No confíes en mí ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 23

El día de ayer, me la pase vomitando media hora fácilmente, hasta que ya no había más que desechar. Donovan fue bastante compresivo conmigo, me ayudo a recomponerme y estuvo a mi lado hasta que llegamos al auto por precaución de que pudiera recaer. Su atención fue algo que me gusto. No sé si él llego a sentir preocupación por mí, pero al menos no le era indiferente. 

No dijimos palabra en todo el viaje y apenas susurre una exigua despedida cuando baje del auto, no por estar enojada, ni por asomo lo estaba, sino que estaba avergonzada. Donovan seguro que en algún momento me recordara lo del vomito y lo estúpida que fui por aceptar el trago. Maldita chica la de anoche, no recuerdo su nombre, pero sé que me miraba como si quisiera golpearme.

Cuando entré en la casa no había nadie, así que no sufrí ningún tipo de regaño por parte de mi tía, pero al entrar a mi habitación y acostarme, me di cuenta que me faltaba algo

Mi celular.

Donovan nunca me lo devolvió

Empecé a desesperarme. El número de mi abogado, capturas de mensajes amenazantes de Shawn de mi antiguo teléfono, el número para dar con mi madre, tenía todo. Rogaba porque ese celular no volviera a encenderse, podría conseguir todos esos números después, solo que tendría que viajar hasta mi ciudad natal o buscar en internet

Con un poco de suerte, Donovan ni siquiera encendería el celular. Ya le he contado sobre mis padres, pero no puede saber lo de Shawn, sería la gota que me hundiría en la depresión otra vez.

Me desperté un poco antes de las cinco para tomar el autobús y con los nervios a flor de piel, me bañé, me vestí y fui a la cocina a tomar una galleta. Salí prácticamente corriendo de la casa por miedo a encontrarme a alguien despierto, además para encontrar cuanto antes a Donovan. Quiero ese móvil devuelta.

Con la boca llena, cruce la calle y mientras tanto acomodaba mi suéter negro. Sabía que estaba hecha un completo desastre, ni siquiera había cepillado mi cabello.

Concentrada en tratar de arreglarme, un bocinazo me sobresalto. Me di la vuelta y me encontré con el chico en el cual pensé toda la noche.

— ¿No me has visto o qué? —Pregunta irritado saliendo del auto. ¿Ahora por qué está enojado?

—Lo lamento, no te vi, estoy con prisa Donovan —Le dije suavemente.

Ya no tenía la necesidad de actuar a la defensiva con él, no después de ayer, podía atreverme a confesar que me gusta su compañía.

—Vale, no importa, toma —dice tendiéndome el celular. Lo tomo y él se da la vuelta para irse nuevo a su auto.

— ¡Donovan! ¡Espera! —Él no se detuvo— ¿Qué ocurre? Creí que ya estaba todo bien... Si es por lo de anoche, lo siento

Fue lo único que se me ocurrió para que se detuviera. No encontraba motivo por el cual Donovan se haya enojado conmigo si no era por lo de anoche.

—Me engañaste bien Alicia, eres igual a todos —declara sin voltearse.

Cuando grite pidiendo una explicación por aquello, solo siguió ignorándome hasta que llego a su auto. No lo perseguí, no lo valía.

¿Leyó algo?

Lo creo capaz.

Salió como fiera de mi acera y se fue sin mirar atrás. Solo me negué a pensar que pasaría cuando lo viera en la escuela.

Esto es lo mejor, de todos modos, esta era mi idea desde el principio. No me haría bien entablar ningún tipo de relación con él. Lo sabía. Y mientras más tiempo paso con Donovan, mis deseos de verlo se multiplican.

Algún día tenía que admitirlo.

Cuando llegue April estaba esperándome al lado de nuestra clase, se veía un poco mal, tenía el cabello desordenado y unas ojeras muy visibles.

— ¿Dónde estuviste? —Pregunta viéndome de arriba a abajo, para cerciorarse de que estaba completa.

— ¿Donde estuve? —Lo primero que se me vino a la cabeza es el hecho de que ella hubiera ido a casa, si no, no había forma de saber que no estaba.

—Si, Travis me llamo como loco y no sé de dónde coño saco mi número ni tampoco me lo dijo, pero estaba histérico... ¿Sales con él?

Travis. Cita. Ayer. Lo olvide por completo. Lo primero que hice es tomar mi celular de mi bolsillo y lo encendí, aun funcionaba, bien. La pantalla no tenía ni un mensaje ni llamadas perdidas. Revise el registro y efectivamente estaban todas las llamadas de Travis, pero el buzón de mensajes estaba vació a excepción de un mensaje, me lo envió hace una hora.

¿Donovan borro todo? ¿Vio algo más? Seguramente, no creo que se haya limitado a ver solo eso. ¿Por eso estaba más enfadado de lo habitual conmigo? No comprendo porque le importa, ya sé que odia a Travis, pero yo no tengo nada que ver en su relación.

"Bien, supongo que lo habrás olvidado o tal vez te arrepentiste, pero me parece un poco irrespetuoso de tu parte no responder a ninguno de mis cientos de mensajes ni llamadas. Me gustas Celina, en serio, eres inteligente y hermosa, me gustaría hablar contigo detrás de las gradas hoy a las 12. Te espero"



JohannaPonce0

Editado: 18.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar