No confíes en mí ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 35

Desperté la mañana siguiente con frió, supe antes de abrir mis ojos que Donovan no estaba a mi lado.

Ni en ningún lugar.

Se había ido.

"No puedo hacernos esto. Tú no lo mereces y yo simplemente no puedo. Créeme cuando te digo que no me conoces y si lo haces, me odiaras.

Te extrañare.

Donovan."

—Bueno, al menos sabe escribir, ¡pero solo malditas babosadas! —gritó Cris totalmente indignado y arrojando la nota que Donovan me había dejado sobre la mesa en la mañana.

En la primera persona que pensé cuando sentí mi corazón caer en pedazos fue Cris. Al verme fuera de su puerta a las siete de la mañana del domingo, lo primero que hizo fue abrazarme, se ve que mi rostro lo decía todo y, así era, mis ojos estaban totalmente hinchados, mi nariz roja, mi piel pálida y unas ojeras fatales.

Cris sabía lo que sentía por Donovan, fue a la única persona a la que se lo conté, ni siquiera pude decirle a April, además, ella tampoco tenía demasiado interés en que lo confirmara. Pero Cris no dejo de insistir por saberlo, aunque, según él, no hacía falta que lo dijera en voz alta, mi depresión por falta de la presencia de Donovan era más que obvia.

—Por esto prometo dejar de soñar con él por las noches... o al menos, lo intentare —dijo recostándose dramáticamente sobre la cama. Su mano fue hacia su corazón y fingió llanto.

Tal vez olvide mencionarle a Donovan que Cris, era gay y no tenía ningún tipo de interés romántico en mí. Y que tal vez Cris decía cada diez minutos que quería follarse a Donovan.

Al no reírme como usualmente solía hacerlo cuando Cris se hacia la diva, él se enderezo y corrió para seguir abrazándome. —Es un idiota.

—Lo sé —dije apenas en un susurro, tenía miedo de que, si me atrevía a abrir mi boca, descoloraría mi poco autocontrol y empezaría el llanto otra vez.

Me gustaría decir que estoy bien con la decisión que tomo y que la respetaba, ¡y una mierda! Deseaba tenerlo en frente para matarlo o hacer algo para que sienta lo que yo.

De los malditos nervios hasta he vomitado, llorado e hiperventilado.

—¿Ustedes... lo hicieron? —preguntó Cris acariciando mi cabello.

Negué con la cabeza y escondí mi cara en su pecho. —No, pero fue porque él nos detuvo. Creo que sabía que me dejaría en esa habitación sola al final de la noche.

—Bueno, al menos, no es cien por ciento un idiota —murmuró más para sí mismo que para mí—. ¿Qué vas a hacer?

—Nada, dudo que si vuelvo al bar el fin de semana vuelva a estar allí, no contestara sus mensajes ni estará en su casa, no volveré a verlo a menos que el me busque

—¿Y qué harás si eso sucede?

—No lo hará, si él consideraba volver a aparecer, ya le negué ese derecho, le mandé un texto cuando me estaba yendo del bar.

—¿Qué texto? —quiso saber, tomé mi celular de mi bolsillo y se lo tendí—. «No vuelvas a aparecer en mi puñetera vida, imbécil, juro que llamare a la maldita policía si te veo cerca de mí». Bien, fuerte y conciso, me gusta, esa es mi Celina, ¿pero por qué la policía?

Le conté todo sobre Donovan y yo, excepto que era vendedor de drogas, eso nunca se lo contaría, lo prometí.

Cris noto que no iba a responderle, entonces él tomó ambos lados de mi cara y limpio mis lagrimas con una sonrisa de oreja a oreja. —Celina un poco llorona por el momento, pero, sigues siendo mi Celina.

Le sonreí de vuelta y cuando iba a apoyarme de nuevo en su hombro, el abrió sus ojos como platos y se levantó. Ya empieza la reina del drama otra vez... —¡Espera! ¿Yo tampoco volveré a verlo? Dios, ahora en quien pensare en las noches antes de ir a dormir

Rodeé los ojos y casi le tiro mi celular en la cara. —Mírate una porno

—Lo hacía, pero imaginaba siempre al activo como Donovan, mierda. Al menos dime como besaba

Lo hice, le tiré mi celular, pero él lo esquivo. De todas las cosas, eso era lo que más quería olvidar. —¡Cris!

«Malditamente increíble e insuperable». Quería decirle, pero no podía, sabía que empezaría a chillar y yo me sentiría completamente miserable.

—¡Concédeme eso suertuda!

¿Suertuda? Era la persona con menos suerte en el mundo.

Donovan no paraba de decirme en la anoche que había arruinado todo para él, que no debería haber aparecido porque arruinaba todos sus planes. Pues, bueno, me sentía de la misma forma

Deseaba que nunca nos hubiéramos conocido. 

Siganme si les gusta la historia, se los agradeceria muchisimo :3

 



JohannaPonce0

Editado: 18.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar