No cierres los ojos ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 28

POV. Brooke Graham

La calma que me rodea hace temer a mi padres, las noticias transmitidas por los medios de comunicación debieron ser mi límite, la explosión de mi furia y mi sed de venganza, pero… ¿Qué ganaría haciéndoles pagar por destruir a la empresa de mi familia? No recuperaremos los socios, la confianza o inversiones no regresarán. Estamos hundidos por culpa de ellos.

—Hija. —La voz temerosa de mi madre detiene mis pensamientos y lentamente enfoco mis ojos en ella, esperando que continuará— ¿Qué estas planeando?

No aparto mi mirada de ella, puedo ejecutar mil planes pero ninguno supera el de ellos. La revista y medios más famosos, documentos legítimos mostrados y economistas aplastando con sus palabras la poca credibilidad que quedaba. Simplemente, el mejor ataque aplicado.

—No lo sé. —Susurre tétricamente, presenciando la sorpresa de mis padres—. Lo han destruido todo, no importa la venganza que haga, nada nos devolverá nuestro prestigio.

—No debimos iniciar esto desde el inicio. — Se lamenta mi padre, sosteniendo su frente preocupado, tiene razón. Sin embargo, todo hubiera salido a la perfección si no fuera por Zean.

Él es el culpable de lo que está atormentando a mi familia, debió callar y acatar órdenes, no buscar ayuda de imbéciles que solo arruinaron mis planes. Hubiéramos sido felices pero hizo una jugada que le costará más que una simple empresa.

La estabilidad mental que porto es escasa, ya nada me importa, no tengo que nada que perder en este enfrentamiento y mi corazón exclama que la paga por sus acciones sea su vida.

—Me retiro. — Hable levantándome, caminando peligrosamente hacia la puerta, mi objetivo está claro y la ejecución será efectiva.

—Brooke. —Llamo mi padre, deteniéndome pero no voltee a verlos porque sé que con solo ver mis ojos se percatarán de lo que planeo—. No cometas algo de lo que te puedes arrepentir, así como lo hice yo.

Una risa sarcástica brota de mis labios, el cinismo con que dice sus palabras solo me asegura que lo que haga no le importará, solo que sea letal.

—No me arrepentiré porque no tengo nada que perder. —Enfoco mí vista en una de las ventanas, sintiendo mi interior exigiendo verlos sufrir—. Ellos son los culpables. Zean será el primero que caerá porque este será mi golpe final.

Abandone mi apartamento, escuchando los lamentos de mi madre y las risas satisfechas de mi padre. Una desea que vuelva a ser la chica caprichosa y el otro solo anhela ver a sus enemigos hincados en el suelo, pidiendo misericordia por sus vidas.

El cual, le otorgaré el beneficio de su anhelo, los perseguiré hasta verlos en su felicidad máxima y en ese instante le arrebataré lo que Nathan me quito, matará a Zean.

—Te haré pisar el infierno, Harris. —Susurre subiendo a mi auto, inspeccionando al estar en el interior que el arma y las balas se encontrarán en el sitio donde las oculte.

Conduje sin una dirección precisa, tome mi nuevo móvil y marque el número de la única persona que sabría sobre el paradero de la pareja.

—Graham. —Pronuncia mi nombre con burla, pero no afecta mis emociones, la tranquilidad respaldada de anhelo enfermizo es la dominante de cada uno de mis sentidos.

—Gia Cyrus. —Nombre parsimoniosamente, ocasionando que sus burlas se acallen y la seriedad denoten en su voz.

—¿Qué quieres? —Pregunto secamente, su cambio rápido de humor me demuestra que no quiere perder su tiempo.

—¿Dónde se encuentran? —Ignoro su pregunta y le presento mi interrogante, ella es la única que puede saber dónde se encuentra su querido jefe y su amante.

—No te incumbe. —Responde fría, sé que sabe que si me proporciona la información que pido no traerá más que desgracias para la vida de Nathan.

—Me incumbe, querida. —Dije deteniéndome en un lado de la carretera—. Te advierto que si no me dices donde se encuentran, te mataré.

El jadeo que escucho en la línea me hace sonreír, mi amenaza es clara, no me temblará la mano para tomar mi arma, dirigirla a su frente y presionar el gatillo. Que la bala impacte en su frente y su sangre se derrame lentamente ante mis ojos.

—No eres capaz. —Gruñe temerosa, no sabe en lo que ellos me han convertido, ya no dudo de hacer lo que este a mi alcance para lograr mis objetivos.

—Pruébame. —Susurre sádicamente, deseosa que me otorgue el placer de mostrarle mi estado mental en estos momentos.

—Están en la playa, cerca de la bahía. —Musitó triste, aseguro que la culpa carcomerá su corazón—. Nathan prepara una sorpresa para Zean, le pedirá que sea su esposo.

Cuelgo al escuchar lo último, así que ese maldito ha planeado después de mi derrota, pedirle a Zean que fuera su prometido, es el mejor momento para hacerle saber que con Brooke Graham jamás debió meterse en el medio.

—Mi querido bastardo. —Hable volviendo al camino y acelerando, llegaré pronto al sitio—. Te devolveré lo del apartamento pero la diferencia es que no te intimidaré, la paga será la vida de tu amor.



Soulfire

#246 en Thriller
#707 en Otros
#98 en Acción

En el texto hay: infidelidad, lgtb, traiciones y venganza

Editado: 03.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar