo mejor de este mundo y con la venganza debes demostrárselo.

De mis labios escapan sollozos que no detengo. Él tiene razón, la venganza será el comienzo y final de mi tortura pero puede transformarse en la contradicción de mi sistema que anhela tenerlo y hacerlo sufrir.

—No llores que todo desaparecerá. —Dijo seriamente, solo él puede controlar mis sollozos en escasos segundos.

—Está bien. —Hable recuperando la confianza que había perdido— ¿Has encontrado los documentos que te encargue?

—Por supuesto. —Afirma con arrogancia—. Ser uno de los modelos más influyentes del medio tiene sus ventajas.

La sonrisa de orgullo cubre mis labios, sé que el cumpliría todo lo que este a su alcance para ayudarme a cumplir la venganza.

—Muy bien, Hen. —Alague abriendo los ojos y fijando mi mirada en una de las fotos que había roto—. La primera parte del plan comenzará hoy al anochecer, me infiltrare en sus datos, buscaré sus datos financieros y bancarios.

—Ahora comprendo los códigos de los documentos. —Soltó una carcajada—. Fue muy bueno que tu padre te permitiera estudiar criptología.

—Lo hizo para que fuera capaz de proteger todos los archivos que podría arriesgar el prestigio o ganancias de la empresa. —Informe restándole importancia—. Recuerda venir en la noche a mi departamento para comenzar.

—Lo haré, no te preocupes. —Aseguro para después suspirar—. Debo colgar Nat, me están necesitando para el nuevo comercial de marca de autos. Te veo en la noche.

Solo hice un sonido afirmativo para continuamente colgar, el primer paso será está noche y el comienzo de su tortura brutal, haré que el plan salga perfecto sin ningún error. Zean no sabrá quién será el culpable de su desgracia hasta que sea el final.

—Prometo hacerte sentir cada segundo del dolor que yo sentí, Zean. —Proclame en el silencio de mi departamento—. Te arrepentirás de existir.

Esas palabras en mi boca producen un sabor dulce y exquisito, estoy envuelto en seguridad y veneno que destilo con fiereza hacia lo que le importa.

Olvidando el malestar, me levante y acerque al sitio donde permanece la fotografía que hace minutos mis ojos captaron, tome los dos trozos uniéndolos frente a mí. En ella salimos Zean y yo abrazados, sonriendo hacia la cámara que plasmo un instante único y mágico pero que ahora produce repugnancia y furia.

Con esos trozos en manos me encamine a la cocina depositándolos en una bolsa, juntos a las botellas e inmundicias que inundan a mi departamento.

—Tus recuerdos desaparecerán y en mi mente solo dominará la venganza. —Hable saliendo de mi departamento para bajar por las escaleras hasta llegar al primer piso.

Empuje la puerta con mi mano libre y salí al exterior soportando el sol de la tarde. No fue tan excelente idea  salir pero debo hacer mi cometido.



Soulfire

#339 en Thriller
#918 en Otros
#127 en Acción

En el texto hay: infidelidad, lgtb, traiciones y venganza

Editado: 03.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar